CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Trump establecerá pautas de reapertura de EE.UU. a pesar de las deficiencias en las pruebas

Por Kevin Liptak

(CNN) — El presidente de EE.UU., Donald Trump, presenta este jueves nuevas pautas destinadas a ayudar a los estados a aflojar sus pautas de distanciamiento social, incluso cuando los líderes empresariales y los gobernadores adviertan que persistentes fallas en las pruebas podrían obstaculizar cualquier esfuerzo para reabrir el país.

Las pautas, destinadas a acelerar el objetivo de Trump de reiniciar una economía moribunda, no serán obligatorias y las decisiones finales sobre cómo y cuándo abrir recaerán en gobernadores individuales, muchos de los cuales ya han extendido las restricciones hasta mayo.

El mundo pide ayuda al FMI 5:51

Pero Trump, ansioso por ver un retorno a la normalidad para los estadounidenses confinados en sus casas, quiere proporcionar al menos un marco sobre cómo los lugares pueden reabrir a pesar de las advertencias de todos los rincones de que la capacidad de pruebas para el coronavirus aún es demasiado pequeña.

STAMFORD, CT - MARCH 20: A health worker explains a coronavirus (COVID-19) test before administering the it to a motorist at a drive thru testing location operated by Murphy Medical Associates at Cummings Park on March 20, 2020 in Stamford, Connecticut. “We are still at the beginning of this public health emergency and it is my goal to ramp up our testing capacity as soon as possible,” said Stamford Mayor David Martin. Communities throughout the United States have begun opening drive-thru sites to test people feeling potential symptoms of COVID-19 and that have a doctor's referral. (Photo by John Moore/Getty Images)

Planea informar a los gobernadores de los 50 estados de EE. UU. sobre las nuevas pautas durante su conferencia de las 3 p.m. ET.

Expresidente de Colombia: Inoportuno quitar la financiación a la OMS 0:57

Trump dijo este miércoles que la nación había «superado el pico de los nuevos casos» y que estaba lista para un nuevo conjunto de recomendaciones federales sobre cómo reabrir ciertas partes del país. Reconoció que algunos estados podrían abrir más rápidamente que otros. Insistió en que su principal preocupación era la seguridad y la salud de los estadounidenses.

publicidad

Aún así, dijo que había riesgos inherentes en mantener cerrado el país.

«Tiene que haber un equilibrio», dijo. «Sabes, también hay muerte involucrada en mantenerlo cerrado».

Las autoridades dijeron que las nuevas recomendaciones imitarían las pautas de distanciamiento social que el presidente anunció en marzo y que se extendieron a principios de abril: aunque no son obligatorias, tienen el peso del gobierno federal y la presidencia.

Trump, quien comenzó la semana insistiendo en que tenía la «autoridad absoluta» para reabrir el país, se arrepintió después del rechazo de los gobernadores republicanos y demócratas por igual. Dijo que cada estado le presentaría un plan para su reapertura, aunque incluso eso no es obligatorio.

Muchos estados ya han comenzado a redactar planes para volver a la normalidad, incluidos dos consorcios de estados en las costas este y este que han acordado realizar fases de reapertura en forma conjunta.

Pero esos gobernadores, junto con expertos en salud pública y líderes empresariales, dicen que sin una prueba generalizada, los estadounidenses no podrán regresar a sus lugares de trabajo rápidamente porque no quedará claro quién está bien y quién podría seguir propagando el virus.

En una llamada telefónica este miércoles con algunos miembros de su recién formado consejo asesor empresarial, los líderes de la industria reiteraron a Trump lo que los expertos en salud pública y los gobernadores le han estado diciendo durante semanas: que se necesitarían garantías de pruebas de coronavirus intensificadas antes de que las personas puedan volver al trabajo, según una persona informada sobre las discusiones.

A medida que sopesan las nuevas pautas para la reapertura del país, los funcionarios de la Casa Blanca han analizado los datos sobre la disponibilidad de pruebas y la capacidad hospitalaria, con la esperanza de diseñar una estrategia más estrecha para mejorar la capacidad de las pruebas donde aún está rezagada.

MIRA: Lo que Trump puede y no puede hacer para reabrir EE.UU.

Trump dijo este miércoles que era responsabilidad de los gobernadores mejorar las pruebas en su estado, ignorando la responsabilidad de promulgar el tipo de sistema de pruebas a nivel nacional que había promocionando él mismo el mes pasado.

«Queremos que los estados administren estas pruebas, en su mayor parte», dijo. «Queremos que lo hagan, no vamos manejar nosotros un estacionamiento en Arkansas».

La coordinadora de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, Dra. Deborah Birx, dijo que había nueve estados con menos de 1.000 casos que podrían ser los primeros en levantar las restricciones de distanciamiento. Trump dijo que creía que podría haber casi 30 estados en «muy buena forma», y repitió su afirmación de que ciertos lugares podrían reabrir antes del 1 de mayo.

Pero incluso entre los nueve estados con el menor número de casos (Maine, Vermont, Virginia Occidental, Nebraska, Dakota del Norte, Montana, Wyoming, Alaska y Hawai), no todos los gobernadores han expresado su deseo de reabrir rápidamente. Algunos, como Dakota del Norte, todavía parecen experimentar un aumento en los casos, lo que significa que su pico podría estar a semanas de distancia.

No se espera que las pautas federales actuales sobre distanciamiento social se renueven cuando caduquen el 30 de abril. Los funcionarios dijeron que la Casa Blanca trabajaría en estrecha colaboración con los estados para garantizar que los esfuerzos de reapertura se realicen de manera segura y solo cuando los brotes locales se consideren contenidos.

MIRA: Una vacuna contra el coronavirus podría estar disponible para el otoño en EE.UU., según científica líder del Instituto Nacional de Salud

Al finalizar los nuevos planes, los funcionarios de la administración discutieron la emisión de orientación a los estados sobre cómo evaluar mejor si están listos para relajar las medidas de distanciamiento social, incluida la creación de umbrales específicos de reducción en los casos y la capacidad hospitalaria que desencadenaría un cambio.

Los funcionarios también han sopesado las opciones sobre cómo reabrir los lugares de trabajo, incluida la ampliación del monitoreo y la recomendación de controles de temperatura; aumentar la disponibilidad de pruebas, incluidas las pruebas de anticuerpos cuando estén disponibles; nuevas pautas sobre la mejor distancia social en los lugares de trabajo, en el transporte público y en espacios públicos como restaurantes; y mayor disponibilidad de máscaras u otros revestimientos faciales.

Otra idea discutida fue recomendar a las personas que se han recuperado del coronavirus o que dieron positivo durante la prueba de anticuerpos, lo que significa que tenían coronavirus y probablemente tienen algún tipo de inmunidad, volver a trabajar usando máscaras.

Los funcionarios también han evaluado las recomendaciones para las escuelas, los centros de cuidado infantil y los campamentos de verano, reconociendo que regresar a trabajar puede ser difícil para los padres si sus hijos no tienen un lugar adonde ir.