CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Por qué el encuentro de Vladivostok es un golpe maestro de Vladimir Putin

Por Nathan Hodge

Moscú (CNN) — Se puede perdonar al presidente ruso Vladimir Putin por parecer un poco cansado en el banquete que organizó este jueves para el líder norcoreano Kim Jong Un: el lugar en la ciudad de Vladivostok, en el extremo oriental, está siete zonas horarias por delante de Moscú.

Durante una lujosa cena de estado que incluía ensalada de cangrejo, borscht y una tarta de queso de chocolate adornada con banderas norcoreanas y rusas, tanto Putin como Kim repitieron casi nota por nota muchas de las observaciones de gran envergadura que hicieron sobre la amistad mutua en sus apariciones en la cumbre.

El brindis de Putin, sin embargo, aludió al subtexto de la cumbre: la crisis actual y no resuelta sobre el programa nuclear de Corea del Norte.

“Damos la bienvenida a los pasos del liderazgo de la RPDC para establecer un diálogo con EE.UU. y para normalizar las relaciones entre el sur y el norte de Corea”, dijo. “Venimos de una postura de que no hay otra alternativa más que la solución pacífica de los problemas nucleares y de otro tipo de la región”.

LEE: La administración Trump no pagó a Corea del Norte una factura de 2 millones de dólares por Otto Warmbier

Ese diálogo entre Pyongyang y Washington, sin embargo, ha fallado. En febrero, el presidente Donald Trump abandonó una cumbre en Hanoi con Kim sin un acuerdo conjunto después de que el líder norcoreano insistió en que se levanten todas las sanciones de Estados Unidos contra su país.

La cumbre de este jueves entre Rusia y Corea del Norte también terminó sin una declaración conjunta, una característica típica de tales reuniones de alto nivel entre jefes de estado. Pero lo visual importaba en Vladivostok tal vez tanto como las palabras.

A falta de muchos detalles sobre las reuniones a puerta cerrada, gran parte de la cobertura se centró en los gestos alrededor de la cumbre, incluidos los regalos que evocaban a “Game of Thrones” (los dos líderes intercambiaron espadas adornadas) y el líder norcoreano fue algo siniestro buscando opciones de transporte (Kim llegó de Pyongyang en un tren blindado). Y el hecho de que la cumbre parecía ir según lo planeado era, bueno, una victoria para el Kremlin.

kim-jong-un-vladimir-putin-rusia-corea-norte

Kim Jong Un y Vladimir Putin.

Una vez más, parece que Putin ha podido posicionarse como un importante agente diplomático. En declaraciones a los reporteros tras la cumbre, Putin dijo que estaría transmitiendo los resultados de sus conversaciones con Kim a otros líderes mundiales.

Putin está participando en una cumbre próxima en Beijing, donde dijo que discutiría sobre la cumbre con sus homólogos chinos.

“Por supuesto, hablaré mañana en Beijing con el liderazgo de la República Popular China, pero también discutiremos abierta y francamente la reunión de hoy con el liderazgo estadounidense”, dijo. “No hay secretos aquí, la posición de Rusia siempre está abierta, no hay conspiraciones”.

Y el líder del Kremlin dijo que el propio Kim le pidió al líder ruso que transmitiera su posición al lado estadounidense.

“El propio Kim Jong Un nos pidió que informáramos a la parte estadounidense sobre su posición, sobre los problemas que surgieron para él en relación con los procesos que se están llevando a cabo en y alrededor de la Península Coreana”, dijo.

Eso, entonces, es uno de los principales mensajes del Kremlin desde la cumbre: si quieres resolver algo con conversaciones, entonces es importante hablar con Putin.

Alla Eshchenko, de CNN, contribuyó a este artículo.