CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Irán

A Irán le viene muy bien ser culpado por el ataque al petrolero en el Golfo de Omán

Por Sam Kiley

Abu Dhabi (CNN) — En el no tan misterioso misterio sobre los barcos petroleros en el Golfo de Omán, hay dos sospechosos principales en los atentados contra petroleros en el Golfo de Omán. Pero sea quien sea el responsable, solo hay un país que se beneficia de estos ataques: Irán

Y a pesar de que Irán niega ser responsable por esto, ser culpado por estos ataques le viene muy bien.

No es sorprendente que Teherán haya anunciado un aumento en la producción de uranio poco enriquecido. Ambas medidas ayudan a los gobernantes de Irán a convertir una brecha entre Estados Unidos y sus aliados más poderosos en Europa en un abismo.

También hace entender el punto que, independientemente de lo que pueda pensar Estados Unidos (y sus aliados Arabia Saudita e Israel), la fuerte presión económica sobre Irán puede tener consecuencias peligrosas.

Ya hay consternación en las capitales europeas por el retiro unilateral de Estados Unidos del acuerdo internacional que comprometió a Irán a detener cualquier supuesto desarrollo de armas nucleares.

El acuerdo fue firmado en 2015 por Rusia, Francia, Reino Unido, China, Alemania y Estados Unidos. Solo Estados Unidos, bajo el presidente Donald Trump, se alejó de él, aunque todas las partes acordaron que Irán estaba cumpliendo con sus obligaciones en virtud del acuerdo.

Irán sigue cumpliendo, pero ha amenazado con aumentar su producción de materiales nucleares más allá del umbral de cumplimiento para fines de mes.

Entonces, los europeos tienen que, hasta entonces, de alguna manera llevar a Estados Unidos a la idea de que valdría la pena reducir la escala de sanciones y reanudar las conversaciones con Irán.

Al recibir las nuevas credenciales del embajador de Francia en Irán, el presidente Hassan Rouhani advirtió que «Francia y el resto de los miembros del acuerdo nuclear tienen muy pocas posibilidades de cumplir con su obligación histórica de mantener el acuerdo. El colapso del acuerdo con Irán no está en los intereses de Irán, Francia o el resto del mundo», según la agencia de noticias semioficial de Irán, Fars.

Con el colapso del acuerdo se corre el riesgo de que Estados Unidos le ponga más sanciones a Irán, o algún tipo de acción militar de Washington contra la industria nuclear de Irán (al menos).

Y si eso es lo que depara el futuro, los supuestos ataques con minas en el Golfo son una advertencia.

Los otros países, o alianzas, con un motivo para bombardear los barcos en el Golfo son Estados Unidos e Israel, según funcionarios iraníes. Dado que el Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, ha pedido personalmente un cambio de régimen, y dado que los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido mintieron en la guerra en Irak hace unos 16 años, dicen que no es inconcebible que los ataques al Golfo sean una operación negra de «bandera falsa» destinada a generar un casus bellum.

Pero la realidad es, e Irán lo sabe tan bien como Estados Unidos, que una guerra contra Irán sería catastrófica. Las fuerzas estadounidenses no son lo suficientemente poderosas en la región como para contemplar una guerra convencional, y mucho menos para enfrentar el conflicto asimétrico que, según advirtieron los iraníes, involucraría a milicias pro Teherán en ataques contra Estados Unidos y sus aliados desde Arabia Saudita hasta Israel e Iraq.

Entonces, hay un motivo de Estados Unidos, pero un escenario poco probable.

Estados Unidos, Arabia Saudita y Reino Unido están convencidos de que fueron las fuerzas iraníes las que, de alguna manera, plantaron minas magnéticas en los cascos de los barcos en movimiento y los hicieron explotar. Y se hizo tan hábilmente que no se derramó una gota de petróleo.

Estados Unidos está enviando 1.000 soldados a la región después de que la Marina de Estados Unidos filmara la remoción de lo que dijeron que era una mina sin explotar desde el casco de uno de los barcos afectados por la armada iraní. Las fotografías publicadas por Estados Unidos del daño al Kokuka Courageous se usaron para reforzar las acusaciones de que Irán estaba detrás de los ataques.

Aceptar que los iraníes cometieron el crimen significa aceptar sus motivos para el acto, y que puede volver a cometer este acto.

Si Irán es responsable, el motivo es claro: señalar de manera segura al mundo que está muy enojado por las recientes sanciones punitivas de Estados Unidos que limitaron sus exportaciones de petróleo y paralizaron su economía; para indicar aún más que puede causar daños económicos a los aliados de Estados Unidos en Arabia Saudita y el resto del Golfo, que exportan alrededor de un tercio del petróleo del mundo a través de un estrecho canal de 30 kilómetros de ancho; y para notificar que puede pellizcar la garganta de Hormuz en cualquier momento.

Los dueños de los barcos ya están enfrentando un aumento en las primas de seguro para atravesar el Estrecho, y los comandantes navales estadounidenses y británicos les están aconsejando que sigan rutas lo más lejos posible de la costa iraní.

Irónicamente, al negar cualquier papel iraní en los ataques con minas, el secretario general de las fuerzas armadas de Irán explicó la capacidad militar de su país.

«Si la República Islámica de Irán quería bloquear la exportación de petróleo a través del Golfo Pérsico, puede hacerlo POR la fuerza y en público», dijo.

Bahréin, Kuwait, Omán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita son el cuarto mayor mercado de exportación de la Unión Europea.

Irán no puede permitirse un conflicto económico, mucho menos una guerra real. Y tampoco puede nadie más. Pero al ser culpado por un crimen, tiene el mejor motivo para cometer, pide la ayuda de Europa para eliminar su motivo, o corre el riesgo de que llegue el peor momento.