CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Breaking News

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias anuncian preacuerdo de un "gobierno de coalición"

500 años de La Habana

¿Planeas visitar La Habana? Algunos locales comparten sus consejos

Por CNN

Nota del editor: Las guías de los locales de CNN se verifican exhaustivamente para garantizar su precisión. Sin embargo, dada la naturaleza fluida de la industria de viajes, algunos listados pueden quedar obsoletos antes de que las guías puedan actualizarse. Lo que te recomendamos es confirmar la información actual en los sitios web oficiales antes de hacer planes para visitar cualquier negocio o atracción.

(CNN) — Exótica, misteriosa, vibrante. La Habana está impregnada de un esplendor desgastado por el tiempo.

La cautivadora capital de Cuba es el hogar de 2 millones de habitantes; La Habana se asemeja a un escenario de Hollywood, alguna vez glamuroso, pero ahora con un halo de envejecimiento, aunque con mucha acción para los viajeros que se preguntan qué hacer en La Habana.

La Habana Vieja está desbordada de castillos coloniales, conventos y plazas adoquinadas. Autos Detroit con alerones lo suficientemente afilados como para herir a alguien pasean frente al Malecón. Y el cabaret Tropicana, una extravagancia sensual cargada de salsa, recuerda el apogeo prerrevolucionario del pecado.

Bienvenido al comunismo, estilo caribeño. Socialismo y sensualidad.

La autenticidad de La Habana es única: una amalgama fascinante de colonialismo, capitalismo y comunismo. También es excepcionalmente encantador.a No querrás dormir por perderte una experiencia vital mientras exploras las calles embrujadas por el fantasma del escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Incluso antes de la llamada telefónica entre el presidente Barack Obama en diciembre de 2015 con el entonces presidente cubano Raúl Castro, que reflejaba la primera comunicación a nivel presidencial con Cuba desde la revolución cubana, La Habana ya estaba atravesando un cambio dramático.

Los restaurantes en hogares privado (llamados “paladares”) han estado mejorando la escena gastronómica durante años. Los sofisticados hoteles boutique que exudan el estilo colonial de Miami fueron llenados durante un corto periodo de tiempo por visitantes estadounidenses gracias a la licencia “de persona a persona”, que fue derogada en junio de 2019 por el gobierno del presidente Donald Trump. Pero aún están llenos de turistas latinoamericanos, canadienses y europeos.

El presidente Barack Obama habla con el presidente Raúl Castro desde la oficina oval de la Casa Blanca.

Esto es lo que debes hacer en La Habana:

Hoteles

Lujo

Hotel Saratoga

Los inversores europeos expertos están detrás del glamoroso Saratoga, el hotel de primera clase en La Habana. Su fachada colonial es justo eso: dentro hay habitaciones cavernosas con un estilo elegante y comodidades del siglo XXI. Es el único hotel de La Habana con wifi gratuito.

La piscina de la azotea tiene una terraza para descansar y broncearse, perfecta para planificar qué hacer en La Habana. En Anacaona, el restaurante de temática árabe, puedes fumar un cigarro y tomar un cóctel en el entrepiso que tiene iluminaciones de neón.

Hotel Nacional

Hotel Nacional de La Habana.

Elevándose sobre el Malecón frente al mar, esta gran dama emblemática se promociona como el mejor hotel de la ciudad. A lo largo de las décadas, un desfile de huéspedes de primera clase, desde Al Capone hasta Naomi Campbell, se han hospedado aquí.

Las habitaciones están un poco gastadas. Las habitaciones de nivel ejecutivo son mejores y valen la pena. El vestíbulo de temática árabe ofrece una excelente fotografía arquitectónica. Cigarros y mojitos en el bar del patio son un buen precursor de la excitación del Cabaret Parisien del hotel.

Mira: Ilustres visitantes que han ido a La Habana

Rango medio

Hostal Los Frailes

Hostal Los Frailes. (Christopher Baker)

A pasos de la Plaza Vieja en el corazón de Habana Vieja, este encantador boutique juega con un tema monástico, incluido el personal que está vestido con hábitos de monjes. Sin embargo, aquí no hay austeridad medieval: las habitaciones tienen todas las comodidades modernas.

Un cuarteto animado toca en el bar del vestíbulo. Sitios históricos rodean el hotel. La plaza cercana tiene galerías de arte, museos y una taberna.

Presupuesto bajo

Hostal Valencia

Aquí tienes la antigua casa de un conde español cuya planta baja ha sido convertida en un restaurante de paella y un bar bistró y su nivel superior en habitaciones llenas de antigüedades con pisos de mármol fresco. ¿El resultado?

Una belleza a precio de ganga en pleno barrio colonial. Cada habitación es distinta. Muchos tienen balcones con vista a la calle, aunque algunos carecen de aire acondicionado, y el agua caliente nunca está garantizada.

Dónde cenar

La Guajira

Amado por los diplomáticos de La Habana, los expatriados golosos y los visitantes VIP, el restaurante más moderno de Cuba está reservado todas las noches de la semana. Su escenario, el tercer piso de un edificio casi abandonado pero fotogénico en el arenoso distrito de Cerro, pertenece a una película de Fellini. El ambiente acogedor se ve realzado por obras de arte originales y carteles que adornan las paredes.

El propietario Enrique Núñez ha vivido en España y aporta al menú un savoir-faire europeo, como los medallones de pollo y cerdo con miel y mostaza en salsa de mango. Es posible que reconozca a La Guardia como el escenario de la exitosa película “Fresa y Chocolate”. Después de decidir qué hacer en La Habana, este es un buen lugar donde podrías comer.

  • La Guajira, Calle Concordia 418, Centro Habana; +53 7 866 9047

Café Laurent

Este paladar recientemente abierto (“paladares” son restaurantes privados, a menudo ubicados dentro de las casas de los propietarios) ocupa un ático en la azotea en el distrito del Vedado.

Aquí se sirve la mejor comida de la ciudad con un menú cambiante. El brownie de chocolate es excepcional.

Hay una hermosa terraza de cócteles con espectaculares vistas del edificio Focsa. La decoración de estilo retro encajaría bien en South Beach de Miami, razón suficiente para ponerse ropa más elegante. Los precios son una ganga absoluta, y el servicio es perfecto.

  • Restaurante Paladar Cafe Laurent Habana, Calle M # 257 19 y 21 Vedado, Havana 10400 Cuba; +53 7 831 2090

Le Chansonnier

El exterior hastiado de una mansión Beaux Arts desmiente la belleza colonial y contemporánea de este restaurante privado lujosamente decorado: es la impecable concepción del propietario Héctor Higueras.

Las influencias francesas se fusionan con ingredientes cubanos en el cambiante menú. El pulpo en tinta de calamar o la pechuga de pollo con salsa de tamarindo es memorable cuando está disponible.

Hay música en vivo y, algo raro en Cuba, el comedor principal es para no fumadores. Los fumadores tienen su propio espacio privado, mientras que los románticos pueden solicitar la mesa en la terraza.

Atelier

Un trío de hermanos conjuró una mansión centenaria idiosincrásica en este paladar cosmopolita sobre un edificio de apartamentos de cinco pisos. Los expatriados acuden aquí: su mejor indicador de aprobación en La Habana. Los chefs no tienen miedo de experimentar, desde pato confitado hasta un delicioso filete de solomillo con mousse de camarones y apio.

Los menús diarios están garabateados en tarjetas de racionamiento cubanas. Las porciones, sin embargo, no te dejarán con hambre. Puedes pasar el rato en un amplio balcón con sofás acolchados y rellenos de hormigón.

Atelier- Restaurante Paladar en Habana Cuba, Calle 5ta., No. 511 altos, entre Paseo y 2 Vedado, Havana 10400 Cuba; +53 7 836 2025

La Torre

Con las mejores vistas de la ciudad, este restaurante estatal en el piso 33 del edificio más alto de La Habana tiene paredes de vidrio envolventes que te dan una perspectiva panorámica.

El lado sur ofrece las vistas más alucinantes. Es un buen lugar para mirar durante mucho tiempo mientras decides qué hacer en La Habana.

El menú combina productos básicos continentales y cubanos. Los platos clásicos son ropa vieja (carne de res estofada con arroz blanco y verduras) o filete de pescado escalfado en vino blanco, seguido de los mejores profiteroles de la ciudad.

  • La Torre, M esquina 17 Vedado Edificio Focsa Piso 36, Havana Cuba; +53 7 832 2451

El Aljibe

Este restaurante sirve quizás el mejor pollo asado (en salsa de naranja) en La Habana. Claro, el menú a la carta tiene algo para cada paladar, pero el plato de pollo casero con todos los adornos es la mejor opción para aquellos con gran apetito.

Este restaurante al aire libre con techo de paja en el distrito Tony Miramar tiene una gran lista de vinos, además de una tienda de cigarros. El servicio puede ser lento cuando llegan los grupos.

Los Nardos

La larga fila para entrar a este restaurante lo dice todo. Subiendo un conjunto de escaleras derrumbadas en un edificio igualmente derruido frente al Capitolio, este lugar escondido ofrece porciones colmadas de productos básicos cubanos.

Los favoritos incluyen gambas al ajillo y langosta en salsa catalana. La sangría de la casa es buena y sirven jarras para los grupos.

El restaurante semiprivado es administrado por la Asociación Española de Asturias, por lo que el servicio es constante. El mejor lugar para sentarse es la sala principal en el segundo piso, con sus muebles de madera hechos a mano.

Coppelia

Los cubanos adoran los helados y este es un santuario que ocupa una manzana entera en el corazón del Vedado, cerca de hoteles clave. Por desgracia, los extranjeros son relegados a su propia pequeña sección y se les cobra 1 CUC por cucharada (casi un dólar).

Los visitantes inteligentes se harán amigos de los cubanos en la fila y se unirán a ellos en una de las frondosas secciones del parque o, en los días lluviosos, en un edificio que parece una nave espacial de la era de los años 50. Aquí, solo cinco pesos comprarán un cuenco lleno de deliciosos helados.

¡Felicidades! Acabas de experimentar un rito de iniciación cubano con un verdadero estilo habanero.

  • Heladeria Coppelia, Calle 23 y L Vedado Cuba; +53 7 832 6149

Vida nocturna

Tropicana

Claro, la Revolución cerró los clubes de striptease, pero el paganismo con tacones de aguja todavía gobierna en el cabaret más elegante (y más grande) al estilo Las Vegas de La Habana. Más de 200 artistas sacuden, vibran y cantan en esta excitación al aire libre con retro redux.

Casa de la Música

El club de baile más popular de La Habana atrae a aficionados que realmente saben cómo azotar baldosa, y no tienen miedo de invitar a bailar a novatos extranjeros. Las bandas más populares de Cuba a menudo actúan aquí. Los principales grupos no salen al escenario sino hasta después de la media noche, una buena justificación para tomar una siesta por la tarde.

Casa de la Musica, Ave. 20 No. 3308 esq. a 35, Miramar, Havana Cuba; +53 7 204 0447

Taberna de la Muralla

En esta cervecería de La Habana Vieja los asientos se derraman sobre la Plaza Vieja.

Se puede alentar a los aspirantes dedicados a saber que la operación se creó y está gestionada conjuntamente por austriacos. Aquí se sirve una refrescante pilsner y una cerveza oscura más abundante. Los bebedores pueden pedir una dispensa de tres litros: un cilindro de vidrio alto con un grifo y un tubo central lleno de hielo para mantener fría la cerveza.

Café Concierto Gato Tuerto

Aquí sientes que estás esperando a que Frank Sinatra y el Rat Pack aparezcan en esta elegante inmersión al estilo de los años 50, a pasos del Hotel Nacional. Cualquier noche es ideal para la música en vivo: los actos pueden abarcar desde boleros sensuales hasta funk y reggaeton.

Es un gran lugar para citas, aunque carece de espacio para bailar y puede que haya mucho humo. Aún así, es un gran lugar para poner en la lista cuando piensaa qué hacer en La Habana. Hay un restaurante en la planta superior, pero el club se llena, por lo que tendrás que comer temprano si quieres un asiento principal para el espectáculo.

Compras / Atracciones

Habana BusTour

Si quieres tener una vista general de la ciudad y saber qué hacer en La Habana, no hay mejor opción que montarte en un descapotable de dos pisos en cualquier parte del circuito HabanaBusTour. La tarifa (5 cucs, unos 5 dólares) es válida por 24 horas, y puedes subir y bajar en cualquiera de las 44 paradas. Si quieres ir a la playa, sube a una sola estación en el Parque Central y dirígete a las Playas del Este.

Plaza Vieja

La más mágica de las cuatro plazas principales del barrio colonial surgió recientemente de una restauración de una década. Edificios centenarios a cada lado ahora brillan como dulces de piedra.

Entre tu lista de cosas obligatorias para hacer debes incluir el Museo de Naipes y el Planetario. Un ascensor sube a la azotea del Edificio Gómez, donde puedes disfrutar de una visión de 360 grados de la vida en tiempo real vista a través de una Cámara Oscura. Y para cerrar la jornada, qué tal una cerveza bien fría en la Taberna de la Muralla.

Museo Nacional de Bellas Artes

Ubicado en una impresionante estructura modernista de la década de 1950, el Museo de Bellas Artes de tres pisos te cautivará con sus mejores pinturas, litografías y esculturas que abarcan cuatro siglos.

Lo más destacado es la colección del siglo XX que exhibe nombres sagrados como Armando Menocal, Wifredo Lam y René Portocarrero.

Plaza de la Revolución

Atrás quedaron los días en que Fidel embrujó a las multitudes aquí con su complicada oratoria, pero esta vasta plaza te dejará sin aire.

Entre los lugares de interés más importantes está la estatua de mármol de 18 metros de altura del héroe nacional José Martí frente al palacio de gobierno (donde los hermanos Castro planeaban la política estatal).

También está el icónico rostro de cinco pisos de altura del Che Guevara pegado, apropiadamente, a la fachada del espeluznante Ministerio del Interior. Si es posible, programa tu visita para el Desfile del Primero de Mayo.

Museo Ernest Hemingway

El santuario definitivo para los fanáticos de “Papa” es la antigua casa del autor de Finca Vigía, ganador del Premio Nobel, en las afueras del sureste de la ciudad, a 30 minutos en auto.

La finca en la cima de la colina se mantiene tal como la dejó Hemingway, con sus valiosas posesiones in situ. Sin embargo, en realidad no puedes entrar. Miras a través de puertas y ventanas abiertas. Su barco de pesca deportiva, “Pilar”, está colocado sobre pilotes en el jardín.

Playas del Este

Los fines de semana calurosos, la mitad de La Habana parece dirigirse a las “Playas del Este” para broncearse, divertirse y coquetear. Arenas blancas como el azúcar se disuelven en aguas turquesas perfectas para relajarse y nadar; en invierno puedes encontrar medusas en el agua.

Puedes alquilar botes a pedal y windsurf. En los ranchitos con techo de paja venden pescado a la parrilla y ofrecen un respiro del calor. Tarará es la sección más bonita y tiene la mayoría de las instalaciones, pero cobra por la entrada (10CUC, unos 10 dólares).

Las Terrazas

Esta comunidad sostenible es donde los habaneros se dirigen a un soplo de aire fresco de montaña. Las rutas de senderismo y las fincas cafeteras de la época colonial esperan que las explores, y los guías especializados en observación de aves te llevarán en busca del tocororó, el ave nacional. Vale la pena detenerse en el agradable estudio del artista paisajista Lester Campa. Puedes almorzar al aire libre en la Fonda de Mercedes y tomar un capuchino en el Café María.

Las Terrazas, Autopista Nacional Habana-Pinar del Río, Kilómetro 52; +53 48 57 8600

Parque Nacional de Viñales

Nada en Cuba compite con el Valle de Viñales por su belleza escénica. Es un destino popular para los fanáticos de la naturaleza que caminan, montan a caballo y contemplan espectaculares formaciones de piedra caliza llamadas mogotes.

El mejor momento para visitar este lugar es el invierno, cuando los campos están plantados; o primavera, cuando se cosecha el tabaco.

Parque Nacional de Viñales, 26 kilómetros al norte de Pinar del Río y 212 kilómetros al oeste de La Habana.