CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Nuevos detalles revelan una amarga división entre Epstein y el duque de York

Por Vicky Ward

(CNN) — El 19 de agosto, el Palacio de Buckingham emitió una declaración firmada por el príncipe Andrés, el duque de York, que enfatizó el distanciamiento de la realeza británica del fallecido financiero Jeffrey Epstein.

“Su Alteza Real deplora la explotación de cualquier ser humano y la sugerencia de que toleraría, participaría o alentaría tal comportamiento es aborrecible”, se indicó en una parte.

La declaración se produjo días después de que The Mail On Sunday publicara imágenes de video granuladas que según el periódico británico mostraban al príncipe en la puerta de la casa de Epstein en Manhattan en 2010.

Para entonces, Epstein era un delincuente sexual registrado que había evitado un juicio federal en ese momento y solo estuvo 13 meses en la cárcel por cargos de prostitución estatales por su participación con niñas menores de edad. Fue acusado de pagar cientos de dólares en efectivo a niñas de tan solo 14 años para tener relaciones sexuales con él en su casa del Upper East Side y su propiedad en Palm Beach, Florida, y pagó a algunas de sus víctimas para reclutar a otras niñas para que él abusara de ellas.

En 2015, una de las acusadoras de Epstein, Virginia Roberts Giuffre, dijo en un tribunal federal que se vio obligada a tener relaciones sexuales con el príncipe cuando era menor de edad. El príncipe Andrés ha “negado enfáticamente” cualquier contacto sexual con Virginia Roberts.

Si bien la declaración tenía la intención de aclarar los detalles de una relación que había plagado al príncipe británico durante casi una década, la realidad es que había terminado años antes en una dramática cadena de eventos, algunos de los cuales nunca antes se habían contado.

La amistad de más de una década entre el príncipe Andrés y Epstein, quien murió por suicidio en su celda el 10 de agosto, terminó en la primavera de 2011, cuando Epstein amenazó con emprender acciones legales contra la ex esposa del príncipe Andrés, Sarah Ferguson, la duquesa de York.

Fotografía en la que aparece el duque de York con Virgina Guifre, una de las mujeres denunciantes de Epstein, y Ghislaine Maxwell, acusada de ayudar a Jeffrey Epstein a conseguir y “preparar” jóvenes menores de edad como supuestas esclavas sociales.

Según entrevistas con tres personas con conocimiento directo de los eventos, Epstein se enfureció a fines de febrero de 2011 después de que el New York Post publicó una fotografía del príncipe caminando en Central Park con Epstein a fines de diciembre de 2010.

El artículo adjunto, titulado ” Prince & Perv generó un aluvión de publicidad negativa sobre la amistad de un año del príncipe con Epstein. El 7 de marzo de 2011, Sarah Ferguson admitió públicamente que había aceptado GBP 15.000 ($ 9.305) de Epstein para ayudar a pagar a un empleado a quien debía dinero.

Siguiendo el consejo de su publicista, James Henderson, la duquesa dio una entrevista al Evening Standard de Londres en la que expresó un arrepentimiento extremo por su falta de juicio al aceptar los fondos de Epstein. Con la entrevista, puso una clara división entre ella y Epstein. “Odio la pedofilia”, dijo, y agregó que no tenía conocimiento de las supuestas relaciones de Epstein con niñas menores de edad cuando tomó el dinero.

De acuerdo con Henderson, la reacción de Epstein ante la declaración de Ferguson fue rápida y dramática. Primero Henderson recibió lo que describió como una llamada telefónica “profundamente desagradable” de Epstein, quien amenazó a Henderson con una demanda por difamación si no se emitía una declaración que retractara la palabra “pedófilo”.

Quién es quién entre los poderosos amigos, asociados y presuntos cómplices de Jeffrey Epstein

“Fue tan desagradable que me quedé un poco aturdido y guardé su número para no tener que volver a atender una llamada de él”, dijo Henderson a CNN.

Luego, la duquesa recibió una carta amenazando con acciones legales de un abogado de Epstein y exigiendo una retractación, según Henderson. La carta fue enviada al abogado de Ferguson en Schillings en Londres, según Henderson, quien dice que aconsejó a la duquesa que no retractara su declaración.

Poco después, Epstein, que había contratado los servicios de la firma de publicidad de Los Ángeles Sitrick & Company años antes, ahora recurrió a Sitrick para obtener ayuda con el caso. El director y fundador de la firma, Michael Sitrick, dijo que a su vez recomendó que Epstein contratara a un nuevo abogado, el abogado Reino Unido Paul Tweed, experto en casos de difamación.

Esa solución no funcionó. Sitrick terminó demandando a Epstein por no pagar sus cuentas, y Tweed finalmente dejó de trabajar para él también. Tweed le dijo a CNN que dejó de trabajar en el asunto después de que “mis consejos no fueron aceptables para Epstein”.

De acuerdo con los documentos judiciales relacionados con la demanda de Sitrick contra Epstein y obtenidos por CNN, los empleados de Sitrick, en consulta con Tweed, intentaron construir un lenguaje para proponerle a Fergie que sirviera como una especie de retractación por parte de la duquesa de York.

En un momento, Henderson dice que le mostraron un borrador de declaración que pedía una retractación de cada uno de los comentarios de la duquesa.

Finalmente, todo fue en vano. Por consejo de Henderson, la duquesa nunca se retractó de sus declaraciones. Los registros muestran que en 2014 Sitrick demandó a Epstein por el pago de más de 71.000 dólares en facturas impagas y recibió un fallo en su favor.

En un poco de ironía, mientras el incidente marcó el final de la relación entre Epstein y el príncipe Andrés, también condujo a una amistad entre Tweed y la ex pareja real. Tweed fue fotografiado la semana pasada jugando al golf con el príncipe Andrés.

La duquesa había quedado tan impresionada por su tenacidad en 2011 que terminó contratándolo unos años más tarde, según Henderson.

Sin embargo, el problema de Epstein ha seguido afectando al duque de York, especialmente desde que las acusaciones de Giuffre se hicieron públicas en 2015. (Una fotografía del duque con su brazo alrededor de la cintura de Giuffre supuestamente tomada en 2001 apareció por primera vez en el medio británico Mail on Sunday en 2011).

Un juez federal dictaminó que algunos documentos relacionados con el caso podrían ser revelados.

Los abogados de Giuffre han pedido una reunión con el duque para explorar su relación con Epstein. No respondió a sus solicitudes, según los abogados de Giuffre. El Palacio de Buckingham reiteró su declaración de que el príncipe Andrésnunca había tenido ninguna forma de contacto sexual con Giuffre.

El viernes 20 de septiembre, Giuffre reiteró sus acusaciones sobre el príncipe Andrés en Today Show de NBC, donde apareció con otras cinco presuntas víctimas de Epstein. En el segmento, Giuffre relata un incidente en el que fue a un club en Londres con Epstein, su amigo cercano Ghislaine Maxwell y el príncipe Andrés. En el viaje en auto desde el club, Giuffre dijo que Maxwell le dijo que el príncipe volvería a su casa y que quería que ella “hiciera para él lo que tú haces para Epstein”.

“Simplemente no podía creerlo”, dijo Giuffre Roberts a NBC. “No podía creer que incluso la realeza estuviera involucrada”.

En un comunicado a CNN, el Palacio de Buckingham dijo que “se niega enfáticamente que el duque de York haya tenido alguna forma de contacto o relación sexual con Virginia Roberts. Cualquier afirmación en contrario es falsa y sin fundamento”.