(CNN) - En algún momento durante la próxima semana, un proyecto de ley de inmigración que pretende resolver el destino de DACA y financiar el muro fronterizo del presidente Trump probablemente no logre la mayoría de los votos en la Cámara, muriendo de forma ignominiosa, tan familiar para quienes han seguido los repetidos intentos legislativos para abordar los problemas de inmigración del país.

En una decisión de último momento, los republicanos pospusieron una votación sobre un proyecto integral de inmigración por segunda vez en menos de un día, una señal de los problemas que los líderes están teniendo para unir a los suyos en un tema tan polémico.

MIRA: Leyes de inmigración no avanzan en el Congreso estadounidense

No hay ninguna expectativa razonable de que el proyecto de ley de "compromiso", que habría asignado 25.000 millones de dólares en fondos para el muro fronterizo al tiempo que ofrece un camino hacia la ciudadanía para los niños traídos ilegalmente a Estados Unidos, tenga alguna posibilidad de aprobarse. Esa condena permea a pesar del hecho de que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y Trump han instado a su aprobación en una cámara controlada por los republicanos.

El proyecto de ley está atrapado entre los mismos viejos Escila y Caribdis que han hecho trizas la legislación: los moderados descontentos con el gasto masivo en un muro fronterizo discutiblemente útil y los conservadores opuestos a la idea de proporcionar "amnistía" a las personas que están en el país de forma ilegal.

Qué más: incluso si, por las buenas o por las malas, la Cámara logra aprobar esta ley de compromiso, es casi seguro que estará muerta cuando llegue al Senado. Incluso si los 50 senadores republicanos la votaran –John McCain permanece en Arizona luchando contra el cáncer cerebral- el proyecto de ley necesitaría 10 votos de los demócratas para llevarlo al debate. Y a menos que hayas vivido en otro planeta en los últimos años, sabes que 10 demócratas no votan a favor de una legislación que otorga 25.000 millones de dólares en fondos para un muro fronterizo del sur.

LEE: Esposas, ataques y drogas que se llaman 'vitaminas': niños afirman que han sufrido graves abusos en instalaciones de detención de inmigrantes

Así que volvemos al punto uno. No hay solución para los destinatarios de DACA. No más dinero asignado al muro fronterizo. Y a lo lejos, en la distancia, esta caída es el potencial para otro cierre del gobierno a menos que se llegue a algún tipo de acuerdo. Trump ya ha señalado que esta vez no se echará atrás en cerrar el gobierno si no obtiene los fondos que quiere para el muro.

"Tenemos que tener fronteras, y tenemos que tenerlas rápido", dijo Trump en un discurso en Michigan en abril. "Y necesitamos seguridad. Necesitamos el muro. Vamos a tenerlo todo. Y de nuevo, ese muro ha comenzado. Recibimos 1.600 millones. Volvemos a levantarlo el 28 de septiembre, y si no tenemos seguridad en la frontera, no tendremos elección. Cerraremos el país porque necesitamos seguridad fronteriza".

El punto: Todo esto ha sucedido antes. Desde mediados de la década de 2000, el Congreso ha intentado y no ha encontrado ningún tipo de solución integral a la inmigración. O incluso una semi-integral. Nada ha funcionado. Lo que significa que todos deben prepararse para la posibilidad muy real de otro cierre del gobierno a fines de septiembre.