CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Inmigrantes indocumentados

La caravana de inmigrantes llegará a EE.UU., pese a la ira de Trump: estos son los puntos clave

Por Catherine E. Shoichet, Leyla Santiago

(CNN) – Viajaron como polizones en trenes, durmieron en refugios y marcharon en varias protestas: todo mientras atravesaban México.

Dentro de poco, cientos de inmigrantes provenientes de Centroamérica sabrán si la travesía valió la pena.

Unas pocas docenas de personas en la caravana ya empezaron a llegar a la frontera con Estados Unidos,  y cientos más están a muy pocos días de distancia, señalaron los organizadores. Muchos en la caravana dicen que planean entregarse a las autoridades estadounidenses y pedir asilo.

Los inmigrantes explican que están huyendo de la violencia y pobreza en Centroamérica y esperan encontrar seguridad en Estados Unidos.

Pero el presidente de EE.UU., Donald Trump, ya dejó claro que no está dispuesto a recibirlos con los brazos abiertos.

“A pesar de que las leyes inspiradas por los demócratas sobre las ciudades santuario y la frontera son tan malas y unilaterales, le he ordenado al secretario de Seguridad Nacional que impida que estas grandes caravanas de personas entren a nuestro país. Es una desgracia. ¡Somos el único país en el mundo que es tan ingenio! MURO”.

Han pasado semanas desde que la noticia del primer viaje de la caravana provocó la ira de Trump y motivó la decisión de desplegar miembros de la Guardia Nacional en la frontera entre México y Estados Unidos.

Y a medida que más inmigrantes se acercan a la frontera, es probable que veamos una nueva ronda de ondas políticas. Estas son algunos punto clave para tener en cuenta:

Un momento, ¿no se disolvió la caravana?

Algunas personas y grupos pequeños se han separado durante el camino. El contingente más grande se ha reducido frente a lo que era al principio, cuando hace unas semanas aproximadamente 1.200 personas provenientes de Centroamérica se congregaron en la frontera sur de México. Un recuento reciente de los organizadores, calcula que el grupo ahora se compone de unas 600 personas.

Y eso es algo normal. La peregrinación anual, una marcha con raíces religiosas organizada por Pueblo Sin Fronteras desde 2010, suele reducirse a medida que se dirige hacia el norte.

Este año, las autoridades de México y Estados Unidos ofrecieron explicaciones distintas para la reducción en el tamaño del grupo. Trump tuiteó que la caravana se había “desintegrado en gran medida” debido a las fuertes leyes de inmigración de México. Sin embargo, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, indicó que la congregación se dispersó por sí sola y que la presión desde el norte de la frontera no tenía nada que ver con el asunto.

Pero lo cierto es que cientos de inmigrantes permanecen en la caravana que se dirige hacia la frontera entre Estados Unidos y México.

Entonces, ¿habrá algún tipo de enfrentamiento en la frontera?

En realidad, no es nada nuevo tener amplios grupos de inmigrantes centroamericanos llegando a la frontera y solicitando asilo. Esa situación ha ocurrido durante años.

Ahora, mucho antes de que esta caravana se acercara incluso a la zona fronteriza, ya recibía más atención que otros grupos de inmigrantes en el pasado. Y no se trata precisamente de un accidente: los organizadores crearon el evento anual como una manera de poner la lupa sobre los aprietos que padecen los inmigrantes.

Entonces, basta con decir que ninguna de las dos partes tiene mucho interés en que el procedimiento sea silencioso, como ocurre en muchos otros casos de asilo.

En la mañana de este lunes, Trump publicó en su cuenta de Twitter que le ordenó al secretario de Seguridad Nacional impedir “que estas grandes caravanas de personas entren a nuestro país”. El Departamento de Seguridad Nacional no ha respondido a las solicitudes de CNN para comentar sobre lo que planean hacer los funcionaros cuando la caravana llegue.

Si a los inmigrantes no se les permite entregarse en la frontera y proceder con sus casos, es probable que se desate una protesta rápida, así como acciones legales emprendidas por grupos defensores de los derechos de los inmigrantes, quienes el año pasado presentaron una demanda colectiva acusando a funcionarios estadounidenses de rechazar ilegalmente a las personas que solicitaron asilo.

¿Es legal lo que están haciendo los inmigrantes?

Sí. No es ilegal ir a otro país sin documentos y pedir asilo. El derecho internacional exige que los países consideren tales solicitudes.

Mientras los funcionarios de México deportaron unos 400 participantes de la caravana por violar las leyes de inmigración en su país, también les otorgaron a otros permisos de 20 días para permanecer en territorio mexicano.

Además, el Gobierno les concedió a algunos inmigrantes la opción de solicitar asilo en México, instalando mesas de información en las paradas de la caravana para guiarlos en el proceso. De hecho, parte de ellos decidió aceptar la oferta y ahora planea quedarse.

Los que continúan hacia el norte insisten en que no planean cruzar la frontera a hurtadillas. Tienen la intención de entregarse y pedir asilo.

¿Qué significa pedir asilo?

El asilo es un estado de protección que les permite a quienes huyen de alguna persecución vivir legalmente en otro país. Pero no es algo fácil de obtener. Para calificar a este beneficio en Estados Unidos, los solicitantes deben probar que han sido víctimas persecución en el pasado o tener una razón muy bien argumentada para afirmar que temen ser perseguidos debido a su raza, religión, origen nacional, opinión política o pertenencia a un grupo social en particular.

¿Cuáles son las posibilidades de que los inmigrantes en la caravana logren el asilo?

Son bastante bajas. Pero es imposible predecir cómo irá un caso en particular. Hay una serie de factores que contribuyen a que alguien obtenga el asilo, incluida la cantidad de pruebas que tiene para demostrar su caso cuando un juez los esté escuchando.

El análisis de las estadísticas nacionales revela lo difícil que puede ser ganar esos casos, especialmente para las personas de Centroamérica, quienes suelen enfrentar dificultades para cumplir con las exigencias.

Más de tres cuartas partes de los inmigrantes de El Salvador, Honduras y Guatemala que solicitaron asilo entre 2011 y 2016 perdieron sus casos, de acuerdo a las estadísticas de los tribunales de inmigración publicadas por Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse. Eso, en otras palabras, significa que más del 75% fueron rechazados.

Una gran cantidad de personas en la caravana de este año vienen de Honduras. Entre las razones que le han dado a CNN para huir de su país están la violencia extendida de las pandillas, la violencia doméstica, la pobreza, la represión política después de una elección presidencial muy disputada y la discriminación contra la comunidad transgénero.

¿Qué pasará con la caravana cuando llegue a la frontera?

No lo sabremos con exactitud hasta que ocurra. Pero quienes buscan asilo suelen cumplir una serie de pasos cuando ya están bajo custodia:

  • Una entrevista de ‘temor creíble’: esta entrevista, que es con un funcionario de inmigración, representa el primer paso en el proceso de asilo. Si una autoridad de asilo encuentra que el temor de una persona a ser perseguido es creíble, entonces el caso es remitido a un juez de inmigración.
  • Arresto: esto podría durar días, meses o incluso años dependiendo del caso. Los adultos que viajan solos pueden ser llevados a centros de detención a lo largo de todo Estados Unidos. Las familias suelen ser retenidas en Texas, donde hay dos centros familiares de detención de inmigrantes.
  • Tribunal de inmigración: se trata de la etapa donde los solicitantes de asilo presentan su caso, a menudo enfrentando duras dificultades. Además, no hay ninguna garantía de contarán con abogados para ayudarlos. En estos tribunales administrativos, los inmigrantes no tienen derecho a un abogado.
  • Liberación del arresto: a veces, quienes tienen casos de asilo pendientes son liberados bajo con libertad condicional, mientras otros pueden permanecer detenidos hasta que sus casos concluyan. Recientemente, defensores de los derechos de esta población demandaron al gobierno de Trump, argumentando que los solicitantes de asilo adultos ahora están siendo arrestados a una tasa alarmante para disuadir a otros de buscar refugio en Estados Unidos.

Si los inmigrantes en la caravana pierden sus casos para conseguir el asilo, el Gobierno puede ordenar su deportación. Si ganan, podrán quedarse. Pero no importa el resultado, sea cual sea, es un camino largo, lleno de incertidumbre.

Tal Kopan y Betsy Klein contribuyeron a este informe.