CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

La Estación Espacial Internacional celebra 15 años de vida

Por Ben Brumfield

(CNN) — Los humanos empezaron a habitar el espacio de forma continua hace 15 años, cuando tres personas entraron en un laboratorio orbital, el cual es considerado por las agencias espaciales como un trampolín a Marte.

El 2 de noviembre del 2000, un cohete ruso Soyuz se acopló en la Estación Espacial Internacional llevando la Expedición 1, conformada por el astronauta de la NASA, William Shepherd y por los cosmonautas de Roscosmos, Yuri Gidzenko y Serguéi Krikalio.

Durante 136 días, 17 horas y 9 minutos, vivieron en los cuartos estrechos de la estación, mientras que volaba silenciosamente alrededor de la Tierra a 8 kilómetros por segundo, a un poco más de 400 kilómetros por encima de su superficie.

La primera tripulación de la Estación Espacial Internacional llegó el 2 de noviembre de 2000.

Para divertir a las audiencias globales, ellos jugaron con la ingravidez frente a la cámara. Sobre todo, llevaron a cabo experimentos en el único laboratorio de microgravedad del mundo. La NASA dice que han logrado avances ahí que no hubieran sido posibles en la Tierra.

La estación ha estado habitada continuamente desde entonces, y el lunes —para celebrar el aniversario— la tripulación actual de la Expedición 44 hablará en vivo por cámara.

Dos de ellos, Scott Kelly de la NASA y Mikhail Kornienko de Roscosmos, se encuentran en una misión de un año para probar los efectos a largo plazo que permanecer en el espacio podría tener sobre el cuerpo humano. El experimento es un precursor para enviar personas a Marte.

Estos son algunos hechos y aspectos más destacados de los 15 años a bordo de la estación, la cual ha sido visitada por 200 personas de 15 países.

Dimensiones

La Estación Espacial Internacional fue construida de forma colaborativa por 16 países… Estados Unidos, Canadá, Japón, Rusia, Brasil, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido.

La Estación Espacial Internacional es casi tan grande como un campo de fútbol.

Su peso es de casi 455.000 kilos y tiene aproximadamente el tamaño de un campo de fútbol. Tiene un espacio presurizado de vivienda y de trabajo similar al de un avión de pasajeros Boeing 747.

Un cohete ruso Protón voló la primera pieza, el módulo Zarya, hasta la órbita en 1998. Incluso después de que llegara la Expedición 1, se añadieron más piezas en los últimos años.

Maravilla

Los vuelos espaciales a menudo han inspirado un tipo de maravilla y amor espiritual por la tierra en aquellos lo suficientemente privilegiados para ver su planeta desde el espacio.

La experiencia de la estación espacial no es diferente. Dado que le dan vuelta a la Tierra cada 90 minutos, los habitantes pueden disfrutar de un espectacular amanecer o atardecer cada 45 minutos.

El astronauta canadiense Chris Hadfield, exalumno de la estación, ha dado una versión particularmente inspiradora sobre aferrarse a la estación espacial durante una caminata espacial y volar por encima de la Tierra.

«Ruge silenciosamente con color y textura mientras pasa de forma fascinante a tu lado. Y si logras quitarle la vista y ves debajo de tu brazo hacia todo lo demás, verás una incomprensible oscuridad con una textura en la que sientes que puedes meter la mano. Y te estás sosteniendo con una mano… un enlace a los otros 7.000 millones de personas».

Muchos conocen a Hadfield por su video viral utilizado en la canción sobre el espacio «Space Oddity» de David Bowie.

Innovaciones

Tres módulos de laboratorio operan a bordo de la estación, uno de Estados Unidos, uno de Rusia y uno de Japón.

Aparte de los muchos cientos de experimentos llevados a cabo en 15 años, las innovaciones tecnológicas diseñadas para la estación han sido transferidas para ayudar a la gente en la Tierra, sobre todo cuando se trata de salud y medicina, dice la NASA.

Los sistemas de filtración diseñados para el espacio están ayudando a la gente de todo el mundo para que tengan acceso a agua limpia.

Los dispositivos de ultrasonido compactos desarrollados para su uso en la estación han dado lugar a instrumentos portátiles que pueden transportar a los pacientes que de otra manera no tendrían acceso a las máquinas de diagnóstico.

Los brazos robóticos que trabajan en la estación han sido adaptados para hacer cosas en la Tierra como realizar una cirugía.

Altibajos

Muchas cosas pueden pasar en 15 años, incluyendo algunos puntos altos espectaculares y puntos bajos deprimentes.

El punto memorable más alto y el punto absolutamente más bajo tuvieron lugar en el 2003.

En febrero de 2003, el transbordador espacial Columbia, el cual había transportado una tripulación de siete a la estación, se desintegró durante el reingreso, matando a todos a bordo.

En agosto de 2003, el cosmonauta Yuri Malenchenko se casó con su novia Ekaterina Dmitriev desde el espacio. Ellos intercambiaron votos por medio de una línea telefónica. Dmitriev estaba de pie al lado de una figura recortable de Malenchenko.

En el 2007, la estación recibió a un turista espacial, Charles Simonyi, quien acompañó a la expedición 15. Él estuvo a bordo durante 12 días antes de regresar a la Tierra con la tripulación de la Expedición 14.

En junio de 2007, los equipos de la estación colapsaron. Ellos controlaron su orientación y la producción de oxígeno. La tripulación utilizó los propulsores del transbordador espacial Atlantis para ayudar a mantener la posición de la estación mientras que se restablecía la conexión de sus computadoras.

Durante el tiempo que han prevalecido las tensiones políticas entre las naciones miembros de la Tierra, sobre todo entre Rusia y Estados Unidos, la cooperación en la estación espacial se ha mantenido robusta.

«Este es el modelo de la cooperación mundial», dice la NASA. «Un modelo que permite una colaboración multinacional y que permite que avancen los objetivos compartidos en la exploración espacial».