CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Política

Por qué 6 de cada 10 votantes aptos podrían no votar este martes en Estados Unidos

Por Chris Cillizza

(CNN) — Estados Unidos vota este martes

O, más exactamente: ¡cuatro de cada 10 personas habilitadas votarán!

Lo que suena menos impresionante. Porque, mmmm, es menos impresionante. La idea general de nuestro hermoso experimento en democracia es que las personas, todas, o al menos la mayoría, participan en ella. Pero una mirada retrospectiva a la historia de las elecciones de medio término deja una cosa muy clara: tradicionalmente, la mayoría de las personas que pueden votar no ejercen ese derecho.

En la última elección intermedia, 2014, poco más del 36% de la población apta para votar realmente votó. Ese es el porcentaje de participación más bajo en más de 70 años. En 36 estados, la participación se redujo de donde estaba en 2010.

LEE: La guerra por el derecho a votar, ¿tendrá peso tu voto?

Si bien 2014 fue malo, en 2010 no fue mucho mejor. Un poco más del 40% de los votantes elegibles votaron. La historia fue la misma en 2006 (40,4%) y 2002 (39,5%).

Esos números deslucidos existen pese a que 37 estados ahora ofrecen votación anticipada, lo que significa que puedes votar días o incluso semanas antes del día de las elecciones.

Entonces, ¿qué pasa? ¿Por qué más del 60% de las personas que podrían votar en una elección de mitad de período eligen no hacerlo? Aquí hay algunas de las razones más grandes:

Las elecciones intermedias de Estados Unidos se celebran este martes 6 de noviembre.

1. Apatía

“Estas son las elecciones intermedias”, dijo Trump en Missouri durante el fin de semana. “Nadie pensó en las elecciones intermedias como algo tan importante durante años. Escuchar las elecciones intermedias, es como si nos fuésemos a dormir, ¿verdad?”, continuó.

Por desgracia, sí. Si bien la competencia presidencial es el tipo de evento cargado de drama por el que los estadounidenses tienden a sentir atracción, la intermedias son menos sexis.

Si bien el control del Congreso es importante, MUCHO, el elector casual tiende a sentirse un poco “meh” sobre la idea de esperar en una fila para votar por candidatos que apenas conoce.

2. Reglas de votación

El mayor impedimento para votar es no registrarse para votar. A diferencia de otros países del mundo, Estados Unidos no registra automáticamente a las personas para votar cuando cumplen 18 años y, por lo tanto, son elegibles para votar.

Muchas y muchas personas que PODRÍAN votar no se registraron para votar, por lo que cuando llega el día de las elecciones quedan excluidas del proceso. Hay 17 estados, más el Distrito de Columbia, donde puede inscribirse el mismo día. Pero eso significa que hay 33 estados en los que el registro en el mismo día no está disponible, y cada uno de esos estados tiene reglas específicas y únicas cuando se trata de cómo registrarse.

Lo que es fascinante es que si puedes inscribirte para votar, existe una MUY buena posibilidad de que, en realidad, votes. Los estudios han demostrado que en algún lugar alrededor del 90% de las personas que están registradas para votar realmente votan.

También hay restricciones que algunos estados ponen en la votación, especialmente la identificación del votante. Hay 34 estados donde los votantes tienen que mostrar algún tipo de identificación con foto para poder votar. Muchos demócratas se quejan de que tales leyes no hacen nada para asegurar las elecciones, que es su propósito declarado, y en cambio son esfuerzos para deprimir la participación entre las circunscripciones no blancas.

3. Ocupado, ocupado, ocupado

Esta es la excusa más débil y, desafortunadamente, la más común que ofrecen las personas para no votar.

En 2012, el 19% de los votantes registrados dijeron que no votaron porque estaban ocupados.

Curiosamente, ese número se redujo a 14% en 2016. ¿Adivinas qué se disparó? La gente a la que no le gustaron los candidatos o los temas de la campaña. Uno de cada cuatro no votantes dijo que odiaban a los dos candidatos en 2016.

LEE: Trump sacude la campaña con un nuevo anuncio racista a unos días de las elecciones

¿Podría 2018 romper este molde de mediano plazo de baja participación? Si 2016 me enseñó algo, es nunca decir nunca.

Trump claramente cree que algo especial está sucediendo. Esto es lo que dijo el domingo en Georgia: “Nunca ha habido multitudes como esta, solo para que entiendan, en la historia de la política“.

Trump rompió todas las reglas en 2016. ¿Podría hacer lo mismo en 2018 para atraer a los votantes a las urnas? Y, si lo hace, ¿es realmente algo bueno para su partido?