CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Japón

Japón ahorca a dos asesinos en las primeras ejecuciones en el país en 2019

Por Emiko Jozuka, Yoko Wakatsuki

Tokio (CNN) — Dos hombres condenados a muerte por múltiples asesinatos han sido ejecutados en Japón, la primera vez que la pena de muerte se ha utilizado en el país este año.

Koichi Shoji, de 64 años, y Yasunori Suzuki, de 50, fueron ejecutados ahorcados el viernes, llevando el número total de ejecuciones bajo el gobierno del primer ministro Shinzo Abe a 38 desde que asumió el cargo en 2012.

MIRA: Gobierno federal de EE.UU. restablece la pena de muerte y programa la ejecución de 5 presos

“Estos son casos extremadamente crueles que toman preciosas vidas de las personas que no tienen fallas. He ordenado la ejecución de la pena de muerte después de considerarla doblemente prudente”, dijo el ministro de Justicia Takashi Yamashita.

Las ejecuciones se realizan en secreto en Japón, sin previo aviso al prisionero, su familia o representantes legales, según Amnistía Internacional.

Los prisioneros a menudo solo se enteran de su ejecución unas horas antes de que tenga lugar.

La pena capital generalmente se reserva para aquellos que han cometido múltiples asesinatos. Todas las ejecuciones se llevan a cabo con ahorcamientos.

MIRA: Japón ejecuta al líder y a otros siete miembros del culto Shoko Asahara por ataque con gas sarín en 1995

Shoji robó y mató a dos amas de casa en la prefectura de Kanagawa en 2001 junto con su novia. Suzuki fue acusado de robar y asesinar a tres mujeres en asaltos separados dentro de un período de un mes en 2004.

El Código de Procedimiento Penal de Japón establece que la pena de muerte debe aplicarse dentro de los seis meses posteriores a la emisión de la sentencia, pero ese casi nunca es el caso.

El controvertido sistema llegó a los titulares mundiales en julio del año pasado cuando 13 miembros del culto Aum Shinrikyo, que llevó a cabo el mortal ataque con gas sarín en 1995 en el metro de Tokio, fueron ejecutados.

Japón y Estados Unidos son las dos únicas democracias desarrolladas que tienen pena capital. Alrededor de 170 estados han abolido o suspendido las ejecuciones desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas solicitó una moratoria universal de la pena de muerte en 2007.

El año pasado, la Federación de Asociaciones de Abogados del país pidió que se aboliera el sistema de pena capital de Japón. por 2020.