CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Estos dos números aclaran por qué si Bernie Sanders gana la candidatura demócrata hay un riesgo importante

Por análisis de Chris Cillizza

(CNN) — Dos cosas son ciertas en este momento en la contienda por la candidatura presidencial demócrata de 2020.

1) Bernie Sanders es el favorito de la carrera.

2) Elegir a alguien con el perfil de Sanders como candidato demócrata sería un riesgo claro.

El primer punto no es terriblemente controvertido. Sanders ganó el voto popular en Iowa (aunque fue superado por el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg), ganó las primarias de Nueva Hampshire y aplastó la competencia en las asambleas partidistas de Nevada al ganar, entre otras cosas, la mayoría del voto latino. Las encuestas en el período previo a las primarias de Carolina del Sur el sábado sugieren que Sanders está en segundo lugar y dentro del rango sorprendente del exvicepresidente Joe Biden. Sanders también está bien posicionado para funcionar bien en los principales lances de delegados en California y Texas el supermartes.

Sanders es cuestionado por sus posiciones progresistas 2:40

El segundo punto es muuuucho más controvertido. Sanders y su campaña rechazan la idea de que es un riesgo en absoluto, argumentando que el mayor riesgo de todos sería elegir a otro candidato del status quo político que no pueda expandir el electorado a votantes nuevos (y jóvenes) como lo hace el senador de Vermont.

¡Lo cual bien puede ser cierto! Pero objetivamente hay evidencia clara de que elegir un candidato con el perfil de Sanders, un socialista democrático autoproclamado de 78 años, es, de hecho, un riesgo.

Todos los años, desde 1937 (!), Gallup hace una serie de preguntas a los votantes sobre si estarían dispuestos a votar por alguien con ciertos atributos. Como por ejemplo: ¿votarías por una mujer para presidente? (El 93% de la muestra 2020 de Gallup dijo que lo harían). ¿O votarías por un candidato gay / lesbiana? (El 78% dijo que lo haría).

De los cuatro rasgos de candidato que se consideraron menos atractivos (o más propensos a causar una pausa en la votación de un candidato), dos son directamente relevantes para una candidatura de Sanders. Menos de 7 de cada 10 (69%) personas dijeron que estarían dispuestos a votar por un candidato mayor de 70 años, mientras que menos de la mitad (45%) dijeron que respaldarían a un candidato que fuera socialista. Los únicos otros rasgos candidatos que obtuvieron una calificación tan baja fueron un candidato musulmán (66% lo apoyaría) y un candidato ateo (60% lo apoyaría).

Tomemos uno por uno.

1. Edad

A los 78 años, Sanders no es el único septuagenario en la carrera. El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg tiene 78 años. El exvicepresidente Joe Biden tiene 77 años. La senadora de Massachusetts Elizabeth Warren tiene 70 años. Pero a juzgar por los números de Gallup, elegir a cualquiera de esos candidatos supondría un riesgo, dado que aproximadamente 3 de cada 10 personas estaban dispuestas a decirle a un encuestador que no votarían por alguien tan viejo.

(Nota aclaratoria: debes suponer que el número real en todas estas preguntas es ligeramente menor dado que las personas pueden no querer ser totalmente sinceras sobre por quién no votarán y por qué).

Entonces, si tiene más de 70 años y está postulado para la candidatura demócrata, es justo describirlo como un riesgo para que los votantes lo escojan. Un riesgo manejable quizás. ¡Pero un riesgo, no obstante!

Las claves de la victoria de Sanders en Nevada 3:21

2. «Socialista»

Cuando observas los números de un candidato «socialista», comienzas a ver por qué el posicionamiento de Sanders podría ser mucho más problemático en una elección general que en una primaria demócrata. Entre los demócratas autoidentificados, más de 3 de cada 4 (76%) dicen que estarían dispuestos a votar por un socialista para presidente. Pero ese número cae al 45% entre los independientes y solo el 17% de los republicanos. Lo que sugeriría que los republicanos descontentos que buscan a alguien que no sea el presidente Donald Trump para votar no lo encontrarían en un candidato socialista.

¡Pero Sanders no es socialista, dirás! Es un socialista democrático. ¡Totalmente diferente!

Así es como Sanders explicó sus puntos de vista en una entrevista de «60 minutos» el domingo pasado con Anderson Cooper:

«Cuando Donald Trump era un hombre de negocios de Nueva York, recibió US$ 800 millones en exenciones de impuestos y subsidios para construir viviendas de lujo. Eso se llama socialismo corporativo: De lo que se trata el socialismo democrático es de decir: «Usemos al gobierno federal para proteger los intereses de las familias trabajadoras».

Pregúntate si crees que el votante promedio hará esa distinción, particularmente en el curso de una campaña muy acalorada y desagradable. Y luego considera lo que varios de los compañeros demócratas de Sanders dijeron sobre su afiliación partidaria durante el debate del martes.

El pedido de Sanders a Rusia: No se entrometan 0:37

«Soy la única en el debate de Nueva Hampshire que cuando me preguntaron si teníamos un problema con un socialista que liderara la campaña levantó la mano», dijo la senadora de Minnesota Amy Klobuchar. «Me gusta Bernie. Vinimos juntos al Senado. Pero no creo que esta sea la mejor persona para liderar la balota presidencial».

«No estoy esperando un escenario en el que todo se reduzca a Donald Trump con su nostalgia por el orden social de los años 50 y Bernie Sanders con nostalgia por la política revolucionaria de los años 60», dijo Buttigieg. «No se trata de lo que sucedía en los años 70 u 80, se trata del futuro».

Si eso es lo que dicen los demócratas, imagina lo que dirán los republicanos. En realidad, ¡no tienes que imaginar! Esto fue lo que dijo el jefe de la minoría en mayoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise, este miércoles: «Es desafortunado cuando ves lo que está sucediendo en el lado demócrata, que su partido ha sido tomado por el socialismo».

Ahora. Nada de lo anterior significa que Sanders no pueda ganar. Ser un riesgo y ser un perdedor son dos cosas totalmente diferentes. Después de todo, NO hubo aspirantes más arriesgados para los republicanos en 2016 que Trump, y mira dónde terminó.

Todo lo anterior prueba es que, según los sentimientos de los votantes sobre a quién votarían y por quién no, elegir a Sanders como candidato demócrata representa un riesgo real. ¿Cuanto? ¿Es un riesgo que los demócratas deberían estar dispuestos a tomar? No sabremos la respuesta a eso hasta el segundo semestre del año.