CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Niños en cueva de Tailandia

Niños en cueva de Tailandia

Niños rescatados de la cueva de Tailandia fueron sedados con ketamina

Por Katie Hunt

(CNN) — Los médicos que trataron a los 12 niños y su entrenador de fútbol rescatados de una cueva en Tailandia el año pasado reconocieron que la ketamina tuvo un papel clave en la osada y peligrosa misión de extraerlos.

Según los detalles del rescate publicado en una revista médica este jueves, los rescatistas administraron a los niños dosis no especificadas de ketamina, también conocida como la droga para fiestas “Special K”, cuando fueron sacados de la cueva de Tham Luang.

Informes en el momento habían sugerido que los niños, que habían estado atrapados durante dos semanas, fueron sedados durante la operación, pero los funcionarios dieron pocos detalles.

“Tuvimos que usar los medios para evitar que los niños se asustaran mientras lo llevábamos a cabo”, dijo a CNN el comandante de la Armada de Tailandia, contralmirante Arpakorn Yookongkaew, poco después del rescate. “Lo más importante es que están vivos y seguros”.

LEE: Aprueban en EE.UU. un aerosol nasal para la depresión similar a la droga “Special K”

En una carta conjunta al New England Journal of Medicine, tres médicos tailandeses y un anestesista australiano que estuvieron involucrados en el rescate dijeron que los niños también llevaban máscaras faciales que suministraban oxígeno y trajes de neopreno poco ajustados.

Detallaron la atención que los niños recibieron en un hospital de campo inmediatamente después de salir de la cueva, dando una idea de la naturaleza peligrosa de la misión de rescate.

Los primeros cuatro niños recibieron gafas de sol para protegerse los ojos porque no habían estado expuestos al sol durante más de dos semanas, y sus cabezas y cuellos estaban inmovilizados en caso de una lesión en la columna vertebral durante el viaje a través de los estrechos canales de la cueva. Finalmente, fueron envueltos en mantas para evitar la hipotermia.

tailandia-ketamina-cueva-rescate

Imagen del video publicado por la Royal Thai Navy el 11 de julio de 2018, en el que se aprecia al personal de rescate que lleva a un miembro del equipo de fútbol juvenil tailandés “Wild Boars” en una camilla durante la operación de rescate dentro de la cueva de Tham Luang en Khun Nam Nang.

La carta decía que el segundo niño que salió de la cueva tenía una temperatura corporal de 35 grados Celsius cuando salió y desarrolló hipotermia en su camino hacia el hospital. La hipotermia puede causar daños a los órganos vitales, incluidos el corazón, los riñones y el sistema nervioso.

Los médicos dijeron que la ketamina era una buena opción para administrar a los niños, dado el riesgo de hipotermia, ya que la ketamina altera los escalofríos y se asocia con menores descensos en la temperatura corporal central.

La ketamina se sintetizó por primera vez en 1962 y fue utilizada por los médicos del Ejército de EE.UU. en soldados estadounidenses que luchaban en Vietnam como analgésicos y sedantes. Sin embargo, sus efectos secundarios alucinógenos menores alertaron a los médicos sobre el tratamiento en personas y desarrolló una reputación como una droga callejera conocida por producir una alta experiencia similar a una experiencia extracorpórea. También ha sido empleada por violadores.

Hoy en día, la ketamina se usa en salas de emergencia pediátrica. Por ejemplo, en el caso de una fractura, porque es más segura que otros sedantes, dijo la pediatra de CNN Edith Bracho-Sánchez.

También se usa como anestésico veterinario y un tipo similar de medicamento fue aprobado recientemente como tratamiento para la depresión. El medicamento está en la lista de medicamentos esenciales de la Organización Mundial de la Salud para adultos.

El equipo de fútbol entró a la cueva después de dar un paseo en bicicleta y quedó atrapado por las crecientes inundaciones el 23 de junio. Los muchachos y su entrenador fueron encontrados con vida más de una semana después, en la red de cuevas y cientos de metros por debajo del superficie.

Estaba claro que cualquier misión de rescate estaría llena de riesgos. Los buzos involucrados en el rescate describieron las condiciones como algunas de las más extremas a las que se han enfrentado.

La decisión de rescatar a los niños se complicó por la muerte de Saman Kunan, veterano buzo de la Armada de Tailandia, que se quedó sin aire cuando regresaba de una operación para entregar tanques de oxígeno a la cueva.

Richard Harris, el anestesiólogo australiano, es uno de los dos únicos anestesiólogos de buceo en cuevas en el mundo.

“No pensé que funcionaría”, dijo Harris a National Geographic. “Esperaba que los dos primeros niños se ahogaran y luego tendríamos que hacer algo diferente. Puse sus probabilidades de supervivencia en cero”.