CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

Ni siquiera los influenciadores de redes sociales pueden convencer a los niños que coman bien, indica un estudio

Por Edith Bracho-Sanchez

(CNN) — De acuerdo con un nuevo estudio, las personas influyentes en las redes sociales, conocidos como influencers o influenciadores (blogueros, transmisores y afiches con millones de seguidores en línea) pueden inspirar a los niños a comer comida chatarra, pero cuando se trata de alimentos saludables, su hechizo sobre la juventud ya no funciona.

Investigadores en el Reino Unido estudiaron a 176 niños de 9 a 11 años, y les pidieron que vieran los perfiles falsos de Instagram de dos bloggers de video de YouTube reales elegidos por su popularidad entre niños menores de 13 años. Los niños se dividieron en tres grupos; uno vio fotos de los bloggers con alimentos poco saludables, un segundo vio fotos de los bloggers con alimentos saludables como zanahorias y uvas, y un tercero vio a los bloggers sin alimentos. Luego se les proporcionó a los niños una selección de bocadillos saludables y no saludables.

Los resultados, publicados el lunes en la revista Pediatrics, muestran que los niños que vieron imágenes de influenciadores con alimentos poco saludables consumieron 91 calorías más que el grupo que vieron imágenes de influenciadores sin ningún tipo de alimento, y era más probable que estas calorías hubieran llegado de bocadillos poco saludables como caramelos de gelatina y botones de chocolate.

Los niños que vieron influencers con alimentos saludables comieron casi lo mismo que aquellos que vieron influenciadores sin alimentos.

“Originalmente pensamos que cualquier exposición a alimentos aumentaría la ingesta, pero solo la encontramos para alimentos poco saludables”, dijo Anna Coates, estudiante de doctorado de la Universidad de Liverpool y autora principal del estudio.

MIRA: El cáncer alimentado por la obesidad está en aumento entre los millennials en EE.UU.

Coates se interesó en el tema cuando se dio cuenta de que los bloggers de YouTube publicitaban en su contenido y se preguntaba cómo se comparaba su influencia con la de las celebridades tradicionales.

El endoso por parte de celebridades a los alimentos con alto contenido de grasa, azúcar y sal aumenta la preferencia de los niños por estos alimentos y su consumo final, según demuestran estudios anteriores.

Los niños ven a los influenciadores como más confiables que las celebridades tradicionales, probablemente porque les parecen más familiares, según una investigación.

“Sabemos que los jóvenes están muy influenciados por personas que consideran sus pares”, dijo Marie Bragg, profesora asistente en el Departamento de Salud de la Población de NYU Langone, que no participó en el nuevo estudio.

Cuando las empresas utilizan personas influyentes en las redes sociales para promocionar sus productos, las publicidades se disfrazan como si fueran publicaciones de un amigo, y las personas tienen menos posibilidades de protegerse contra ellas, dijo.

Las redes sociales “difuminan las líneas de entretenimiento y promoción de una manera que podría hacer que los anuncios sean excepcionalmente poderosos de una manera que no hemos visto antes”, agregó.

Pero cuando se trata del poder de influir en los jóvenes para que coman de manera saludable, el efecto no es el mismo.

“Estamos diseñados (biológicamente) para ser realmente sensibles al azúcar, a las propiedades saladas de los alimentos poco saludables, y no estamos realmente programados para comer en exceso las verduras de la misma manera”, dijo Bragg.

Esto, argumenta, muestra que no es suficiente simplemente para contrarrestar la comercialización de alimentos no saludables con la de alimentos saludables.

“La comida chatarra sabe bien a los niños y es de fácil acceso. Los mercadólogos saben esto y se dirigen a los niños que son particularmente vulnerables a estas sutiles indicaciones para comer”, escribió en un correo electrónico Natalie Muth, pediatra, dietista y portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría. Ella no participó en el estudio. “Esto se acumula de manera considerable.,. un niño con peso normal solo necesita entre 70 y 75 calorías adicionales por día para desarrollar sobrepeso”.

Una posible limitación del estudio es que a los niños no se les mostraron imágenes de alimentos solos, lo que, según los investigadores, no es representativo de cómo los influenciadores muestran la comida.

Pero Bragg dijo que cree que esta condición era importante para establecer que los niños que comían más calorías lo hacían porque estaban expuestos a que el influenciador publicitara la comida, en lugar de a la comida en sí.

Y, sin embargo, el mensaje del estudio es clave.

“Al final del día, muestra que el mercadeo de alimentos funciona y lleva a los niños a comer en exceso”, dijo Bragg.

Como la obesidad infantil representa un importante problema de salud para los niños de todo el mundo, los autores argumentan que las restricciones a la comercialización de alimentos deben aplicarse a las nuevas formas de comercialización, en particular en las redes sociales, donde los jóvenes pasan gran parte de su tiempo.

Muth sugiere que los padres limiten el acceso de sus hijos a alimentos poco saludables para minimizar la práctica de comer en exceso en respuesta a los anuncios en línea.

“Necesitamos ayudar a hacer que esta comida chatarra esté menos disponible para nuestros niños al no dejarla en la casa y al crear la estructura para comidas y bocadillos tanto como sea posible”, dijo.

Bragg tiene una recomendación más: los padres pueden hablar con sus hijos sobre la naturaleza promocional de los anuncios. “Pero lo que también será mucho más influyente que eso es hacer oír a las compañías”.

Las compañías, argumenta, se preocupan por lo que piensan los padres porque son guardianes de las compras de alimentos en el hogar.