CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

La resistencia de Trump hizo que las agencias de inteligencia cada vez le informaran menos sobre Rusia

Por Jim Sciutto

(CNN) — La resistencia de Donald Trump a las advertencias de inteligencia sobre Rusia llevó a su equipo de seguridad nacional, incluidos aquellos que presentan el reporte diario al presidente, a informarle verbalmente con menos frecuencia sobre las amenazas a Estados Unidos relacionadas con Rusia, dijeron a CNN múltiples exfuncionarios que informaban a Trump, que estaban presentes en esas instancias y preparaban los documentos para los informes de inteligencia.

Al tiempo que la Casa Blanca niega que Trump recibiera información acerca de las supuestas recompensas que ofrecía Rusia por la muerte de soldados estadounidenses en Afganistán —lo que CNN confirmó que se incluyó en un informe diario al presidente escrito esta primavera— la pregunta sobre qué sabía el mandatario y cuándo lo supo pasa al centro del escenario. Y pone nuevamente bajo el foco la aversión de Trump a escuchar los análisis negativos sobre Rusia.

Múltiples exfuncionarios del gobierno con los que hablé para mi próximo libro, The Madman Theory: Trump Takes on the World, que Harper Collins publicará el 11 de agosto, pintan el cuadro de un presidente que a menudo no está dispuesto a escuchar malas noticias sobre Rusia.

Según un ex alto funcionario de inteligencia, los informadores del presidente tenían una regla simple con Trump: nunca empezar con Rusia.

Al principio de su mandato, los informantes de Trump descubrieron que cuando su reporte oral incluía inteligencia relacionada con las actividades perjudiciales de Rusia contra Estados Unidos, incluida la evidencia de su interferencia en la política estadounidense, Trump a menudo explotaba ante ellos, exigiendo saber por qué seguían centrándose en Rusia y a menudo cuestionando la inteligencia en sí misma, dijeron varios exfuncionarios.

publicidad

«El presidente ha creado un ambiente que disuade, si no prohíbe, la mención de cualquier inteligencia que no sea favorable para Rusia», me dijo un exmiembro del personal de seguridad nacional de Trump.

La postura de Trump ante Vladimir Putin 3:06

Material de Rusia en informes escritos que Trump a menudo no leía

En respuesta, sus informadores –que deben tomar decisiones difíciles cada día sobre qué datos de inteligencia destacar ante el presidente– redujeron la cantidad de inteligencia relacionada con Rusia que presentaban en sus sesiones informativas orales, incluyéndola solo en el libro de reportes escritos, un documento que se proporciona de manera diaria y que a veces se extiende con varias docenas de páginas que contienen la información más importante de la comunidad de inteligencia.

Pero sus informadores descubrieron con el tiempo que a menudo no leía el libro, quedando sin conocimiento de información de inteligencia crucial, incluidas amenazas relacionadas con Rusia y otras partes del mundo.

Cuando se le preguntó acerca de los informes de CNN sobre la resistencia de Trump a las advertencias de inteligencia sobre Rusia, el director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, dijo a CNN en un comunicado el jueves: «esto es totalmente falso». Ratcliffe asumió el puesto en mayo.

El asesor de seguridad nacional Robert O’Brien dijo el miércoles que el presidente no recibió información sobre las recompensas de Rusia porque no había sido corroborada.

«El presidente no fue informado porque en ese momento esas acusaciones no estaban corroboradas», dijo O’Brien. «La informante de carrera de la CIA del presidente decidió no informarlo porque era inteligencia no verificada (…) y conociendo todos los hechos que conozco, ciertamente apoyo su decisión», agregó.

La extraña reacción de Trump ante supuesto plan de Rusia 2:01

Calificó como «ridículo» que se le ocultara cualquier información al presidente por miedo a que le molestara. «Le informamos sobre todo lo que necesita saber para mantener el país seguro. Por lo tanto, cualquier idea de que no lo informaríamos sobre algo porque lo enojaría, ni siquiera sé cómo responder a esa pregunta», agregó.

La Casa Blanca no había respondido a una solicitud de comentarios sobre esta historia hasta el miércoles por la tarde.

Juzgar cómo usar el tiempo limitado de las sesiones informativas orales con el presidente fue una decisión difícil para altos funcionarios de inteligencia de Estados Unidos. Un exfuncionario sénior de inteligencia que sirvió en el gobierno de Trump explicó que el trabajo de las agencias es presentar al presidente la visión más amplia de todas las amenazas que enfrenta Estados Unidos. Si el presidente estaba obsesionado solo con una amenaza, continuó el funcionario, no escucharía la inteligencia sobre otras amenazas, en cuyo caso una línea de comunicación clave entre las agencias de inteligencia y el comandante en jefe se dañaría o se perdería.

Los funcionarios calcularon que era mejor reservar las oportunidades limitadas que tenían para incluir dicha inteligencia en los momentos en que las amenazas eran más severas.

«Nunca entres de pasada en (el tema de) Rusia, decide cuándo es diferencial», dijo este ex alto funcionario al describir el enfoque de la comunidad de inteligencia en sus sesiones informativas. «Guárdalo para cuando sea importante», fue su explicación sobre el criterio.

El resultado final fue que el presidente escuchó menos, no más, sobre la amenaza que representa uno de los adversarios más peligrosos de la nación. Entre su personal de seguridad nacional, este enfoque generó temores de que el presidente fuera cada vez menos consciente de la amenaza de Rusia, incluso mientras aumentaba la inteligencia que confirmaba el mal comportamiento del país.

«Crea una profecía autocumplida en la que escucha cada vez menos de lo que no quiere escuchar y, por lo tanto, comienza a creer cada vez más que los rusos no están haciendo nada malo», dijo el ex alto funcionario de Consejo de Seguridad Nacional, explicando que cuando Trump luego afirmó en público que no había visto evidencia de agresiones rusas, a veces decía la verdad, pero la razón por la que no la había visto era porque no se la habían mostrado temiendo que provocara una reacción negativa.

La renuencia a escuchar información de inteligencia

La renuencia del presidente a escuchar inteligencia sobre Rusia se ajusta a su creciente desinterés en los informes de inteligencia en general y puede explicar por qué la Casa Blanca actualmente niega que estaba al tanto de la inteligencia sobre la oferta de Rusia de recompensas a los talibanes para matar a soldados estadounidenses, a pesar de que exfuncionarios de inteligencia dicen que es «inconcebible» que Trump no hubiera sido informado sobre las recompensas, sobre las que el New York Times informó por primera vez el viernes por la noche.

Funcionarios verían a Trump como amenaza para EE.UU. 2:23

Trump inicialmente reaccionó a los informes de los medios sobre las recompensas en Twitter el domingo, diciendo que «no ha habido muchos ataques» contra las tropas estadounidenses como evidencia de que los informes pueden ser «falsos».

El lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo repetidamente a los periodistas que la evaluación de inteligencia sobre las recompensas rusas no llegó al escritorio de Trump porque no hay «consenso» entre las agencias de espionaje de Estados Unidos y porque la inteligencia debe verificarse antes de ser presentada al presidente, una apreciación que numerosos ex altos funcionarios de inteligencia dijeron que era «absurda» y «ridícula».

Es «inconcebible», dijeron, que el presidente no hubiera sido informado sobre una inteligencia tan crítica de acciones rusas que podían potencialmente poner en peligro a los soldados estadounidenses.

Consultado sobre si debe haber consenso dentro de la comunidad de inteligencia antes de presentar información al presidente, el expresidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes Mike Rogers dijo a Jake Tapper en The Lead de CNN: «no, en realidad no».

En referencia a McEnany agregó: «Por cierto, cuando ella dice que hay desacuerdo en la comunidad de inteligencia, esto es más que un fragmento errante de inteligencia que puede llegar o lanzarse, ya sea por un aliado o alguna otro, donde simplemente no había suficiente información. Claramente había suficiente, hubo mucha discusión, y a menudo incluso cuando hay un acuerdo afirmativo sobre lo que creemos que dice la inteligencia, habrá opiniones discordantes y esas opiniones discordantes se escuchan normalmente, porque necesitas esa información para tomar una buena decisión».

Los intentos de la Casa Blanca de aislar al presidente de las críticas sobre el tema profundamente sensible de las muertes de militares —particularmente a menos de cinco meses de las elecciones— llegan en momentos en que Carl Bernstein reporta para CNN que el presidente muestra una deferencia extraordinaria hacia el líder ruso en las llamadas telefónicas, buscando su admiración y aprobación hasta el punto de que Trump a veces «dejó a los principales asistentes de seguridad nacional y a sus jefes de personal estupefactos».

Nicole Gaouette y Jason Hoffman de CNN contribuyeron a este informe.