CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Análisis

Incluso los países que tienen el coronavirus bajo control ahora están batallando. Eso es muy preocupante para el resto

Por James Griffiths

Hong Kong (CNN) — El coronavirus es «fácilmente la emergencia de salud pública más grave» a la que se ha enfrentado la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo el lunes su director general, luego que países que anteriormente parecían tener la pandemia bajo control registraran un repunte en los casos.

En toda la región de Asia y el Pacífico, donde los países fueron los primeros afectados por el virus y los primeros en contenerlo, ha habido nuevos y, en algunos casos, incrementos aparentemente inexplicables en el número de infecciones. Los gobiernos que anteriormente habían sido elogiados por su respuesta a la pandemia ahora parecen estar batallando.

Esto es una noticia preocupante para aquellos en los que la primera ola del virus aún no se ha controlado por completo, y mucho menos en las zonas de desastre de Estados Unidos y Brasil. Es especialmente aterrador, ya que solo quedan unas pocas semanas más de verano en algunas partes del hemisferio norte y muchos epidemiólogos esperan que el virus vuelva a crecer en invierno.

LEE: China ofrece préstamo de US$ 1.000 millones a Latinoamérica y Caribe para acceso a vacuna contra el covid-19

Retrocesos en Asia-Pacífico

El martes, China informó el mayor número de casos de coronavirus transmitidos localmente desde principios de marzo por segundo día consecutivo, con la mayoría de los 64 nuevos casos domésticos en Xinjiang. La región del lejano oeste ha visto un nuevo brote en su capital, Urumqi, desde el 15 de julio, después de casi cinco meses sin nuevos casos.

En el sur de Hong Kong, la ciudad china semiautónoma también está experimentando un nuevo brote importante, con más de mil casos nuevos en las últimas dos semanas y seis días seguidos con más de 100 casos. El nuevo aumento se produjo después de que la ciudad parecía estar casi libre de virus, relajando las restricciones y comenzando la discusión de posibles «burbujas de viaje» con otras partes del mundo después de la pandemia.

Si bien hubo un ligero descenso en el número de casos registrados el lunes, Japón ha visto algunos de sus peores números desde las primeras fases de la pandemia, con unos 5.000 casos nuevos en la última semana, según datos de la Universidad Johns Hopkins (JHU). Lo peor del nuevo brote se ha centrado en la capital, Tokio, que registró seis días consecutivos de más de 200 casos nuevos hasta el lunes, cuando hubo 131 casos. Sin embargo, esa caída puede deberse a que se realizaron muchas menos pruebas durante un fin de semana de vacaciones de cuatro días planeado para promover el turismo interno.

En otras partes de Asia-Pacífico, Australia también está experimentando un gran aumento en el número de casos. El país tuvo solo un puñado de casos en junio, pero eso aumentó a finales de mes y explotó en julio, con la zona más afectada, el estado sureño de Victoria, que el lunes anunció otros 384 casos. Hay 4.775 casos activos en Victoria, de los cuales 414 son trabajadores de la salud, lo que ejerce mayor presión sobre la capacidad del estado para tratar a los enfermos.

MIRA: Resultados tardíos, testeos grupales y una amenaza que preocupa a más de 40 millones de personas en América Latina

¿Qué pasó?

Muchas de las olas más recientes del virus, en Hong Kong, Australia, China y otros lugares, han sorprendido a los funcionarios. Si bien hay una serie de fallas que señalar en las respuestas de varios gobiernos, las cifras no explotaron hasta hace muy poco, posiblemente porque se introdujo una cepa más virulenta, o porque los casos simplemente se estaban acumulando sin ser detectados y de repente alcanzaron un punto de inflexión.

Ben Cowling, profesor de la escuela de salud pública de la Universidad de Hong Kong, escribió esta semana que «tal vez nunca sepamos» cómo comenzó la última ola de casos en la ciudad, pero los datos apuntan a que se están importando infecciones del extranjero.

«Cuando se controla (esta) epidemia, esto realmente enfatiza la importancia de mantener las infecciones fuera a través de pruebas efectivas y cuarentena de las personas que llegan a Hong Kong», dijo. «Una vez que comienza una epidemia, tomará mucho esfuerzo detenerla».

Hablando el lunes, el segundo del gobierno de Hong Kong, Matthew Cheung, dijo que la ciudad había seguido el enfoque de «levantar y suprimir», relajando gradualmente las restricciones a medida que disminuían los casos y volviéndolas a elevar si se producía un aumento.

Esta semana, el Gobierno anunció que haría obligatorio el uso de mascarillas en público, una medida bastante redundante dado que casi todos los hongkoneses ya lo hacían, y limitando las reuniones públicas a solo dos personas. El Gobierno chino también ayudará a construir un hospital improvisado al estilo de Wuhan cerca del aeropuerto de Hong Kong con una capacidad de alrededor de 2.000 camas.

«La situación epidémica es crítica», dijo Cheung, quien agregó que las próximas semanas son extremadamente cruciales para la ciudad. «Nos enfrentamos a un alto riesgo de brote en la comunidad».

Los funcionarios de la ciudad se han enfrentado a críticas por su manejo de la última ola, particularmente por la gran cantidad de exenciones de cuarentena otorgadas a los viajeros de negocios y la tripulación de aerolíneas, a los que algunos culparon por reintroducir el virus en la ciudad. Sin embargo, el Gobierno ha defendido la política como necesaria para la economía y las autoridades sanitarias aún no han podido rastrear dónde se originaron las últimas infecciones.

Y a pesar de toda la insistencia de Cheung de que Hong Kong ha estado siguiendo una política de «levantar y suprimir», la ciudad aún tendría que introducir posiblemente un confinamiento total, incluso cuando los casos continúan aumentando.

Ese no es el caso en Australia, donde Victoria ha sido sometida a restricciones estrictas, pero está luchando por volver a tener los números bajo control. En declaraciones a ABC, la emisora pública del país, los expertos aconsejaron paciencia, diciendo que el confinamiento probablemente está funcionando, pero que muchas infecciones ocurrieron hace semanas y apenas se están detectando.

La acción más extrema en la región se produjo en Vietnam, donde el Gobierno comenzó a evacuar el lunes a unos 80.000 turistas de la ciudad central de Da Nang después de que tres residentes contrajeron el virus.

Vietnam se ha presentado como un ejemplo en la contención del virus, gracias a una estrategia agresiva de detección temprana de pasajeros en aeropuertos y un estricto programa de cuarentena y monitoreo. El país no ha reportado ninguna muerte por covid-19 y ha confirmado solo 431 casos, según la Universidad Johns Hopkins.

OPINIÓN | ¿Por qué los próximos 100 días pueden ser los más importantes en la historia de Estados Unidos?

Tarea difícil por delante

La dificultad que incluso los países de Asia-Pacífico, la región del mundo con quizás la mejor respuesta de coronavirus, están teniendo hace potencialmente irrealizable la tarea de controlar el virus en otras partes del mundo, al menos hasta que una vacuna esté disponible.

Incluso con los nuevos incrementos, los números en Australia, Hong Kong y Japón no se acercan a lo que ocurre en Estados Unidos y Brasil, que todavía están lidiando con la primera ola de la pandemia y aún no han tomado las acciones concertadas a nivel nacional que los expertos han recomendado durante mucho tiempo.

LEE: Estados Unidos registra más de 1.000 muertes por coronavirus durante cuatro días seguidos mientras los expertos instan al país a cerrar

Y aunque el calor de julio puede hacer que el invierno del hemisferio norte parezca muy lejano, este se está acercando. Los científicos dicen que los países deben prepararse para un posible repunte en casos que podrían ser más graves que el brote inicial, ya que el clima frío empuja a las personas a espacios mal ventilados, exactamente las condiciones que probablemente hagan que el nuevo coronavirus se propague más fácilmente.

Más que nunca, la esperanza descansa en las docenas de vacunas contra el coronavirus en desarrollo. En declaraciones el lunes, el Dr. Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas de EE.UU., dijo que si una es efectiva y suficientes personas la toman, eso podría terminar con esta pandemia.

«Si obtenemos una vacuna generalizada, podemos poner fin a esta pandemia y crear un velo de inmunidad en este país, evitando que la infección regrese», dijo.

Julia Hollingsworth, Katie Hunt y Eric Cheung de CNN contribuyeron con los informes.