CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Sri Lanka sospecha que un grupo terrorista internacional podría estar tras los ataques de Pascua que dejan casi 300 muertos

Por Jenni Marsh, Julia Hollingsworth

(CNN) — El gobierno de Sri Lanka admitió que no actuó a pesas de recibir múltiples advertencias antes de una serie coordinada de ataques en iglesias y hoteles el domingo de Pascua, y dijo que temía que un grupo terrorista internacional pudiera estar detrás de las atrocidades.

MIRA: Gobierno de Sri Lanka apunta a grupo radical musulmán como posible responsable de los ataques

Un portavoz del gobierno, Rajitha Senaratne, dijo que se recibieron múltiples advertencias en los días previos a los ataques, que dejan por el momento 290 personas muertas y al menos 500 heridos más. CNN conoció que al menos una advertencia se refería a las Naciones Thawahid Jaman (NTJ), un grupo islamista local poco conocido que previamente había desfigurado las estatuas budistas.

Senaratne, quien también es ministro de Salud, dijo que no creía que un grupo local pudiera haber actuado solo. “Debe haber una red internacional más amplia detrás de esto”, dijo.

MIRA: El misterio rodea el origen de los ataques en Sri Lanka

También hubo temor de que hubiera más dispositivos explosivos después del ataque. La policía encontró 87 detonadores en una terminal privada de la principal estación de autobuses en la capital de Sri Lanka, Colombo. Un noveno dispositivo explosivo improvisado (IED) fue desactivado cerca del Aeropuerto Internacional de Bandaranaike en la capital el domingo por la noche.

Se investigarán fallas de inteligencia, dijo Senaratne. “Vimos las advertencias y los detalles que se dieron”, dijo Senaratne en una conferencia de prensa. “Lo sentimos mucho, como gobierno tenemos que decir: tenemos que pedir disculpas a las familias y las instituciones por este incidente”.

La policía arrestó a 24 personas en relación con los ataques suicidas, en el acto de peor violencia que la isla del sur de Asia ha visto desde que terminó su sangrienta guerra civil hace 10 años. Las autoridades de Sri Lanka declararon estado de emergencia desde la medianoche del lunes y dijeron que el martes sería un día nacional de luto.

La mayoría de los muertos y heridos eran de Sri Lanka. De los ciudadanos extranjeros que murieron, ocho eran ciudadanos británicos, dos de los cuales tenían doble nacionalidad estadounidense-británica así como tres indios, dos australianos, dos primos chinos, una persona de los Países Bajos, dos ciudadanos turcos y un ciudadano portugués. Las explosiones parecen haber apuntado a puntos de acceso turístico, así como a las iglesias, en un esfuerzo por ganar la máxima atención mundial.

MIRA: Sri Lanka: ataques con bombas dejan al menos 290 muertos en un “nuevo tipo de terrorismo”

En total, 39 turistas murieron y 28 resultaron heridos.

Después de que el domingo por la noche se filtrara una nota que reveló que se advirtió a la policía sobre un posible ataque del NTJ, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, dijo que la información de inteligencia no había sido compartida con él ni con otros ministros. Sajith Premadasa, ministro de Construcción de Viviendas y Asuntos Culturales, dijo que los funcionarios eran culpables de “negligencia e incompetencia”.

Había dudas de que la NTJ hubiera tenido la capacidad de llevar a cabo un ataque tan sofisticado y coordinado solo. Se sabe que los islamistas transnacionales operan en lugares como Paquistán, Malasia y Filipinas. No está claro si los detalles contenidos en la advertencia coincidieron con las atrocidades que ocurrieron el domingo.

Dhruva Jaishankar, miembro de Estudios de Política Exterior en Brookings India, dijo que se sabe poco sobre el radicalismo islámico en Sri Lanka y que era “prematuro” especular sobre qué organizaciones podrían haber estado involucradas.

Aunque ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad, el ministro de Defensa de Sri Lanka, Ruwan Wijewardene, dijo que el “incidente terrorista” había sido llevado a cabo por seguidores del “extremismo religioso”.

Después de los ataques se impuso un apagón en las redes sociales cuando las autoridades intentaron contener la violencia y establecer quién llevó a cabo los ataques. Se impuso un toque de queda de 8 pm a 4 am hora local.