CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

La cirugía plástica inspirada en filtros y aplicaciones de edición de fotos no va a desaparecer

Por Samantha Murphy Kelly

(CNN Business) — A lo largo de los años, una serie de publicaciones han cubierto la controvertida tendencia de las cirugías plásticas inspiradas en filtros de fotos en las redes sociales, con titulares que la llaman “preocupante”, “perturbadora” y “desesperada”.

Sin embargo, esa tendencia, a menudo denominada “Dismorfia de Snapchat”, sigue creciendo a pesar de las preocupaciones, dicen los expertos.

Algunos, como la ejecutiva de relaciones públicas Karla Barbosa, están abrazando con orgullo el concepto. Recientemente transmitió su tratamiento de un facial de microinfusión de oro —un procedimiento que utiliza pequeñas agujas para reducir el tamaño de los poros y con la intención de hacer que la piel se vea retocada— a sus más de 31.000 seguidores.

“Es como un filtro de la vida real para tu cara”, escribió en su publicación de Instagram. “En serio. PIEL DE VIDRIO”.

Los filtros de Snapchat podrían afectar tu autopercepción 0:47

Así le explicó Barbosa a CNN Business: “Si quieres ajustar un poco más una foto para sentirte un poco más seguro … u obtener un relleno facial o de botox para que te sientas más seguro … eso depende de la persona y cómo ellos se sientan”.

La doctora Lara Devgan, cirujana plástica de Barbosa en la ciudad de Nueva York, cuyos videos de faciales de microinfusión de oro han recibido miles de Me gusta en Instagram, le dijo a CNN Business que la mitad de sus pacientes ahora ingresan a su consulta con imágenes de referencia de ellos mismos editados o filtrados. En lugar de pedir la nariz o la barbilla de cierta celebridad, los pacientes ahora están trayendo fotos editadas de sus propios rostros, dijo Devgan.

La Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos confirmó que anécdotas como esta son cada vez más comunes entre los cirujanos plásticos en todo el país, pero no pudo compartir ningún dato específico sobre la tendencia en este momento.

La tendencia de recibir procedimientos cosméticos inspirados en fotos editadas publicadas en sitios como Instagram y Snapchat ha sido objeto de escrutinio por perpetuar potencialmente una obsesión poco realista con la corrección de fallas subjetivas. El término Dismorfia de Snapchat está relacionado con una afección de salud mental llamada Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) en el que una persona puede pasar horas pensando en sus defectos físicos menores o percibidos, ya sean imperfecciones de la piel, peso o una sonrisa torcida. El TDC, que a menudo causa angustia emocional e interfiere con las actividades diarias, afecta a una de cada 50 personas, según la Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos.

“Creo firmemente que tenemos que investigar adecuadamente el impacto que [las aplicaciones y los filtros] podrían estar teniendo en diferentes grupos que son más vulnerables a sus apariencias”, le dijo a CNN Business el doctor Kamleshun Ramphul, autor la investigación ¿Es la dismorfia de Snapchat un problema real?. “¿Saben los adolescentes que estos filtros no reflejan los cambios que necesitan y que estos filtros los hacen sentir ‘feos’ y ‘avergonzados’ de su apariencia actual? Necesitamos más investigación para responder estas preguntas”.

Dismorfia de Snapchat: la perfección digital en la vida real 2:04

Se puede decir que la tendencia destaca el poder que tienen las plataformas de redes sociales para moldear no solo la forma en que vemos el mundo sino también la forma en que nos vemos a nosotros mismos. Es un poder con el que algunas plataformas están lidiando actualmente. El año pasado, Instagram anunció que estaba prohibiendo los filtros que promueven la cirugía estética en medio de informes de que pueden afectar negativamente la forma en que los usuarios se sienten acerca de su apariencia.

Y, sin embargo, en las redes sociales y en las aplicaciones populares de edición de fotos, los usuarios reciben herramientas para blanquear los dientes, eliminar imperfecciones o remodelar las características faciales. En China, las funciones de embellecimiento de fotos son tan populares que vienen incorporadas en algunos dispositivos Vivo, Oppo, Huawei y Xiaomi.

A pesar de las preocupaciones reales, algunos expertos argumentan que la tendencia es una ligera mejoría sobre cómo las personas se acercaron previamente a la cirugía plástica, específicamente en lo que respecta a los pacientes que traen imágenes modificadas de ellos en lugar de fotos de celebridades.

Ramphul dijo que es un “cambio positivo en ese aspecto”.

Alka Menon, profesora asistente de sociología en la Universidad de Yale, está de acuerdo: “Si usar los filtros de Instagram y Snapchat les da a los pacientes más claridad y control para articular lo que quieren y confianza para comunicar sus deseos a los cirujanos cosméticos, eso es un paso positivo”.

Pero aún advierten que la tecnología puede alentar a las personas a hacer más cambios innecesarios en su apariencia o hacer que pierdan la perspectiva de cómo se ven realmente.

No es sorprendente que la comunidad de cirugía plástica haya expresado su opinión sobre cambiar la narrativa en torno a la percepción de la tendencia. “[Originalmente se percibió] de una manera extremadamente despectiva: que las personas en las redes sociales están tan desordenadas que queremos parecer selfies filtrados”, dijo Devgan. “Pero es todo lo contrario. Finalmente no estamos tratando de parecernos a otra persona. Estamos tratando de ser las mejores y más seguras versiones de nosotros mismos”.

Devgan dijo que las solicitudes de procedimientos más populares son para alrededor del área de los ojos, como ayudar a eliminar las ojeras o ajustar cómo caen las cejas, un enfoque popular en muchas aplicaciones de edición de belleza.

Así puede saber si eres candidato para cirugía plástica

Según la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, el año pasado se gastaron alrededor de 16.500 millones de dólares en cirugía plástica, un récord. La industria continúa creciendo año tras año durante los últimos años, ayudada en parte por este tipo de procedimientos.

“Los procedimientos mínimamente invasivos a menudo cuestan menos; sin embargo, requieren más mantenimiento”, dijo un portavoz de la organización a CNN Business. “Por lo tanto, el gasto a veces no es significativamente más barato, y debido a que más personas están dispuestas a someterse a un procedimiento mínimamente invasivo, hay un aumento en el número de pacientes. Esto también contribuye al aumento del gasto en cirugía plástica a lo largo de los años”.

Debido a que las celebridades y otros usuarios de redes sociales como Barbosa están hablando más abiertamente sobre su interés en los procedimientos cosméticos y sus hábitos de edición, ha ayudado a disminuir el estigma en torno a estos temas en los últimos años, agregó Devgan.

Alexandra Hamlet, psicóloga clínica en el Child Mind Institute en Nueva York que se especializa en trastornos del estado de ánimo y ansiedad, argumenta que, aunque querer parecer la mejor versión de ti mismo ha sido durante mucho tiempo parte de la naturaleza humana (piensa en sujetadores acolchados y falsas pestañas), las aplicaciones pueden ser particularmente dañinas para las personas con tendencias obsesivas compulsivas o ansiedades más pronunciadas sobre sus apariencias.

“Las aplicaciones de edición de fotos pueden exacerbar estos síntomas porque el aspecto imaginado se hace posible a través de estas aplicaciones de edición”, dijo Hamlet. “Prácticamente sin dinero y en la privacidad de tu propia pantalla, obtienes un impulso instantáneo (fugaz) de autoestima al editar una foto y publicarla”.

El experto en sociología Menon también advierte que abogar por este tipo de procedimientos podría influir en otras personas para que realicen este tipo de cambios en su aspecto.

“Con el auge de las redes sociales, se expande quién puede ser un influyente o una celebridad, por lo que existe una posible proliferación de ideales de belleza con las redes sociales”, dijo Menon. “Pero dado que no siempre sabemos qué hay detrás de los algoritmos de edición de Instagram, confiar en los filtros de las redes sociales para la inspiración quirúrgica puede llegar a los límites de lo que es posible o deseable hacer con el cuerpo humano y reforzar los estereotipos dañinos sobre lo que es hermoso”.