(CNN) - El fiscal especial indicó que Paul Manafort se declaró culpable de dos cargos de conspiración y conspiración para manipular testigos. Los cargos están relacionados con sus trabajos de cabildeo con el Gobierno de Ucrania. La declaración fue este viernes en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Washington.

La oficina del fiscal especial Robert Mueller ha cambiado la acusación penal de Paul Manafort a un acuerdo de culpabilidad, de acuerdo con Peter Carr, el vocero de la oficina.

Manafort aceptó cooperar con el Departamento de Justicia. El fiscal Andrew Weissmann le dijo al juez que su acuerdo de culpabilidad es un "acuerdo de cooperación", y los otros cargos que se les impondrán en la sentencia serán "por acuerdo de una cooperación exitosa", dijo Weissmann.

El acuerdo de cooperación incluye: entrevistas con la oficina del fiscal especial Mueller, entrega de documento y testificar en otros procesos judiciales. Manafort tendrá derecho a un abogado, según explicó la jueza Berman. El acuerdo de cooperación también se extenderá a sus casos en los juzgados de Virginia y de Washington.

MIRA: “No quería que Paul Manafort fuera culpable, pero lo es. Nadie está por encima de la ley”, dijo jurado que apoya a Trump

Manafort está acusado en Washington DC de no divulgar al Departamento de Justicia su trabajo para los políticos ucranianos y lavar esos ingresos. Los fiscales alegan que organizó reuniones con legisladores y formó esfuerzos de relaciones públicas en Estados Unidos en nombre de los ucranianos.

El ex jefe de campaña de Trump respondió a la jueza Amy Berman Jackson que "Sí" cometió los crímenes financieros, de cabildeo y obstrucción que Weissmann leyó en los tribunales.

"Ese es probablemente el resumen más extenso y detallado que precedió a esta pregunta", dijo Jackson a Manafort después de que Weissmann terminara su letanía.

Además, el fiscal Andrew Weissmann dijo el viernes al juez en el tribunal que su condominio Trump Tower y otra propiedad en Nueva York estarán sujetos a la confiscación del gobierno bajo su declaración de culpabilidad. Las dos propiedades no figuran en la declaración de culpabilidad presentada a la corte el viernes por la mañana.

Sin mención a su papel en la campaña de Trump

La presentación de la corte este viernes no hace referencia al papel de Manafort en la campaña de Trump. Los crímenes que Manafort admite dice que ocurren en gran medida desde 2006 hasta 2015, según el documento.

Sin embargo, Manafort admite que oculta los pagos de Ucrania a las autoridades estadounidenses "hasta al menos 2016" con la ayuda de Rick Gates y Konstantin Kilimnik.

La declaración de culpabilidad inicial de Manafort también detalla extensamente su trabajo para los ucranianos, específicamente el Partido de las Regiones y el expresidente ucraniano Viktor Yanukovych, cuyo gobierno encarceló a un rival político y que ahora vive en el exilio en Rusia. Manafort admite que su grupo de clientes es un partido político prorruso en Ucrania, dice el documento.

MIRA: ¿Por qué se declarará culpable Paul Manafort?

Manafort usó un centro político en Bélgica, llamado el Centro Europeo para una Ucrania Moderna, como un "portavoz" para sus clientes ucranianos, señala el documento. La organización cabildeó en Estados Unidos y Europa, pero "efectivamente dejó de operar" en 2014, cuando la presidencia de Yanukovych terminó con una revolución.

Manafort buscó que los legisladores estadounidenses no impusieran sanciones contra Ucrania y no condenaran a Yanukovych después del encarcelamiento de Yulia Tymoshenko, una funcionaria ucraniano rival. En un momento dado, Manafort publicó historias dañinas sobre Tymoshenko en EE.UU., incluida una acusación de que ella había "pagado por el asesinato de un funcionario ucraniano", dijo la corte.

Manafort dijo que su "objetivo es plantar un poco de mal olor en Tymo", según la presentación.

A él y sus subcontratistas se les pagaron más de 11 millones de dólares por su trabajo, que no divulgaron al gobierno federal de EE.UU., según lo exige la ley.

¿Por qué se declarará culpable Paul Manafort?

Reunió a un grupo de influyentes expolíticos en Europa, incluidos el excanciller australiano, el primer ministro italiano y el presidente polaco, para hacerse pasar por voces independientes ante los legisladores estadounidenses, cuando de hecho trabajaban para Ucrania. Manafort se dirigió a ellos para cobrar más de 2 millones de euros (2,33 millones de dólares) entre 2012 y 2014, según el documento.

También cultivó la relación con el expresidente polaco para impulsar posiciones favorables a Ucrania en el parlamento europeo, donde el expresidente supervisó a Ucrania.

En 2012, Manfort orquestó un informe supuestamente independiente del prominente bufete de abogados estadounidense Skadden Arps sobre el juicio de Tymoshenko. Le pagó a la firma, en gran medida de sus cuentas extraterritoriales, más de 4,6 millones de dólares por sus servicios, según la información.

MIRA: ¿Podría indultar Trump a Paul Manafort?

También planeó un despliegue de relaciones públicas por valor de un millón de dólares en Estados Unidos para que la cobertura de noticias no condenase a Yanykovych por enjuiciar selectivamente a Tymoshenko. Dos de las firmas de relaciones públicas que Manafort empleó en temas ucranianos cabildearon ante el Congreso, la Casa Blanca y el Departamento de Estado. También se reunió personalmente con un miembro del Congreso en representación de Yanukovych en 2013, y le dijo a su cliente ucraniano después de que la reunión "salió bien", decía el documento.

Manafort luego mintió al Departamento de Justicia en septiembre de 2016 sobre su trabajo, el de Gates y el de sus consultoras en Ucrania.

Aceptación de culpabilidad

"Manafort sabía que estaba presionando en los Estados Unidos para el Gobierno de Ucrania, el presidente Viktor F. Yanukovych, el Partido de las Regiones y el Bloque de Oposición (los dos últimos eran partidos políticos en Ucrania), y por lo tanto se suponía que debía presentar una declaración escrita de inscripción al Departamento de Justicia de Estados Unidos", dijo el documento.

"Manafort sabía que la presentación se requería para revelar el nombre del país extranjero, todos los pagos financieros al cabildero, y los pasos específicos emprendidos para el país extranjero en los Estados Unidos, entre otra información", agregó.

Esta aceptación de culpabilidad pondría fin a uno de los casos penales más activos en el sistema judicial federal de DC este año. Los abogados de Manafort han presentado cientos de páginas en los tribunales para combatir las acusaciones de los fiscales y han presentado dos apelaciones sin éxito, y sus honorarios legales ascendieron a más de un millón de dólares, según dos personas familiarizadas con su caso.

MIRA: Los hombres de Trump: Cohen se declara culpable y Manafort hallado culpable

La juez aceptó la declaración de culpabilidad de Manafort y la audiencia finalizó a las 12:13 p.m.. Manafort permanecerá bajo la custodia de las autoridades.

Los equipos legales proporcionarán un informe de estado al juez en 60 días. No establecieron una fecha de sentencia.

La jueza Amy Berman Jackson dice que los cargos de Manafort tienen una sentencia máxima de prisión bajo la ley de 10 años. Pero las pautas de sentencia basadas en lo que él ha alegado recomendarían que vaya a la cárcel de 210 a 262 meses, o de 17,5 a más de 21 años. Es poco probable que tenga más de 10 años en el caso de DC.

"No tiene nada que ver con el presidente"

En los últimos días, cuando ya se hablaba de que Manafort se declararía culpable, el equipo legal del presidente Trump expresó su confianza en que si Manafort firmaba un acuerdo de cooperación no tendría nada que ver con el presidente, según una fuente informada sobre su pensamiento.

En una declaración el viernes, Rudy Giuliani, abogado del presidente, reiteró esa confianza: "Una vez más, una investigación ha concluido con una confesión que no tiene nada que ver con el presidente Trump o la campaña de Trump. La razón: el presidente no hizo nada malo y Paul Manafort dirá la verdad".

Sin embargo, en un segundo comunicado, se eliminó la frase "Paul Manafort dirá la verdad".

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, aseguró a Allie Malloy de CNN que la confesión del viernes de Paul Manafort "no tuvo absolutamente nada que ver con el presidente ni con su victoriosa campaña presidencial de 2016. No tiene relación alguna".