(CNN) - Los candidatos presidenciales Donald Trump y Hillary Clinton participaron la noche del jueves en una tradicional una cena benéfica anual, que ambos aprovecharon para intercambiar nuevos golpes.

La cena de Al Smith, que reúne a organizaciones benéficas católicas y es a menudo una de las últimas oportunidades en las que  los candidatos presidenciales comparten un espacio antes de la elección, se caracteriza por el humor autocrítico. Sin embargo, Trump y Clinton aprovecharon el momento para lanzarse mordaces ataques, tanto que el republicano recibió incluso algunos abucheos, algo inusual en el evento.

Lee: Las mejores bromas de la noche

La noche, que siguió a otro brutal debate el miércoles, subrayó que los estadounidenses se enfrentan a una elección en dos semanas y media entre dos candidatos que han librado una de las campañas más negativas de los últimos tiempos.

Aunque Trump inició con palabras amables, pronto el ambiente se calentó cuando comenzó a lanzar dardos directos a su rival.

"Yo no estaba muy seguro de si Hillary iba a estar aquí esta noche porque, supongo, no le enviaron su invitación por correo electrónico. O tal vez lo hicieron, y ella se enteró a través de la maravilla de WikiLeaks", dijo Trump. "Hemos aprendido mucho de WikiLeaks. Por ejemplo, Hillary cree que es vital engañar a la gente teniendo una política pública y una política totalmente diferente en privado".

Cuando el público empezó a abuchear, Trump dijo: "Está bien, no sé con quién está enfadados, Hillary, con usted o conmigo. Por ejemplo, aquí está ella esta noche, en público, fingiendo que no odia a los católicos".

Por su parte, Clinton también hizo un ataque político contra Trump más directo de lo que es habitual en un evento que normalmente se caracteriza por un ambiente alegre.

"Donald mira a la Estatua de la libertad y ve un 4. Quizá un cinco, si pierde la antorcha y la tabla y cambia su pelo”, bromeó Clinton.

Acusó a su rival "traducir del ruso" cuando lee en telepromters, una referencia a la comodidad de Trump con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Durante la mayor parte de la cena, Trump estaba sentado con los brazos cruzados, sonriendo durante los chistes de Clinton.

Después de las declaraciones de Clinton, Trump se inclinó para decir "buen trabajo".

Ambos se sentaron en la misma mesa, con el cardenal Timothy Dolan en medio.

Inicio desenfadado de Trump

Trump comenzó con algunos chistes inofensivos que fueron bien recibidos.

Comenzó hablando sobre el discurso de su esposa Melania Trump en la Convención Nacional Republicana, plagiado de otro dado por Michelle Obama años antes.

"Michelle Obama da un discurso y todo el mundo lo ama, es fantástico. Mi esposa Melania da exactamente el mismo discurso y la gente se echa encima", dijo Trump.

Trump hizo referencia al último debate, cuando llamó a su rival "asquerosa" y comparó sus sentimientos acerca de Clinton con lo que piensa de la actriz Rosie O'Donnell, a quien se enfrentó durante años.

"Después de escuchar a Hillary martillear y martillear, ya no pienso tan mal de Rosie O’Donell. De hecho, en realidad me está empezando a gustar Rosie mucho”, dijo.

Una tradición de larga data

La cena de la Fundación Alfred E. Smith, celebrada el tercer jueves de cada mes de octubre, es una tradición en la política presidencial de Estados Unidos y es la última vez que los dos candidatos comparten un escenario.

El evento en Manhattan tiene una asistencia de más de 1.500 donantes que dan más de 3.000 dólares cada uno a organizaciones benéficas católicas.