Esta es la primera parte de la serie "Escapa de la Clínica Mayo". Puedes leer la segunda parte aquí.

Sherburn, Minnesota (CNN) - En un momento asombroso grabado en video, una estudiante de último año de secundaria de 18 años se apresura a escapar del hospital que le salvó la vida y luego, dice, la mantuvo cautiva.

A la entrada de la mundialmente famosa Clínica Mayo, el padrastro de la joven la ayuda a levantarse de una silla de ruedas y subir al automóvil de la familia.

Los miembros del personal vienen corriendo hacia él, gritando "¡No, no!". Uno de ellos agarra el brazo de la joven.

"¡Quita tus manos de mi hija!", grita su padrastro.

MIRA: Una clínica que trata a las enfermedades derivadas de la artritis

El auto se aleja, el padrastro y la paciente adentro, su madre al volante.

La seguridad de la clínica llama al 911.

"Han secuestrado a una paciente", le dice el oficial de seguridad a la Policía, según una transcripción de la llamada.

Historia desafortunada

El nombre de la paciente es Alyssa Gilderhus.

Ella y su familia dicen que no fue secuestrada de la Clínica Mayo en febrero de 2017; más bien, ella escapó. Dicen que el hospital la mantuvo allí contra su voluntad, que Mayo la "secuestró médicamente".

Insatisfechos con la atención que estaba recibiendo en Mayo, dicen, repetidamente pidieron que la transfirieran a otro hospital. Dicen que Mayo se negó.

Según la Policía, los funcionarios de Mayo tenían un plan diferente para Alyssa: habían pedido ayuda al condado para "obtener la tutela de Alyssa", que era adulta.

Alyssa Gilderhus antes de su aneurisma y hospitalización de dos meses en la Clínica Mayo.

Alyssa Gilderhus antes de su aneurisma y hospitalización de dos meses en la Clínica Mayo.

Una portavoz de la Clínica Mayo dijo que los funcionarios del hospital estarían dispuestos a responder las preguntas de CNN si Alyssa firmara un formulario de divulgación de privacidad que les da permiso para discutir su caso públicamente con la CNN. La portavoz, Ginger Plumbo, le entregó ese formulario a la CNN.

MIRA: Suspenden a un policía de Detroit tras video en que se le ve golpeando una y otra vez a una mujer desnuda en un hospital

Alyssa firmó el formulario, pero Plumbo se negó a responder las preguntas de CNN en el registro. En cambio, ella proporcionó una declaración, que decía en parte: "No abordaremos estas acusaciones cuestionables ni compartiremos públicamente los hechos de esta compleja situación, porque no creemos que sea lo mejor para la paciente y la familia... Nuestra revisión interna determinó que las acciones del equipo de atención fueron fieles al valor principal de la Clínica Mayo de que las necesidades del paciente son lo primero".

Esta historia se basa en entrevistas con Alyssa y miembros de su familia, un amigo de la familia, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y un exmiembro de la junta de la Clínica Mayo, así como documentos que incluyen registros policiales y los registros médicos de Alyssa.

Según la versión de todos, esta es una historia desafortunada y devastadora sobre un enfrentamiento amargo que se salió de control: un enfrentamiento entre una familia de agricultores de Minnesota y uno de los hospitales más venerados del mundo.

Un aneurisma el día de Navidad

La relación entre la familia de Alyssa y la Clínica Mayo comenzó bien.

En la mañana de Navidad de 2016, Alyssa estaba con su familia en su casa de Sherburn, Minnesota.

Alyssa fue al baño. Sus padres escucharon gritos: "¡Mamá, te necesito!", gritó Alyssa mientras yacía acurrucada en el suelo, vomitando.

Llamó a una ambulancia. Un hospital local determinó que Alyssa, que siempre había estado sana, sufrió una ruptura de un aneurisma cerebral: un vaso sanguíneo dentro de su cerebro estalló repentina e inesperadamente. Los cirujanos explicaron que su vida estaba en peligro.

La madre, Amber Engebretson, y el padrastro, Duane Engebretson, suplicaron que la enviaran a la Clínica Mayo. El campus principal del centro médico de renombre mundial estaba a unos 136 kilómetros de distancia en Rochester, Minnesota.

En la noche de Navidad, los cirujanos le dieron un 2% de posibilidades de vida, dijeron sus padres. Los médicos escribieron en su historia clínica que su pronóstico era "sombrío".

MIRA: Emilia Clarke, actriz de 'Game of Thrones', sufre un aneurisma cerebral

Alyssa sobrevivió gracias a cuatro cirugías cerebrales durante el mes siguiente. Sus doctores estaban extasiados.

El 30 de enero, Alyssa fue transferida de la unidad de neurología a la unidad de rehabilitación.

Debería haber sido un punto de inflexión feliz. Pero fue entonces cuando comenzaron los problemas.

Empiezan las tensiones

Aunque todo había ido bien en el piso de neurología, la familia tuvo conflictos con el personal de rehabilitación casi de inmediato.

En primer lugar, los médicos querían quitar a Alyssa la oxicodona, un potente analgésico opiáceo que los médicos de neurología habían recetado para el dolor después de la cirugía. Su cirugía más reciente, la cuarta en un mes, había sido solo unos días antes.

Muchas autoridades médicas, incluido el sitio web de la Clínica Mayo, dicen que los opiáceos son fundamentales para el control del dolor posquirúrgico.

Alyssa Gilderhus con su madre y su padrastro, Amber y Duane Engebretson, y sus hermanos menores.

Alyssa Gilderhus con su madre y su padrastro, Amber y Duane Engebretson, y sus hermanos menores.

Surgieron más disputas. La madre las iba relatando en su cuenta personal de Facebook. Ella incluso pidió, durante una reunión con el equipo médico, que la clínica cambiara al doctor que estaba al cargo de su hija.

La clínica Mayo echa a la madre

El 22 de febrero, un día después de esa reunión, Amber se puso en desacuerdo con una auxiliar de enfermería y pidió que la retiraran del equipo de atención de su hija. Ella era la cuarta empleada que la familia había pedido que fuera reemplazada en solo tres semanas.

MIRA:El toque humano en un hospital: ¿Por qué es importante que los médicos sean compasivos?

Entonces tuvo una reunión bastante tensa con varios miembros del equipo médico, entre ellos un psiquiatra. Horas después, los padres de Alyssa dicen que el mismo médico, el trabajador social y una enfermera se acercaron a la familia. Fueron acompañados por tres guardias de seguridad.

"[El médico] me dijo: 'No se te permite participar en el cuidado de Alyssa. No se te permite entrar en la propiedad de Mayo. Te sacarán de las instalaciones en este momento'", recuerda Amber.

Alyssa Gilderhus con su madre, Amber Engebretson.

Alyssa Gilderhus con su madre, Amber Engebretson.

Según los padres de Alyssa, el médico le dijo a Duane que podía quedarse pero que no se le permitiría participar en la atención de su hijastra.

Cuando se le preguntó acerca de que Amber fuera retirada del hospital, la vocera de Mayo, Plumbo, envió un comunicado a CNN.

"Nuestros equipos de atención actúan en el mejor interés de nuestros pacientes. Como práctica general, esto incluye compartir información con los miembros de la familia y facilitar las visitas familiares y las interacciones con los pacientes y sus proveedores de atención cuando el paciente está bajo nuestro cuidado. En situaciones en las que la atención puede verse comprometida o la seguridad de nuestro personal está potencialmente en riesgo, la capacidad de los miembros de la familia para estar presentes en el hospital puede estar restringida".

"Básicamente, una prisionera en Mayo"

Alyssa, quien era legalmente adulta durante toda su hospitalización, dice que en ese momento comenzó a pedirle a médicos y enfermeras que la transfirieran a otra instalación.

Ella dice que nunca recibió una respuesta.

"Realmente estaba cautiva", dijo Olson, la abuela de Alyssa y madre de Amber. "Nunca creería que un hospital podría hacer eso, nunca en mis sueños más locos".

La familia y un amigo dicen que el personal de Mayo les indicó que no hablaran con Alyssa sobre su madre. Dos enfermeras fueron asignadas para estar con Alyssa, y vigilaron cuidadosamente, según los visitantes.

MIRA: Una madre moribunda cumple su último deseo en su cama de hospital

Alyssa Gilderhus con su hermana menor descansando en la Clínica Mayo.

Alyssa Gilderhus con su hermana menor descansando en la Clínica Mayo.

"Se hicieron cargo de ella"

El 21 de febrero, el día antes de que su madre fuera expulsada del hospital, un psiquiatra de Mayo examinó a Alyssa y determinó que carecía de la capacidad para tomar sus propias decisiones médicas, según un resumen de su atención que sus médicos escribieron después de dejar Mayo.

En este tiempo, un trabajador social del hospital recurrió a los servicios de protección de adultos en dos condados para tratar de que esas autoridades obtuvieran tutela sobre Alyssa, según la policía.

Alyssa y su familia dicen que no sabían nada de esto mientras sucedía, pero que por esa época, empezaron a sentir que Mayo estaba aislando a Alyssa, porque le habían quitado su móvil y su ordenador y prohibieron que nadie pasara la noche con ella.

"Nos estaban restringiendo poco a poco de estar con Alyssa. Se estaban haciendo cargo de nuestra hija", dijo Duane.

Interviene un miembro de la junta de la Clínica Mayo

Los padres de Alyssa se acercaron a un amigo de un amigo para que lo ayudara: Mark Gaalswyk, que en ese momento era miembro de la junta directiva del Sistema de Salud de la Clínica Mayo en Fairmont, Minnesota.

Gaalswyk envió un correo electrónico a un vicepresidente de la Clínica Mayo. Él le informó acerca de la situación y explicó que CNN había contactado a la familia.

"Probablemente soy la persona más pro-Mayo que ha caminado sobre la faz de la tierra", dijo Gaalswyk, quien dejó la junta el 1 de enero. "Pero esto fue un desastre".

"No estoy diciendo que Amber esté 100 en lo cierto", agregó, "pero sé que lo que hizo Mayo no está nada bien".

En su declaración a CNN, la portavoz de Mayo dijo que la clínica "está comprometida con la seguridad y el bienestar de todos los pacientes que tratamos".

MIRA:Los hospitales están ofreciendo primas y alojamiento gratuito para reclutar enfermeras en Estados Unidos

Sintiendo que se estaban quedando sin opciones, los padres de Alyssa solicitaron la ayuda de Karie Rego, una abogada y defensora de pacientes que conocieron en Facebook.

El 27 de febrero, Rego habló por teléfono con Joshua Murphy, el abogado principal de Mayo, y le envió por fax una carta en la que instaba a Mayo a transferir a Alyssa a otra instalación.

Rego dice que un abogado de la oficina de Murphy la llamó más tarde pero que nunca escuchó nada más del departamento legal de Mayo.

Esa noche, los padres e pusieron imprimieron un formulario para que Alyssa lo firmara, diciendo que salía del hospital en contra de un consejo médico.

Pero sus padres no sabían cómo la sacarían. Dos enfermeras fueron asignadas para vigilarla en todo momento.

Empezaron a idear un plan para sacarla de Mayo al día siguiente.

Puedes leer la segunda parte aquí.