Estampado de leopardo

(CNN) - En una foto en blanco y negro de la década de 1950, la cantante y actriz Eartha Kitt se ve vestida con un estampado de leopardo de pies a cabeza. Se ve desafiante y segura de sí misma, mientras que, junto a ella, un guepardo se sienta con indiferencia con una correa.

Es una foto icónica. También es una de las imágenes que, hace tres décadas, inspiraron a la bailarina burlesca Jo Weldon para comenzar a investigar la historia y el legado del estampado de leopardo. Sus hallazgos se han reunido en un nuevo libro, "Fierce: The History of Leopard Print", en el que Weldon describe los orígenes, la evolución y el cambio de estado de uno de los patrones más omnipresentes de la moda.

MIRA: #Pasarela: Alexis Mabille, primavera-verano 2018

"Kitt fue un punto de partida, ya que cuando era niña me fascinaba profundamente", dijo Weldon en una entrevista telefónica. "Se veía fabulosa, una figura fuerte. Pero también era una mujer de sustancia. Para mí, las manchas se unieron en ambos aspectos".

Rosalind Russell usa un vestido de seda de Galanos en una foto promocional de "Oh Dad, Poor Dad, Mamma's Hung You in the Closet and I'm Feelin' So Sad" en 1967. (Crédito: Cortesía de Everett Collection)

Rosalind Russell usa un vestido de seda de Galanos en una foto promocional de "Oh Dad, Poor Dad, Mamma's Hung You in the Closet and I'm Feelin' So Sad" en 1967. (Crédito: Cortesía de Everett Collection)

De acuerdo con Weldon, los motivos de leopardo y las imágenes felinas en general se han utilizado para significar poder, independencia y confianza durante siglos.

Históricamente, los leopardos han desempeñado un papel destacado en las iconografías de todo el mundo. La "Mujer sentada de Çatalhöyük", una estatuilla de arcilla que data de alrededor del año 6.000 a.C., muestra una figura femenina que descansa su brazo sobre un leopardo.

MIRA: #Pasarela: Temperley London, primavera-verano 2018

Una estela egipcia muestra a Nefertiabet, una antigua princesa egipcia con un vestido de leopardo. (Crédito: Cortesía de Everett Collection)

Una estela egipcia muestra a Nefertiabet, una antigua princesa egipcia con un vestido de leopardo. (Crédito: Cortesía de Everett Collection)

A Seshat, la diosa egipcia de la sabiduría, a menudo se la representa con una piel de leopardo o guepardo. Y la diosa Xi Wangmu, conocida como la Reina Madre del Oeste en la mitología china, está representada con los dientes de un tigre y la cola de un leopardo.

"Durante los siglos XVIII y XIX, el pelaje y la ropa de leopardo llegaron a significar riqueza y estatus", dijo Weldon. "Luego entras en el siglo XX y comienzas con telas y prendas producidas en serie. La impresión entró en la corriente principal y comenzó a tener un significado moderno".

Una tendencia en evolución

La reputación del estampado de leopardo ha pasado por varias iteraciones desde entonces. Se ha considerado de bajo estatus, provocativo, pegajoso y peligroso. Ha sido usado por actrices principiantes y asociado con ropa barata. En la cultura pop, desde películas a música, las mujeres vestidas de leopardo han sido identificadas como mezquinas, superficiales y flojas, lo que Weldon señala a través de una serie de capítulos titulados "La esposa trofeo", "La mala madre" y "La mujer fatal".

MIRA: #Pasarela: Versace, primavera-verano 2018

Jo Weldon usa un vestido de leopardo para una sesión promocional en 2015. (Crédito: Bettina May)

Jo Weldon usa un vestido de leopardo para una sesión promocional en 2015. (Crédito: Bettina May)

Sin embargo, el motivo también ha sido abrazado por los niveles superiores de la moda. Christian Dior es reconocido como el primer diseñador que puso el estampado de leopardo, en lugar de la piel, en la pista, en 1947. Íconos de estilo como Josephine Baker, Elizabeth Taylor, Jackie Kennedy y Edie Sedgwick llevaban el mismo patrón.

En las últimas décadas, Beyoncé ha lucido públicamente un estampado de leopardo, al igual que Anna Wintour y Michelle Obama. Y, temporada tras temporada, las revistas de moda aclaman "el regreso del leopardo" en las pasarelas de diseñadores, desde Balmain hasta Armani, Cavalli y Givenchy.

Beyonce, con un vestido de leopardo, se presenta para ABC Good Morning en Times Square, Nueva York en 2006. (Crédito: Courtesy Everett Collection)

Beyoncé, con un vestido de leopardo, se presenta en "Good Morning", de ABC, en Times Square, en Nueva York, en 2006. (Crédito: Courtesy Everett Collection)

"El estampado de leopardo se ha movido en muchas direcciones diferentes porque está abierto a interpretaciones", dijo Weldon. "Puede verse como un 'neutral', que se ve muy bien al lado de colores más atrevidos, pero también puede sobresalir perfectamente por sí solo".

MIRA: Colección de Carolina Herrera se decanta por la diversidad de texturas

Estas dicotomías pueden explicar la resistencia del estampado de leopardo en la imaginación pública, así como su popularidad constante entre diversos segmentos de consumidores. Weldon cree que la tendencia en constante evolución es, hoy, tan relevante como siempre.

Escoltada por el presidente Kennedy, Jacqueline Kennedy sale para un viaje a India y Pakistán con un abrigo de piel de leopardo Oleg Cassini en 1962. (Crédito: Cortesía de la colección Everett)

Escoltada por el presidente Kennedy, Jacqueline Kennedy sale para un viaje a India y Pakistán con un abrigo de piel de leopardo de Oleg Cassini, en 1962. (Crédito: Cortesía de la colección Everett)

"En todas sus formas (sofisticada, lujosa, rebelde, sexy) el estampado de leopardo hace una declaración. No se puede ignorar, te guste o lo detestes. Es por eso que sigue siendo tan prominente en la cultura general.