CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La farsa, el odio y el desconcierto en el Congreso dejaron en evidencia el Washington de Donald Trump

Por Stephen Collinson

Washington (CNN) — Este puede ser el día en que el Washington de Donald Trump finalmente traspasó los límites de la credulidad.

Las armas importantes del gobierno Trump —el secretario de Justicia, William Barr; el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin— recibieron una recepción hostil en el Capitolio de parte de los demócratas ansiosos por contener la presidencia que consideran fuera de control.

El martes terminó una serie de graves luchas constitucionales perfumadas con el olor de la corrupción. Intercambios surrealistas se desarrollaron en el Congreso y dejaron a los testigos balbuceando. Hubo disputas superficiales sobre hechos alternativos.

El extravagante espectáculo abarcó la negación del cambio climático, una disputa sobre Adolf Hitler, la meditación de un senador sobre los actores abusivos de Hollywood y una disputa de estilo escolar entre un alto demócrata y Mnuchin.

La extraña yuxtaposición de lo serio y lo frívolo parecía una metáfora adecuada de cómo la presidencia de Trump ha destruido los antiguos códigos de costumbres y conductas políticas.

En la extraña nueva normalidad de la era Trump, varios altos funcionarios del gabinete se encontraron respondiendo preguntas sobre temas que hubieran parecido impensables en tiempos más convencionales.

Barr se enfrentó a un interrogatorio intenso por sus conclusiones sobre la investigación más seria sobre la conducta presidencial en años, y un informe del fiscal especial Robert Mueller que los estadounidenses aún no han leído.

Mnuchin estaba rechazando las demandas de la publicación de las declaraciones de impuestos de Trump, después de que el presidente rompiera la tradición y se negara a compartirlas con los estadounidenses.

Ambos hombres dejaron preguntas serias sin respuesta que ofrecían amplia evidencia de la alergia de la administración de Trump al escrutinio, que está atando al sistema político.

Su intransigencia ofreció un recordatorio de que, si bien los demócratas en la Cámara de Representantes ahora tienen el deber de supervisión después de las elecciones de mitad de período, hacer uso efectivo de su poder no es nada fácil.

Por una vez, el propio presidente no estaba en el centro de atención más brillante.

Pero Trump tuvo sus momentos, diciendo que un dictador árabe acusado de arrestar y torturar a sus oponentes estaba haciendo un “gran trabajo” y culpar al expresidente Barack Obama por encerrar a niños en jaulas en la frontera sur.

Sin embargo, más que nada, un día de tensiones apenas reprimidas, una desconfianza y una desconexión entre los enemigos que apenas comparten un lenguaje político común ejemplificaron el efecto que el presidente número 45 de Estados Unidos ha tenido en la cultura y el carácter de Washington.

El escándalo de Rusia regresa

La capital aún está reverberando después de la forzada renuncia de la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, el domingo, en una purga de su agencia en la Casa Blanca en medio de una crisis migratoria.

Pero el escándalo de Rusia, que dominó la política durante dos años antes de una breve pausa cuando Mueller terminó su investigación el mes pasado, volvió con fuerza.

Barr provocó una nueva intriga cuando se negó a decir si la Casa Blanca ha visto o verá el informe completo de Mueller antes del lanzamiento de una versión censurada que prometió publicar dentro de una semana.

Su reticencia solo avivó las sospechas demócratas de que el recién llegado secretario de Justicia está interfiriendo con Trump, después de que Barr publicó una carta el mes pasado en la que destaca, lo que dice, son los resultados finales que son en gran medida favorables para el presidente.

Tales dudas no se aliviarán con el testimonio de Barr de que a Mueller se le había dado la oportunidad de revisar la carta antes de que saliera, pero lo rechazó.

Informes de la semana pasada dijeron que los miembros del equipo de Mueller se habían sentido consternados, sintiendo que Barr presentaba inadecuadamente los hallazgos de una investigación que creían que era más perjudicial para Trump de lo que él sugería.

Demócratas furiosos acusaron a Barr de encubrir a su nuevo jefe.

“Es para lo que lo contrataron, que es proteger al presidente”, dijo el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff.

“El presidente quería a su propio Roy Cohn y aparentemente obtuvo uno”, dijo el demócrata de California, comparando a Barr con el abogado de Nueva York y Maquiavelo, quien había sido mentor de Trump en su ascenso como gran capo inmobiliario.

  • Mira: William Barr presentó un documento con las conclusiones de la investigación de Mueller

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, de California, hasta hace poco parte de una mayoría del Partido Republicano que pasó meses tratando de hacer que los documentos públicos resultaran embarazosos para los demócratas, argumentó que el Congreso no supervisaría el informe no censurado.

“¿Crees que mantendrían un secreto? No. Dañaríamos a las personas”, dijo.

El tipo de caos que ahora se está desarrollando en Washington —con estadounidenses enfrentados a estadounidenses y el escepticismo que abunda en la legitimidad del presidente—es el tipo de resultado que Putin solo puede haber soñado al inicio del esfuerzo de interferencia en las elecciones rusas.

Puede que no sea una coincidencia que haya elegido este momento para ofrecer sus comentarios más amplios sobre la investigación de Mueller, que parecen estar calculados para sembrar aún más discordia.

Eligiendo puntos de conversación similares a los de Trump, Putin dijo en San Petersburgo que el escándalo fue “una tontería total dirigida solo a una audiencia doméstica”.

“Es más claro para Trump lo que es una caza de brujas. Conocemos la historia de Estados Unidos. Es una página oscura en la historia de Estados Unidos”, dijo Putin sobre la investigación.

Al igual que Barr, Mnuchin dejó a sus inquisidores demócratas con la impresión de que la Casa Blanca estaba aprovechando algo tras bambalinas.

El secretario del Tesoro reveló que los abogados de su departamento habían consultado con la Casa Blanca antes de que los demócratas presentaran su solicitud ante el IRS para conocer las declaraciones de impuestos de seis años del presidente la semana pasada.

Dado que se supone que el proceso legal subyacente a la solicitud está aislado de la Casa Blanca para evitar interferencias, su respuesta activó las alarmas.

“No lo veo como una interferencia”, dijo Mnuchin, argumentando que su equipo no había seguido órdenes de los abogados de la Casa Blanca.

Incluso los momentos más ligeros del martes enfatizaron la sensación de desconexión gigante que impregna a Washington.

El representante demócrata Mike Quigley de Illinois abrió la audiencia al preguntarle a Mnuchin cómo se había resuelto su apoyo a la Asociación Nacional Deportiva Universitaria (NCAA).

“Soy un fanático más grande del baloncesto profesional”, respondió Mnuchin.

La sensación de malestar entre la administración y los demócratas se desbordó cuando Mnuchin intentó dejar una audiencia posterior para una cita con un alto funcionario de Bahrein.

Después de un intercambio que sonó como una disputa entre un maestro y un estudiante desafiante, Mnuchin le dijo a la presidenta de Servicios Financieros la Cámara,, Maxine Waters, que debía ser despedido formalmente: “Se supone que debes tomar el martillo y golpearlo, eso es lo apropiado … “. La demócrata de California respondió: “Por favor, no me indique cómo debo dirigir esta comisión”.

‘¿Es en serio?’

La muestra más flagrante de la desconexión se produjo en la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes, donde dos viejos toros de Washington, John Kerry y Chuck Hagel, testificaron sobre el cambio climático.

Los republicanos en el panel saludaron a Kerry como una víctima que regresa y está lista para otra discusión en una audiencia que reveló que dos partes rivales trabajan desde una visión contradictoria de los hechos.

El exsecretario de Estado tuvo problemas para creer los ataques organizados por los miembros del Partido Republicano sobre el tema del calentamiento global.

En un momento dado, el representante republicano de Kentucky, Thomas Massie, cuestionó a Kerry por su título en Yale, sugiriendo que alguien que se había graduado en ciencias políticas no estaba calificado para declarar sobre el cambio climático.

“Creo que es apropiado que alguien con un título de pseudociencia esté aquí hablando sobre pseudociencia frente a nuestro comité hoy”, dijo Massie.

Kerry, desconcertado, respondió: “¿Hablas en serio?”

Después de otro intercambio, en el que Massie minimizó el impacto de los humanos en el cambio climático, Kerry respondió, diciendo que “no era una conversación seria”.

“Tu testimonio no es serio”, respondió Massie.

En un signo más siniestro de los tiempos, YouTube se vio obligado a desactivar los comentarios en una transmisión en vivo de una audiencia de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes sobre los delitos de odio después de que se inundara con comentarios racistas y antisemitas.

En un momento polémico dentro de la sala de audiencias, el representante Ted Lieu levantó su teléfono celular para reproducir los comentarios anteriores hechos por una testigo que según él legitimaba a Hitler y actuaba según el sentir nacionalista blanco.

La testigo, Candace Owens, del grupo conservador Turning Point USA, quien posteriormente se distanció de los comentarios, respondió airadamente al demócrata de California.

“Creo que es bastante evidente que el señor Lieu cree que las personas negras son estúpidas y no seguirán el video en su totalidad”, dijo.

Owens acusó a Lieu de sacar sus comentarios fuera de contexto, pero el intercambio fue un recordatorio de que nunca es una buena idea incluir a Hitler en cualquier analogía política contemporánea.

representante-lieu-owens-Cámara-de-representantes

El representante Ted Lieu reproduciendo los comentarios de una testigo en la audiencia en el Congreso el 9 de abril de 2019.

En un giro igualmente extraño en otro tema difícil, el senador John Kennedy ofreció un discurso típicamente florido a un lado en un discurso en el que promociona su proyecto de ley para abordar el acoso sexual.

“No sé cómo los actores en Hollywood tienen tiempo para hacer películas”, dijo el republicano de Louisiana. “Están demasiado ocupados acosándose unos a otros”.

En la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, en un cambio de posición de 180 grados (pues antes atacaba la presidencia y ahora la defiende), Pompeo se presentó para declarar.

En una encarnación anterior como congresista de Kansas, Pompeo fue un maestro de la histriónica en las comisiones, especialmente cuando Hillary Clinton estaba en la silla de testigos.

Ahora que ha tomado su lugar, desdeña este tipo de comportamiento, y hubo tensos intercambios sobre la política de los Estados Unidos en el Medio Oriente y el robo del presupuesto diplomático de Trump, que el senador Chris Murphy, un demócrata de Connecticut, calificó de “locura”.

Pero finalmente, al final de un largo y desalentador día en Washington, hubo un momento raro de cortesía, después de que el senador Chris Coons, un demócrata de Delaware, ofreciera una encuesta sobre los desafíos de la política exterior en África.

“Creo que estoy de acuerdo con todo lo que dijiste allí”, dijo Pompeo.

 

— Donna Borak, Lindy Royce, Manu Raju, Nicky Robertson, Kylie Atwood y Leslie Bentz de CNN contribuyeron a esta historia.