CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

Más populismo, grietas cada vez mayores y más inestabilidad en 2019

Por Nic Robertson

Nota del editor: Nic Robertson es el editor diplomático internacional de CNN. Las opiniones de este artículo pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — 2019 será el año de las divisiones.

Los populistas afirmarán que tienen las respuestas; los tradicionalistas dirán que no hay nada malo que no puedan solucionar.

Pero asegúrate de una cosa: nuestro viejo y cómodo orden va a cambiar, y no de una forma gradual que podamos manejar más o menos.

Si bien es posible que 2019 no sea el año en el que inclinamos la balanza, parece inconcebible que cambie el equilibrio entre los que somos felices y los que piensan que el mundo ya no les sirve.

Hay más población. Nuestra necesidad de recursos es mayor. Nuestras expectativas son más inmediatas. Y aunque nuestra capacidad de cambio es elástica, la provisión de este planeta para ese cambio es limitada.

¿Para qué sirvió el G20 en Argentina?

La generación que nunca la tuvo tan bien corre el riesgo de transmitir la resaca de su exceso y la inacción de sus hijos.

Para conocer el año 2019, observa toda Europa en 2018.

El activismo va en aumento. Los nuevos y entusiastas movimientos de las redes sociales están cobrando impulso, desde manifestantes del cambio climático que cierran el centro de Londres hasta manifestantes “con chaquetas amarillas” que se oponen a la legislación de control del clima destruyendo el centro de París.

Por cada desagradable manifestación de ira callejera, un iceberg escalofriante de descontento se esconde bajo la superficie. Brexit es un buen ejemplo: capturó la imaginación popular como una forma de controlar la inmigración, entre otras cosas, pero ahora está desgarrando la cohesión de Europa.

Lo que comenzó en 2018 como un divorcio ya desordenado ha descendido a una amarga vitrificación cruzada que empeorará el próximo año.

Europa de repente parece inestable.

Eso podría no ser tan malo para la estabilidad global si no fuera por el hecho de que Estados Unidos, la nación que dio forma a la Europa actual, le está dando la espalda al continente.

El presidente Donald Trump dejó en claro en 2018 que a Europa no le interesan demasiado las cosas. Socavó a la primera ministra británica Theresa May, arremetió contra la canciller de Alemania Angela Merkel y ha sido abiertamente hostil contra el presidente francés, Emmanuel Macron. En resumen, está evitando a los aliados naturales de Estados Unidos.

Trump está convirtiendo 2019 de un año potencialmente traicionero en uno francamente peligroso, y no solo a causa de Europa.

Aumenta las tensiones con China y se ha embarcado en las farsantes y peligrosas ilusiones de desmantelar a Kim Jong Un de sus armas nucleares. Ha apaciguado al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y se ha comprometido con Vladimir Putin mientras sancionaba a Rusia.

Al reducir las fuerzas estadounidenses en Siria a cero y Afganistán a la mitad, ha puesto de manifiesto su escaso conocimiento de lo que realmente mantiene a raya a los estadounidenses, sus intereses y la estabilidad mundial.

2018 ha revelado que su política exterior es una farsa.

Antes de su reunión con Putin a mitad de año, Trump se declaró a sí mismo “un genio muy estable”. Pero, al lado del presidente de Rusia, parecía un perdedor en serie.

Falló en hacer rendir cuentas a Putin en el ataque a las elecciones presidenciales de 2016 que lo llevaron a ser elegido, del mismo modo que un mes antes había conseguido que el dictador norcoreano renunciara a sus armas nucleares.

El principal activo de Trump es su imprevisibilidad, como los aranceles comerciales que impuso a China para presionarlo a que frene sus prácticas predadoras. Al menos, es algo por lo que tiene respaldo mundial. Pero su comportamiento salvaje en otras áreas socava esto.

Aliados como Arabia Saudita, ayudados por sofisticadas consultoras del primer mundo, han encontrado sus debilidades: relaciones comerciales y transaccionales excesivamente simplificadas, como las ventas de armas que citó al no responsabilizar a bin Salman en el asesinato de Khashoggi.

Trump ocupó un gran lugar en el escenario mundial en 2018. No solo porque es el hombre más poderoso del planeta, sino porque la forma en que ejerció ese poder se ha polarizado.

A principios de este año, escribí que nos estamos distanciando, que Trump es un acelerador de la política de división populista.

A medida que el año llega a su fin y Trump se enfrenta a un 2019 mirando hacia adentro a las innumerables investigaciones que enfrenta en casa, sin duda le dará la espalda a la creciente turbulencia mundial.

Aumentan las ambiciones globales de China, Putin acusa a sus vecinos, Kim sigue siendo expulsado por el camino nuclear e Irán apuñala las nuevas sanciones estadounidenses por un enfrentamiento regional con Arabia Saudita.

Desde que Trump asumió el cargo, se suponía que Europa mantendría el orden internacional. Pero el Viejo Continente enfrenta bastantes de sus propias amenazas en muchos frentes en 2019: Putin hacia el este, el turco Recep Tayyip Erdogan hacia el sur, Trump hacia el oeste. Sin embargo, sus propios problemas internos son los que más lo debilitan.

Hace apenas un año, el Macron de Francia parecía especial, una nueva generación de ideas que ofrecía un culto político seductoramente amplio, que ocupaba un lugar destacado en las urnas. Un avance rápido hasta ahora, y su popularidad se ha desplomado.

En Alemania, Merkel, que una vez fue la brújula moral más aplaudida de Europa, ha sido reemplazada como jefa de partido.

Y en Gran Bretaña, el manejo del brexit por parte de Theresa May la ha obligado a rendirse ante la ambición política de mantener su empleo.

En cada una de estas naciones líderes, el descontento va en aumento. Se están ampliando los escándalos en la sociedad sobre inmigración y mucho más. Las filas políticas entre esos países van en aumento a medida que se extienden para mantener unida a la Europa que desean.

A lo largo de 2018, la intensidad de los desafíos a los que se enfrentan los líderes europeos ha pasado factura.

Para saber cómo, no es sino ver lo ocurrido a mediados de diciembre en Bruselas. A poco más de tres meses hasta el día del brexit, May se ha mostrado insólitamente contraria a Jean-Claude Juncker de la Comisión Europea, desafiándolo acerca de lo que él pudo o no haber dicho sobre ella. Más tarde, de forma inusual, advirtió a los legisladores británicos que rechazaran la retórica antieuropea.

Es una señal de lo lejos que han llegado las cosas en un año, y una advertencia de hacia dónde podrían ir en 2019.

Las negociaciones sobre el brexit siempre iban a ser tensas. El freno lógico a todo esto habría sido Estados Unidos.

La idea de que Trump tiene el deseo, la capacidad o la credibilidad para abrazar este tema, o cualquier disputa mundial latente, es más que improbable.

Ausente de la influencia positiva de Estados Unidos en los asuntos mundiales, el estilo populista de la política de Trump, cada vez más aceptado por otros líderes, nos dejará a todos anhelando certezas y estabilidad pasadas.

El mundo está más interconectado y es más interdependiente que en cualquier otro momento de la historia: desde el hueso del dedo hasta el hueso de la cabeza estamos conectados y no podemos permitirnos que las fracturas nos esperen en 2019.

Han pasado dos generaciones para reparar el último desenlace global de la Segunda Guerra Mundial. Las grietas son lo último que la humanidad necesita en este momento.