CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Uber quiere competir con el transporte público; estos expertos están horrorizados

Por Matt McFarland

(CNN) — Uber derribó la industria de los taxis y ahora quiere una parte del transporte público. Esto ha preocupado profundamente a los expertos en transporte y planificación urbana.

Durante años, al ingresar agresivamente a nuevos mercados, Uber ha mantenido que es un complemento y un aliado del transporte público. Pero ese mensaje cambió a principios de este mes, cuando Uber publicó su documento S-1 antes de su próxima oferta pública inicial.

En la presentación regulatoria, Uber dijo que su crecimiento depende de una mejor competencia con el transporte público, que identifica como un mercado de un billón de dólares en el que puede obtener una participación a largo plazo.

Uber, que perdió 1.800 millones de dólares en 2018, dijo que ofrece incentivos a los conductores para ampliar su red y atraer a los pasajeros que se ubican lejos de los vehículos personales y del transporte público.

LEE: Un conductor de Uber llevó a unos pasajeros al aeropuerto y luego habría intentado irrumpir en su casa

Los expertos en transporte dicen que si Uber se adueña de una gran parte de su mercado objetivo: 7,08 billones de kilómetros de transporte público en los 63 países en los que opera, las ciudades se detendrían, ya que literalmente no habría espacio para moverse en las calles.

“Es un mundo en el que las grandes ciudades esencialmente se derrumban”, dijo Christof Spieler, quien enseña transporte en la Universidad Rice y escribió el libro “Trenes, autobuses, personas”. “Trata de imaginar la isla de Manhattan, y todos los que toman el metro están en un viaje compartido. Simplemente no funciona”.

Las compañías de transporte como Uber han consumido miles de millones de dólares de los inversores para ofrecer viajes baratos. Como resultado, el negocio de los taxis se ha visto devastado y las ciudades se han apresurado a medir los impactos de los desplazamientos, desde la congestión hasta los salarios de los trabajadores. Uber ha apuntado a la investigación que presenta un impacto positivo en la economía y ha adoptado los precios de congestión, una solución popular para los estancamientos entre los urbanistas. Ahora, mientras se prepara para hacerlo público, Uber está pintando una visión aún más grandiosa para los inversores, con una oportunidad de crecimiento masivo para atraer pasajeros que no acceden al transporte público.

Pero los expertos en transporte público advierten que cuando los pasajeros pasan de los autobuses y del metro a los autos y camionetas que comparten el viaje, están ocupando mucho más espacio, lo que lleva a carreteras congestionadas.

“Nos está llevando de regreso a una ciudad donde cada vez hay menos espacio para el transporte público”, dijo Jarrett Walker, un consultor de transporte. “Puede tener sentido seguir esa estrategia [comercial], pero también puede ser una estrategia que está destruyendo el mundo. Sin duda, está destruyendo el mundo urbano”.

Un cambio de los autobuses y trenes públicos a Uber también podría tener un impacto en la calidad de vida de los trabajadores del transporte. Los empleos en el transporte público generalmente se consideran más deseables que conducir para Uber, dadas las diferencias en la compensación y las altas tasas de rotación entre los conductores que realizan el viaje.

En un comunicado, Uber dijo que su objetivo es ampliar y complementar la infraestructura existente de la ciudad.

“A medida que avanzamos hacia nuestra visión de convertirnos en una opción única para el transporte en las ciudades, queremos que los pasajeros tengan la opción correcta a su alcance para cada viaje. Muchas veces, puede ser más rápido o más barato tomar el transporte público que “cualquier otra forma de viaje”, dijo Uber. “Es por eso que hemos comenzado a integrar el tránsito en nuestra aplicación, y por eso continuaremos asociándonos con líderes locales y agencias de tránsito mientras trabajamos para reducir la propiedad de automóviles personales”. El rival de Uber, Lyft, no describió al transporte público como un competidor en su S-1. Pero si bien la misión corporativa puede ser diferente, en la práctica hay poca diferencia, dicen los expertos.

“En términos de los aspectos básicos de cómo funcionan en la ciudad, son lo mismo, compiten por los mismos viajes y usan la misma cantidad de espacio en la calle”, dijo Spieler.

LEE: Riesgo y estrés, así se vive en la Unidad de Investigaciones Especiales de Uber

Lyft se describió a sí mismo en un comunicado como una parte valiosa de los sistemas de transporte multimodal que permiten a las personas vivir sin tener un auto.

“Lyft confía en que nuestro servicio sea un complemento del transporte público”, dijo la portavoz Alexandra LaManna. “Estamos comprometidos a lograr un cambio positivo para nuestras ciudades al promover la equidad en el transporte a través de viajes compartidos, sistemas de bicicletas compartidas, scooters eléctricos y asociaciones de transporte público”.

Bruce Schaller, un consultor de transporte que ha investigado el impacto de este modelo en el transporte público, espera que las ciudades se vean obligadas a intervenir y agregar restricciones a los servicios de transporte como Uber para evitar consecuencias negativas. La ciudad de Nueva York, por ejemplo, ha limitado el número de vehículos para estos servicios y está desarrollando precios de congestión, una tarifa adicional por conducir en una parte de la ciudad.

La cantidad de pasajeros en el transporte público está disminuyendo a nivel nacional, lo que dificulta el pago de un atraso de mantenimiento de 90.000 millones de dólares, según un estudio del Departamento de Transporte de EE.UU.

Jeff Speck, un planificador urbano y autor del libro ‘Reglas de la ciudad para caminar: 101 pasos para hacer mejores lugares’, dijo que se sentía personalmente herido por la nueva franqueza de Uber en el transporte público.

Speck dijo que habló en la sede de Uber en San Francisco en octubre de 2017 y habló con los empleados sobre el peligro de diseñar excesivamente las ciudades alrededor del transporte de automóviles.

“Fui una de las muchas personas que fueron engañadas por eso, ‘al menos sus intenciones fueron buenas'”, dijo Speck. “Hay muchas personas en Uber que realmente creyeron esa línea sobre el tránsito, y siento curiosidad por cómo se sienten en este momento”.

LEE: Universitaria se subió a un auto que ella creía que era su Uber, según la policía. Acabó muerta en un campo