El líder de la oposición Nikol Pashinyan responde las preguntas de los legisladores de Armenia en una sesión extraordinaria del Parlamento para elegir un nuevo primer ministro en Ereván el 1 de mayo de 2018. (Crédito: KAREN MINASYAN/AFP/Getty Images)

(CNN) - El Parlamento de Armenia eligió al líder de la oposición Nikol Pashinyan como el nuevo primer ministro del país, después de un derramamiento de ira populista contra la élite gobernante en la exrepública soviética.

Miles de partidarios de Pashinyan, que se reunieron en la plaza central de la capital, Ereván, para ver la votación en pantallas gigantes, estallaron en aplausos cuando el resultado fue anunciado.

La decisión llega tras una revolución pacífica en Armenia, un pequeño país de unos 3 millones de personas que limita con Rusia, Turquía e Irán. La decisión marca una división dramática de un cuerpo de líderes que han dirigido Armenia desde finales de la década de 1990, que han desarrollado una reputación de corrupción y nepotismo.

El punto de inflexión se produjo hace dos semanas cuando el veterano líder Serzh Sargsyan, que había cumplido el máximo de dos períodos como presidente de Armenia, fue nombrado primer ministro, consumando los nuevos poderes conferidos por un controversial referéndum que él había apoyado. Muchos armenios sintieron que esto había sido poco más que una toma de poder.

Pashinyan, experiodista y líder del partido opositor Contrato Civil, se puso al frente del movimiento de protesta mientras miles de personas se tomaron las calles de Ereván.

Afectado por las protestas, Sargsyan renunció. Pero su Partido Republicano, que tiene la mayoría en el Parlamento, frustró la primera apuesta para que Pashinyan lo reemplazara. En la votación del martes, algunos republicanos cambiaron de bando y Pashinyan ganó el respaldo de 59 legisladores, con 49 votos en contra. En ambas ocasiones, Pashinyan era el único candidato.

Rusia, que conserva una base militar en Armenia, se hubiera irritado si los eventos mostraban señales de salirse de control. Hasta el momento, se ha mantenido en gran parte al margen.

El nuevo primer ministro saluda a los manifestantes

Poco después del voto, Pashinyan viajó a la Plaza de la República en el centro de Ereván para saludar a sus seguidores, quienes ondearon banderas armenias y globos mientras una banda de rock hacía una presentación en vivo.

Partidarios del líder opositor Nikol Pashinyan se reúnen el 8 de mayo de 2018 en la Plaza de la República en el centro de Ereván mientras el parlamento vota por segunda vez para elegir un nuevo primer ministro. (Crédito: SERGEI GAPON/AFP/Getty Images)

A diferencia de muchas apariencias previas en la plaza, Pashinyan iba vestido con traje y estaba rodeado de guardaespaldas.

El líder de la oposición se había mostrado como una figura rebelde durante las protestas de las últimas semanas. Su gorra negra, camiseta de camuflaje y su mano vendada, supuestamente herida con un alambre de púas, contrastaban con la imagen de Sargsyan en traje.

En un concierto en la ciudad este lunes a media noche, Pashinyan apareció junto al líder de la banda System of a Down, Serj Tankian, quien expresó su apoyo al experiodista y también estuvo presente en el parlamento el martes durante el voto.

¿Cómo llegó Armenia hasta aquí?

La agitación política de Armenia empezó el 17 de abril cuando Sargsyan, que había cumplido dos periodos de cinco años como presidente, fue seleccionado como primer ministro, justo ocho días después de que su presidencia terminara.

Miles de personas salieron a las calles a protestar, haciendo que Sargsyan renunciara once días después. Su ministra adjunta, Karen Karapetyan, fue nombrada primera ministra encargada.

Según Laurence Broers, del programa de Rusia y Eurasia del centro de estudios Chatham House, el descontento con Serzh Sargsyan se había estado cocinando durante varios años.

Los armenios han visto su país, que alguna vez fue el ejemplo de democratización tras el colapso de la Unión Soviética, estancado en manos de una oligarquía atrincherada, mientras muchos ciudadanos decidieron irse, dijo Broers.

Un hombre apoya a Nikol Pashinyan el 8 de mayo de 2018 en la Plaza de la República de Ereván. (Crédito: SERGEI GAPON/AFP/Getty Images)

En respuesta a la designación de Sargsyan como primer ministro, Pashinyan hizo un llamado a una campaña de desobediencia civil pacífica, aprovechando un deseo generalizado de cambio entre los propios armenios.

Después de la votación fallida de la semana pasada, Pashinyan llamó a un día nacional de protestas. Los manifestantes paralizaron las calles de Ereván, bloquearon vías hacia el principal aeropuerto y hacia los edificios del gobierno.

Según Broers, lo que importa ahora es si Pashinyan tiene habilidades para construir coaliciones, pues “la gente tiene que salir de las calles y entrar a las instituciones”.

- Sheena McKenzie y Laura Smith-Spark de CNN contribuyeron con este reporte.