CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Estadounidenses evacuados de un crucero en cuarentena quedaron atascados en autobuses sin baños y volaron 10 horas en aviones de carga

Por Will Ripley, Holly Yan

(CNN) — Estas vacaciones del infierno simplemente no terminan.

Más de 300 estadounidenses que estuvieron en cuarentena en el crucero Diamond Princess durante casi dos semanas finalmente regresaron a casa el domingo por la noche. Pero su viaje de regreso a Estados Unidos se sintió como cambiar un calvario por otro.

“Han enviado más de una docena de correos electrónicos asegurándonos que no habrá cuarentena adicional, y simplemente nos dijeron que nos volverían a poner en cuarentena por 14 días más”, dijo, sollozando, Karey Maniscalco.

“Acabo de perder un mes entero de mi vida”.

Los temores de la tripulación del crucero en cuarentena 3:46

Otros, como Gay Courter de Florida, agradecieron al gobierno de Estados Unidos.

“Quiero ir a un lugar donde me sienta seguro, y eso esté bajo la jurisdicción estadounidense”, dijo. “Solo quiero agradecer al presidente Trump y al gobierno de Estados Unidos … Ha habido mucho silencio, pero ahora nos damos cuenta de que en silencio ha estado preparando un muy buen plan”.

Más de 3.600 pasajeros han estado atrapados en el crucero atracado en Yokohama, Japón, desde el 4 de febrero.

Desde entonces, al menos 456 personas en el Diamond Princess dieron positivo por el nuevo coronavirus, que ha matado a más de 1.700 personas e infectado a más de 71.000 en todo el mundo.

CNN dio una mirada exclusiva al viaje desde el barco a un convoy de autobuses y vuelos contratados por el gobierno de Estados Unidos que llevaron a más de 300 estadounidenses a bases militares en California y Texas.

Mientras se preparaban para abordar los dos aviones, un funcionario de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) les dijo que no esperaran un vuelo normal.

“Este es un avión de carga 747”, dijo el funcionario, usando equipo de protección completo. “Por lo tanto, hay menos aislamiento que un avión de pasajeros normal. Así que traigan capas adicionales para mantenerse calientes”.

Reportan nuevos infectados de coronavirus en el Diamond Princess 0:28

Antes de abordar los aviones, los pasajeros se sentaron durante horas en los autobuses, sin acceso a baños. Un trabajador de la salud al frente de un autobús estaba cubierto de pies a cabeza con equipo médico protector, al igual que todos los demás que entran en contacto con pasajeros en cuarentena.

“Estamos esperando. Realmente no sé qué estamos esperando”, dijo Maniscalco desde detrás de su máscara en el autobús.

Finalmente, se les permitió salir de los autobuses y subir a la pista del aeropuerto Haneda de Tokio. Aunque agotados, estaban emocionados.

Una vez a bordo del avión, se sentaron en asientos temporales con baños improvisados y sin ventanas para pasajeros.

“Esto es primera clase”, bromeó una mujer.

Los vuelos llevaron a 14 pasajeros que dieron positivo por coronavirus, pero que no mostraban síntomas.

Los funcionarios de salud de Estados Unidos aparentemente se enteraron de los resultados positivos de las pruebas después de que esos pasajeros abordaron los autobuses y tomaron una decisión de último minuto que les permitía abordar los vuelos.

Los pasajeros infectados fueron puestos en un área de contención especializada en los vuelos, aislándolos del resto de los pasajeros.

Los temores de la tripulación del crucero en cuarentena 3:46

Pero Maniscalco dijo que todavía estaba preocupada por su salud.

“No son buenas condiciones”, dijo en el avión, aún con su máscara facial.

“A nadie aquí se le han tomado la temperatura por parte del gobierno federal, ni por ningún otro gobierno. Así que todos estamos sentados en lugares muy cercanos y estrechos. Todos están sentados uno al lado del otro. Tendré una niña sentada aquí en solo un minuto. Parece peligroso”.

Después de aterrizar, Maniscalco tuvo una visión más optimista de la situación.

“Cada persona que encontramos fue la persona más amable y reflexiva”, dijo.

“Sabían que estábamos enojados y asustados, e hicieron todo lo que estaba a su alcance para que nos sintiéramos cómodos. Siguieron diciendo que sabían que habíamos pasado por una terrible experiencia y lo estresados que estábamos, y ahora estamos a salvo”.