Esta es la segunda parte de la serie "Escapa de la Clínica Mayo". Puedes leer la primera parte aquí.

Sherburn, Minnesota (CNN) - Una tarde de invierno del año pasado, Duane Engebretson se sentó en la habitación de su hijastra en la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, tratando de descubrir cómo podía escapar.

Alyssa Gilderhus, de 18 años y estudiante de último año de secundaria, había sido paciente de Mayo durante aproximadamente dos meses, desde que tuvo un aneurisma cerebral el día de Navidad.

Alyssa Gilderhus antes de su aneurisma cerebral y hospitalización en la Clínica Mayo.

Alyssa Gilderhus antes de su aneurisma cerebral y hospitalización en la Clínica Mayo.

MIRA: Demi Lovato sale del hospital hacia rehabilitación

Los neurocirujanos de Mayo salvaron su vida, pero ella y sus padres no estaban contentos con la atención que recibía en la unidad de rehabilitación, y dicen que en repetidas ocasiones pidieron que la transfirieran.

Alyssa y su familia comenzaron a sospechar que Mayo intentaba designar a un tutor para tomar decisiones médicas por ella. Tenían razón: los empleados del hospital luego le dijeron a la Policía que habían ido a dos agencias de protección de adultos del condado para hacer arreglos de tutela.

Duane y su esposa, Amber Engebretson, no estaban seguros de cómo sacar a su hija de la Clínica Mayo. Dos enfermeras habían sido asignadas para vigilarla en todo momento.

Pero el 28 de febrero de 2017, una idea golpeó a Duane mientras estaba sentado en la habitación del hospital de Alyssa.

Miró a una de las enfermeras. Ella había estado con ellos unas semanas antes, cuando la bisabuela de Alyssa había venido de visita.

Betty Stalheim tenía 80 años. Acababa de someterse a una cirugía de rodilla. Es una mujer frágil.

Si le decía a las enfermeras que la abuela Betty quería ir a la habitación de Alyssa, pero que no podía llegar al piso de arriba, podría sonar creíble, pensó.

MIRA: El toque humano en un hospital: ¿Por qué es importante que los médicos sean compasivos?

Él puso su plan en acción alrededor de las 4 p.m., con su hija de 9 años, Allie, filmando en secreto con una pequeña cámara GoPro escondida en su mano. Le dijo a CNN que quería que la cinta de video mostrara que Alyssa había dejado el hospital voluntariamente y que no había sido violento con el personal, y que registrara las medidas tomadas por los empleados de Mayo.

Duane les dijo a las enfermeras que quería llevar a Alyssa abajo para saludar a la abuela Betty en el vestíbulo.

Cuando el grupo llegó al vestíbulo, la abuela no estaba.

Duane dice que vio el auto de la abuela Betty en la entrada y salió por las puertas del hospital con los dos miembros del personal detrás de él.

Cuando se acercó al automóvil, se abrió la puerta del acompañante. Su abuela no estaba.

"Alyssa, nos vamos a ir a casa, cariño. Vamos", le dice Amber, su madre, a su hija.

Mientras Duane ayudó a su hijastra a salir de la silla de ruedas y a sentarse en el asiento del pasajero, las dos mujeres en uniforme corrieron hacia ella y alguien gritó: "¡No!"

El auto se alejó rápido de la Clínica Mayo.

Recordando su escape algunos meses después, Alyssa dice que se sintió "fenomenal".

"Han secuestrado a una paciente"

A las 4:28 p.m., un operador de la Policía de Rochester recibió una llamada de la seguridad de Mayo Clinic. "Han secuestrado a una paciente", dijo la persona que llamó.

Una trabajadora social de Mayo le dijo a la Policía que Alyssa "no puede tomar decisiones por sí misma" y que su madre no podría cuidarla "porque Amber tiene problemas de salud mental".

La trabajadora social también le dijo a la policía que "entendía que no había un diagnóstico formal" para Amber.

Amber dijo a CNN que no tiene antecedentes de enfermedad mental y se ofendió con la trabajadora social que hizo tal afirmación.

Pero algo no tenía sentido para John Sherwin, capitán de investigaciones del Departamento de Policía de Rochester.

Si Alyssa no podía tomar decisiones por sí misma, como había dicho la trabajadora social, y si necesitaba un tutor legal designado para ella, ¿quién había tomado decisiones por ella mientras estuvo en el hospital?

Cuando la Policía hizo esa pregunta a los empleados de Mayo, dijo Sherwin, respondieron que Alyssa había estado tomando sus propias decisiones médicas.

MIRA: La clínica de Uruguay especializada en pacientes transgénero

Por ello, concluyó que "no hubo secuestro. Esto se hizo bajo su propia voluntad", dijo. "Tuviste un paciente que dejó el hospital bajo su propia planificación". Aún así, estaba preocupado por la salud de la joven.

Búsqueda de Alyssa

Alyssa y sus padres estaban huyendo. No estaban respondiendo sus teléfonos, y tampoco estaban en casa.

Más tarde le dijeron a CNN que pensaban que la policía llevaría a Alyssa a un hospital, y dada la gran cantidad de instalaciones de Mayo en Minnesota, existían buenas posibilidades de que el hospital fuera un centro médico de Mayo.

Alyssa momentos después de escapar de la Clínica Mayo con la ayuda de sus padres.

Alyssa momentos después de escapar de la Clínica Mayo con la ayuda de sus padres.

Después de varias llamadas de la policía, los padres de Alyssa se dieron cuenta de que sus teléfonos estaban siendo interceptados y les quitaron las baterías.

Salieron de la carretera y condujeron por caminos de grava sin un mapa.

"Esta chica está en peligro"

La tarde siguiente, 1 de marzo, de los doctores uno de Alyssa, un especialista en rehabilitación pediátrica de Mayo, habló por teléfono con Sherry Bush-Seim, una investigadora de la Policía de Rochester.

El médico advirtió que Alyssa estaba en grave peligro. "Mientras más tiempo esté fuera, mayor es la probabilidad de que se enferme mucho, muy grave", dijo, según una transcripción de la conversación que la policía brindó a CNN.

Bush-Seim aseguró que la policía de Rochester había "hecho todo lo posible por encontrarla".

"Tiene que haber algo más. Esta chica está en peligro", respondió el médico de Alyssa.

La Policía retrocede

Menos de 12 horas después de dejar a Mayo, ella y sus padres llegaron a la sala de emergencias del Sanford Medical Center en Sioux Falls, un hospital docente de la Universidad de Dakota del Sur.

MIRA: Una clínica que trata a las enfermedades derivadas de la artritis

Los médicos de Sanford no estuvieron de acuerdo con los médicos de Mayo en dos puntos cruciales.

Aunque los médicos de Mayo habían insistido en que Alyssa necesitaba estar en el hospital, los médicos de Sanford llegaron a la conclusión opuesta: recetaron medicamentos de Alyssa, le dieron instrucciones para que siguiera con un médico y le dijeron que podía irse a casa.

Mayo había determinado que Alyssa carecía de la capacidad mental para tomar sus propias decisiones. Los doctores de Sanford nuevamente llegaron a la conclusión opuesta: le permitieron tomar sus propias decisiones y firmar sus propios formularios consintiendo el tratamiento.

Cuando la Policía se enteró de que un hospital había autorizado a Alyssa a irse a casa, se hicieron a un lado: entendieron que Alyssa y sus padres no habían hecho nada ilegal. No se presentaron cargos contra ellos.

Alyssa Gilderhus con sus padres meses después de que la ayudaran a escapar de la Clínica Mayo.

Alyssa Gilderhus con sus padres meses después de que la ayudaran a escapar de la Clínica Mayo.

"Los hospitales no son prisiones"

Para comprender los problemas legales y éticos en el caso de Alyssa, CNN mostró a los expertos documentos clave. Los expertos enfatizaron que esos documentos no cuentan toda la historia; solo una lectura a fondo de sus registros médicos completos y entrevistas con el personal de Mayo proporcionaría una imagen completa.

Después de revisar los documentos, los expertos se preguntaron por qué Mayo no permitió que Alyssa, que tenía 18 años y era legalmente adulta, abandonara el hospital cuando dejó en claro que deseaba ser transferida, según la familia.

"Los hospitales no son cárceles. No pueden retener [a un paciente] contra su voluntad", dijo George Annas, abogado y director del Centro de Derecho de Salud, Ética y Derechos Humanos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Pero los doctores de Alyssa dicen que ella no era un paciente típico.

"Debido a la gravedad de su lesión cerebral, no tiene la capacidad de tomar decisiones médicas", escribieron sus médicos en sus registros después de que ella abandonara el hospital.

Pero incluso si Alyssa realmente carecía de la capacidad para tomar sus propias decisiones médicas, los expertos tenían preguntas sobre los esfuerzos de Mayo para obtener la tutela de emergencia para Alyssa.

Los expertos legales dijeron que no estaban sorprendidos de que Mayo no pudiera obtener órdenes judiciales para los arreglos de tutela. Es un paso drástico y altamente inusual para un condado o un hospital tomar tutela sobre un paciente, dijeron, en lugar de hacer que un miembro de la familia se convierta en el representante sustituto del paciente.

"Retenida como rehén en un hospital de Estados Unidos"

Si bien los detalles del caso de Alyssa son extraordinarios —el truco de la abuela Betty, el escape del hospital con la policía pisándole los talones— el núcleo de su historia no es infrecuente en muchos aspectos, según los defensores de los pacientes.

MIRA: Miles de latinas podrían haber sido esterilizadas en hospitales públicos de Estados Unidos

La doctora Julia Hallisy, fundadora de la Coalición de Pacientes Empoderados, dice que las familias a veces le cuentan que un hospital no permitió que su ser querido fuera transferido a otra instalación. A menudo, tienen miedo de decir algo públicamente o en las redes sociales.

En una declaración a CNN, la Asociación Estadounidense de Hospitales abordó los conflictos entre familias y hospitales.

"La comunicación entre los médicos y los pacientes es extremadamente importante para identificar el mejor tratamiento", dijo Jay Bhatt, vicepresidente senior y director médico de la organización. "Cada paciente es único. Es por esta razón que la mayoría de los hospitales cuentan con defensores de pacientes para ayudar a pacientes y familias a navegar el proceso de atención".

La graduación de la reina del baile

Más de un año después de abandonar la Clínica Mayo, Alyssa, ahora de 20 años, ha desmentido su "sombrío pronóstico".

El año pasado, se graduó de Martin County West High School, recibiendo una ovación de pie de su clase. Estuvo toda la noche en su baile de graduación, donde sus compañeros de clase la votaron como su reina del baile de graduación.

Terminó su terapia física y del habla en marzo, aproximadamente un año después de dejar la clínica Mayo. Ella será un estudiante de primer año en la Universidad Estatal del Suroeste de Minnesota en septiembre.

Alyssa Gilderhus en la granja de su familia en Sherburn, Minnesota.

Alyssa Gilderhus en la granja de su familia en Sherburn, Minnesota.

Alyssa y sus padres dicen que no se han recuperado emocionalmente de lo que sucedió en Mayo. Dicen que todavía a veces se despiertan en medio de la noche, en pánico sobre lo que habría sucedido si no la hubieran sacado del hospital.

Dicen que Mayo todavía no les dio una explicación de por qué estaba tratando de conseguir la tutela de Alyssa.

Creen que Mayo estaba tratando de obtener tutela en represalia por cuestionar al personal, especialmente a un médico de alto rango.

"Creo que el doctor que molesté quería asegurarse de que pagara, pase lo que pase", dijo su madre.

Le dijeron que es una acusación bastante fuerte.

"Apoyamos eso al 100 por ciento", dijo su padrastro.