CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Educación

OPINIÓN | Es hora de aceptar que el objetivo de la escuela ha cambiado

Por Lisa Selin Davis

Nota del editor: Lisa Selin Davis es la autora del libro «Tomboy: The Surprising History and Future of Girls Who Dare to Be Different«. Ha escrito en The New York Times, CNN, The Wall Street Journal, The Guardian y muchas otras publicaciones. Las opiniones expresadas aquí pertenecen a la autora. Leer más opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) – «Manténganse fuera de Google Classroom», fue lo que advirtieron los administradores de la escuela primaria de mi hija en Brooklyn a los padres en su primer comunicado oficial sobre el aprendizaje remoto. Curiosear sobre sus hombros mientras ellos se sientan en sus computadoras portátiles y observar su trabajo sería como irrumpir en el aula de la vida real sin estar invitados, dijeron.

Me encantaría quedarme fuera de Google Classroom. Tengo mi propio trabajo que hacer (o, como profesional independiente, trabajo que estoy tratando de conseguir). El problema es que, hasta hace unas semanas, mi hija menor de ocho años no sabía cómo usar Google Classroom, la plataforma que los funcionarios escolares de la ciudad de Nueva York designaron para el aprendizaje en línea, después de cerrar las escuelas a mediados de marzo. Su escuela había usado las computadoras con moderación, y en casa ella solo tenía un tiempo limitado frente a la pantalla, pero de repente le estábamos pidiendo que dominara la tecnología que antes habíamos evitado en gran medida: de inmediato y sin capacitación. Mientras tanto, millones de padres nunca han tenido el dinero para acceder a tal tecnología en primer lugar, no hay aula de Google de la que se pueda espantar virtualmente.

En todo el país y el mundo, los padres de niños más pequeños que no han aprendido a trabajar de forma independiente están de repente navegando entre conservar sus trabajos –si aún lo tienen– y educar a sus hijos. He llegado a ver a los maestros como trabajadores esenciales, no solo por lo que les enseñan a nuestros hijos, sino porque sin ellos muchos de nosotros no podemos trabajar por nuestra cuenta.

Algunos maestros están haciendo un esfuerzo heroico, pero incluso los padres con talento suficiente para ganar becas Guggenheim están exasperados por lo que el aprendizaje a distancia exige de sus hijos y, por lo tanto, también de los padres. En palabras de la ahora famosa y despotricada madre israelí: «Si Corona no nos mata, el aprendizaje a distancia lo hará».

publicidad

A medida que más y más distritos escolares anuncien que la educación a distancia continuará durante el resto del año escolar, debemos reevaluar lo que la escuela debe hacer y ser durante una pandemia. Para tomar prestado de «The Good Place» de NBC – quiero decir, TM Scanlon– ¿qué nos deben los Departamentos de Educación y qué nosotros a ellos? Durante esta emergencia nacional, me gustaría tratar de responder esa pregunta de una manera nueva.

Más socioemocional, menos académico

Muchas escuelas se apresuraron, de manera admirable, a llevar los planes de estudio a internet y a familiarizar a los maestros con la nueva tecnología, mientras los profesores trabajaban largas horas en los edificios escolares considerados demasiado inseguros para que el resto de las personas pudieran asistir a ellos.

Escuelas no se rinden ante covid-19 y usan tecnología para enseñar a alumnos 2:45

Algunas escuelas enviaron el mensaje a las escuelas y a los estudiantes, implícita o explícitamente, que debían hacer lo que pudieran y no preocuparse por el rendimiento académico. Pero en otras, según los padres con los que he hablado, el enfoque se ha centrado principalmente en continuar los planes de estudio como si el mundo entero no estuviera implosionando. Si los estudiantes no responden la pregunta de asistencia cargada en Google Classroom antes de las 9:30, mis hijos fueron informados, serán marcados como ausentes. (Comprensiblemente, la escuela está rastreando a cuántos niños está llegando). Si no entregan el trabajo a tiempo, no obtendrán crédito. Algunos padres que me han hablado dicen que a sus hijos se les han asignado tareas para proyectos de arte y experimentos científicos que requieren ingredientes y suministros que sus padres no tienen, y no quieren hacer viajes adicionales a las tiendas cargadas de gérmenes.

Muchos niños, independientemente de su situación económica o neurodiversidad, están experimentando una regresión social masiva en ausencia de sus vínculos entre pares y con los maestros, lo que es más preocupante para muchos padres que la regresión académica. Creo que para los 56 millones de niños cuyos mundos han quedado al revés, las escuelas ahora deberían priorizar el aprendizaje socioemocional sobre el académico.

Tanto como madre como periodista, me he conectado en redes sociales y he hablado directamente con padres, maestros y consejeros en distritos escolares ricos y pobres, urbanos y rurales, sobre las formas en que las escuelas están tratando de satisfacer las necesidades socioemocionales de sus hijos, en parte por trabajo, y en parte para ver cómo le va a nuestra propia escuela comparativamente. En algunos, los maestros y administradores intentan llamar y revisar a cada estudiante. En otros, las videoconferencias u hojas de trabajo se centran en el bienestar emocional de los niños, recordándoles que son parte de una clase, una comunidad y que la escuela es un lugar seguro para conectarse.

Sin duda, muchos maestros están enfrentando las mismas tareas imposibles y contradictorias que el resto de nosotros, y no todos quieren la terapia grupal de Zoom. Pero los maestros pueden leer un libro, presentar y contar, enseñar un movimiento de baile, grabar videos para que los estudiantes los vean en sus días libres y, en general, atender el bienestar emocional de los estudiantes. Claro, hablemos sobre la multiplicación de fracciones, pero después de hablar sobre cómo los niños harán eso en sus propios hogares, con sus padres frenéticos tratando desesperadamente de hacer su propio trabajo, mientras están aislados de todos sus amigos y tienen sus mundos volcados.

No existe una talla única para el aprendizaje remoto, como tampoco la hay para el aprendizaje en persona. Algunos padres y niños odian las llamadas de Zoom; otros dependen de ellas. Los niños con necesidades especiales, niños con programas de educación individualizados (IEP, por sus siglas en inglés) o que están en el espectro del autismo o que están aprendiendo el inglés: tenemos que acomodarlos a todos. El apoyo emocional puede atravesar algunas de esas barreras, diferencias e inequidades.

Crear alumnos independientes

Mientras que los maestros aprendieron a navegar por los portales en línea durante los primeros días de aprendizaje remoto, se esperaba que la mayoría de los padres y los niños los conocieran de inmediato, sin espacio para una curva de aprendizaje. En lugar de los socios que cartografiaban juntos un territorio desconocido, los padres volaban ciegos, tratando de enseñar a sus hijos no solo a abordar nuevas tecnologías sino a un nuevo mundo de aprendizaje, en el que se encontraban en gran parte por su cuenta.

Los riesgos del encierro en casa durante la pandemia 7:33

Algunos afortunados estudiantes de primaria, con acceso a tecnología y maestros que tienen la habilidad y la voluntad, pueden realizar videoconferencias con sus queridos maestros todo el día, replicando el aula en línea. Pero muchos más ven a sus maestros apenas unos minutos al día o a la semana, y algunos no lo hacen en absoluto. Los requisitos para el aprendizaje remoto son establecidos por la poderosa Federación Unida de Maestros y son tanto vagos como mínimos, por lo que lo que los maestros ofrecen depende de sus circunstancias y voluntad. De todos modos, todos ellos pueden tomarse el tiempo para hablar con los estudiantes y los padres sobre cómo aprender sin instrucción en vivo y sin compañeros de clase es diferente, extraño, difícil… y posible. Los estudiantes necesitan aprender a aprender de una manera completamente nueva.

Los administradores escolares pueden capacitar a los maestros para cambiar la misión: para crear aprendices independientes y para comprender cuánto serán ahora responsables de administrar su tiempo, revisar sus tareas, levantar la mano en una computadora en lugar de atrapar su mirada de maestros.

Padres como socios

Mientras tanto, los maestros y los administradores pueden esperar que los padres de alumnos que aún no son independientes «estén curioseando» en el salón de clases, por mucho de que preferimos no hacerlo. Mantengamos nuestras aspiraciones altas pero reduzcamos nuestras expectativas y demandas. Les debemos a nuestros maestros y líderes educativos nuestra gratitud, estima, asistencia y respeto. Los departamentos de educación deben a los padres, estudiantes, maestros y comunidades una visión ajustada de la escuela.

Esta pandemia ofrece una oportunidad increíble de reevaluar para qué sirve la escuela y qué debería hacer a largo plazo. Espero tener esa conversación más tarde, cuando la urgencia de este tiempo se haya desvanecido. Nosotros, como padres, estamos aprendiendo mucho: de lo que nuestros estudiantes e hijos son capaces y dónde están rezagados. Cómo se puede asistir mejor a las reuniones de la PTA cuando las videoconferencias son una opción. Cómo los niños pueden mantenerse conectados cuando están enfermos, si la tecnología está disponible universalmente. Y cómo se puede realizar el trabajo académico de forma remota para ciertos alumnos, incluso en tiempos no pandémicos. Pero nada reemplaza el valor del tiempo cara a cara con los maestros y el aprendizaje social que conlleva interactuar con sus compañeros.

El objetivo de la escuela, para nuestra familia en este momento, es establecer la nueva normalidad; para ayudar a los niños a desarrollar la independencia; para proporcionar interacción social y, por último, aprender algunos académicos. Quiero que mis hijos sigan aprendiendo, siempre, y por supuesto quiero que dominen las nuevas tecnologías y sean más independientes. En estos días, estoy desesperada por que eso suceda, lo más rápido posible.

Durante las últimas semanas, he visto a algunos de los maestros de mis hijos unirse a la causa de guiar emocionalmente a sus estudiantes durante este momento difícil, al tiempo que me aseguro de que sepan contar monedas de cinco centavos y de diez centavos o multiplicar fracciones. El trabajo que están haciendo, el cuidado que están tomando, es conmovedor, reafirmante y absolutamente necesario. Todos estamos haciendo lo mejor que podemos, pero en este momento, la palabra nosotros es mucho más importante que la palabra mejor.