(CNN) - Los autos que tocan la bocina forman una corriente constante de ruido de fondo, que resuena continuamente al ritmo de las multitudes en medio de empujones. El aire está impregnado con el olor de los puestos callejeros de comida, donde cada vendedor tiene su propia atracción magnética.

Sin embargo, si alzas la vista sobre todo el alboroto de esta estrecha calle en Hauz Khas Village (HKV) en Delhi, verás una especie de tríptico pintado: se trata de tres retratos en blanco y negro a gran escala de una vieja mujer de la India, cuyos ojos sabios te observan directamente.

Esta es solo una de las muchas piezas de arte callejero que salpican el distrito Lodhi de Delhi, al convertir un espacio ruinoso y abandonado en animados telones de fondo para el acelerado estilo de vida de la ciudad. Las calles entre el mercado de Khanna y el mercado de Mehar Chand se están transformando en el primer distrito de arte público de la India.

Arte para el público

Todo esto es la creación de St+art India, una organización sin ánimo de lucro cuya misión es democratizar el arte en una nación que actualmente carece de ello.

Una pieza de los artistas Colectivo Licuado y AlfAlfa transformó un centro de recolección de basura.

"En el transcurso de los años, el arte en la India ha girado en torno a las inversiones y al comercio de materia prima. Hay museos, pero no son muy activos en términos de programación. Hay galerías, pero la invitación no está abierta a todos. Solo tienen acceso cierta clase de personas, cierta clase de estatus económico", dice Arjun Bahl, cofundador y director del festival. "Queremos llevarle el arte a las masas".

Desde su lanzamiento en 2014, el festival St+art ha invitado a una variedad de artistas tanto locales como internacionales para ayudar a que el medio se impregne en las serpenteantes calles de Delhi y Bombay.

Este año, el grupo también ha colaborado con la empresa más grande de contenedores de transporte de la India —Concor—para pintar más de 100 contenedores. Ellos actualmente son parte de una exhibición gratuita en el Inland Container Depot, pero a la larga se convertirán en arte ambulante.

"Esto va a resolver uno de nuestros objetivos: tratar de llevarle el arte a todos. ¿Qué es mejor que tener obras de arte en un contenedor que viaja por toda la India?"

Una organización ética de arte callejero

Aparte del arte, la organización tiene ambiciones más grandes.

Este año, el festival está colaborando con la campaña nacional 'Swachh Bharat' (India limpia) del primer ministro Narendra Modi. La política fue una de las primeras iniciativas que el primer ministro impulsó cuando fue elegido para ocupar el cargo, a fin de animar a las personas a recoger su basura y mantener ciertos estándares de higiene.

Hasta ahora, la campaña ha conseguido el apoyo de importantes celebridades de Bollywood y ahora, en un giro moderno, también cuenta con la comunidad del arte y el diseño.

"Ellos ven que el arte callejero puede ser utilizado para embellecer y animar a las personas a mantener limpio su entorno", dice Bahl. "Esto ha generado un sentido de pertenencia que conduce a un sentido de preservación del trabajo".

Además, St+art India trabaja con artistas locales e indígenas para mantener activas las formas tradicionales de arte. Por ejemplo, un proyecto titulado HandPaintedType, dirigido por el director creativo de St+art India y cofundador Hanif Kureshi, trabaja con pintores de señales y vallas que se están quedando sin empleos a causa de la impresión digital.

El proyecto ayuda a los pintores a digitalizar sus tipos de letras, los cuales pueden ser descargados y utilizados alrededor del mundo. "Hoy en día, tenemos un pintor de Uttar Pradesh —Kafeel— y sus tipos de letra están siendo utilizados alrededor del mundo, desde Heineken hasta Starbucks. Así que le dimos una fuente de ingresos adicional", le dijo Bahl a CNN.

Para la mayor parte del mundo, todo este trabajo de buen samaritano parece oponerse a lo que usualmente se percibe como arte callejero. Afortunadamente, en la India, el arte callejero es demasiado joven como para ser catalogado de cualquier forma, ya que solo surgió en los últimos cinco a ocho años, lo que permite que el grupo cree su propia definición de la forma de arte.

Hazlo en grande o vete a casa

La primera edición del festival de St+art India generó bastante atención, y rápidamente catapultó al grupo al radar nacional y global.

Ellos invitaron al artista alemán Hendrik Beikirch para que pintara el mural más alto de Mahatma Gandhi en la India en la pared de las oficinas centrales de la policía de Delhi, las cuales están ubicadas al centro de Delhi.

"Una vez trabajas con la policía a esa escala, ese proyecto se convierte en un punto de referencia, y es una puerta de entrada hacia muchas cosas más", dice Bahl.

Una oportunidad de este tipo ha sido el enorme apoyo por parte de Asian Paints, uno de los fabricantes de pinturas más grandes de la India, por medio de pintura gratis, financiamiento y recursos técnicos.

"A mi madre le encanta"

Para Bahl, la fuerza impulsora del grupo es la respuesta de las personas y su interacción con las obras.

Él recuerda la historia de un niño de nueve años que se puso en contacto para obtener más información acerca del movimiento para su proyecto escolar.

"Eso fue realmente importante porque puedes ver que las personas reaccionan a esto y lo disfrutan".

"A todos les encanta: a mi abuela, a mi mamá, a mi tía, a mi hijo. Es un tratamiento visual genial. Las personas lo quieren", dice Bahl.