CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Latinos

Los ataques contra latinos en Estados Unidos no pararon después del tiroteo masivo de El Paso

Por Nicole Chávez

(CNN) — Cuando Natalia Miranda yacía en el suelo, no sabía cómo había llegado allí. Su cuerpo estaba severamente hinchado y su ropa estaba rota y sucia.

Una camioneta atropelló a la joven de 14 años unas semanas antes de Navidad el año pasado. Ella dice que estaba caminando las dos cuadras entre su casa en Clive, Iowa, y su escuela secundaria para ver un partido de baloncesto.

Ni Natalia ni sus padres pudieron entender lo que sucedió, pero pronto, la policía le dijo a la familia que no fue un accidente. La conductora, una mujer blanca, admitió que golpeó intencionalmente a la adolescente, dijo la policía.

«Su intención era clara… porque se ve mexicana», dijo el padre de Natalia, César Miranda, a CNN, refiriéndose a lo que la conductora le dijo a la policía.

En el año posterior al tiroteo masivo en una tienda Walmart en El Paso, Texas, se han producido múltiples ataques contra latinos e inmigrantes en todo Estados Unidos.

El tiroteo en El Paso se considera uno de los tiroteos más mortíferos del país y el ataque más mortífero contra los latinos en la historia moderna de Estados Unidos. Un hombre armado abrió fuego matando a 23 personas e hiriendo a casi dos docenas más.

Antes de la masacre, el presunto pistolero, ahora acusado de más de 90 cargos federales y estatales, incluidos crímenes de odio, publicó un manifiesto racista contra latinos e inmigrantes, dijeron las autoridades. Se ha declarado inocente de todos los cargos.

MIRA: Diez mexicanos demandan a Walmart por la masacre en El Paso

«El ataque en El Paso no fue solo un pistolero solitario abriendo fuego contra esos ‘invasores mexicanos’ como los llamó», dijo Domingo García, presidente nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC). «Sus acciones fueron parte del ataque más grande contra los latinos en nuestro país que fue alimentado diariamente por el veneno del odio racial».

Fue una escalada aterradora a la retórica racista en curso y la violencia contra los latinos en el país. Aproximadamente un año antes del tiroteo, la mitad de los latinos dijeron que les preocupaba su situación en Estados Unidos y les preocupaba que un miembro de la familia o un amigo cercano pudieran ser deportados, según una encuesta realizada por el Pew Research Center. Ese sentimiento no desapareció después del tiroteo.

La conductora acusada de golpear a Natalia, Nicole Poole Franklin, de 42 años, fue arrestada en diciembre y sigue encarcelada sin fianza. Ella enfrenta dos cargos de intento de homicidio y un cargo de agresión-violación de los derechos individuales, que es un crimen de odio. Los cargos se derivan de tres incidentes separados, uno que involucra a Natalia, uno que involucra a un adolescente negro y otro relacionado con supuestos insultos raciales a un empleado de una estación de servicio, según los registros de la cárcel y la corte, y los informes policiales.

El caso sigue pendiente en la corte del condado de Polk. CNN se ha comunicado con el defensor público que representa a Poole Franklin, pero no ha recibido respuesta.

Desde el incidente, Natalia y su familia dijeron que han luchado constantemente con la ira, el miedo y la recuperación física y mental de la adolescente.

Natalia ha soñado más de una vez que el mismo vehículo regresa y «la atropella como si fuera a acabar con ella», dijo Dalila Alonso Miranda, la madre de la adolescente.

Mientras el caso estatal sigue pendiente, la familia de Natalia está pidiendo que se presenten cargos federales por delitos de odio contra Poole Franklin.

«Si no acusas a alguien de un delito de odio cuando te dicen que por eso lo hicieron, ¿cuándo lo harás?», dijo Alonso Miranda.

LEE: Una mujer acusada de atropellar a una niña porque «era mexicana» ahora es señalada de arrollar a un niño negro

Se informan más delitos de odio, menos enjuiciamientos federales

Los delitos de odio contra los latinos han aumentado cada año desde 2015, según el informe de estadísticas de delitos de odio del FBI de 2018, los últimos datos disponibles.

En 2018, hubo 485 incidentes y 671 víctimas en incidentes antihispánicos o latinos, en comparación con 427 incidentes y 552 víctimas en el año anterior, según muestran los datos de la agencia. Comparando 2018 con 2015, cuando hubo 299 incidentes y 392 víctimas, el número de incidentes aumentó un 62%.

Los prejuicios contra las personas negras o afroamericanas comprenden abrumadoramente la categoría más grande de delitos de odio denunciados relacionados con la raza, según los datos del FBI.

Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo en la Universidad Estatal de California en San Bernadino, dice que atribuye el aumento a un cambio nacional en el enfoque pasando de musulmanes a latinos. Los datos del FBI en 2018 muestran que se informaron 270 incidentes contra musulmanes y árabes estadounidenses, la menor cantidad desde 2015.

En los últimos meses, se informaron más incidentes relacionados con asiáticos y negros que en los dos años anteriores, dice Levin, pero no significa que el sentimiento antilatino se haya ido.

«Tenemos bombas de tiempo en todo el país y no sabemos exactamente a quién van a golpear, pero sabemos a quién odian», dijo Levin.

Pero incluso si se denuncian crímenes de odio, probar que una persona cometió un delito motivado por la raza, el origen nacional, la religión, el género, la orientación sexual, la identidad de género o la discapacidad de otra persona puede ser muy difícil, dijo Phyllis Gerstenfeld, profesora y presidente del departamento de justicia penal de la Universidad Estatal de California en Stanislaus.

Ha habido pocos delitos de odio procesados federalmente desde 2012, según un análisis de Transactional Records Access Clearinghouse, una organización de la Universidad de Syracuse que rastrea y recopila datos sobre el gobierno federal.

Gerstenfeld, cuyo campo principal de estudio son los crímenes de odio, dijo que podría haber más incidentes que las autoridades desconocen porque las víctimas no se sienten cómodas para denunciarlos.

«Los crímenes de odio en general no se denuncian a la policía muy a menudo, pero particularmente entre algunas comunidades de víctimas. Los latinos, especialmente si son indocumentados o tienen malas relaciones con la policía, no los van a denunciar», le dijo Gerstenfeld a CNN.

LEE: Esto pagarías de multa (y de cárcel) en algunos países por discriminar (2019)

‘Estamos en Estados Unidos, aquí no hablamos español’

Una madre dice que no pudo evitar que dos mujeres blancas en el este de Boston la agredieran a ella y a su hija de 15 años en febrero. Las mujeres «las atacaron físicamente porque se reían y hablaban entre ellas en español», dijo la Fiscalía del Condado de Suffolk.

La madre, Vásquez, dijo que cuando una de las mujeres se le acercó, le pidió a su hija que tradujera y la mujer comenzó a gritarles y las agredió. CNN está identificando a la madre por su apellido por cuestiones de privacidad y seguridad.

«Ella gritó: ‘¡Estamos en Estados Unidos, no hablamos español aquí, hablamos inglés!'», le dijo Vásquez, de 46 años, a CNN. La madre no identificó cuál de las dos mujeres le gritó.

Durante el altercado, Vásquez dijo que le mordieron el pulgar derecho y la golpearon varias veces, mientras que a su hija la golpearon en la cara varias veces y la tiraron del cabello.

Dos mujeres, Jenny Leigh Ennamorati, de 25 años, y Stephanie Armstrong, de 25 años, fueron acusadas de violar los derechos constitucionales con lesiones corporales y dos cargos de asalto y agresión, dijo el fiscal de distrito. Ambos casos tienen audiencias de causa probable programadas para septiembre.

Le dijeron a la policía que escucharon a las Vásquez reír y hablar español y creyeron que se estaban burlando de ellas, según un informe policial, que censuró los nombres de las mujeres, pero luego fueron puestas en libertad por los fiscales.

CNN se ha comunicado con un abogado que representa a Ennamorati pero no ha recibido respuesta. William J. Barabino, un abogado que representa a Armstrong, dijo que el video grabado por un espectador y la «declaración de la acusadora» muestra que su cliente «nunca puso una mano sobre nadie».

«Finalmente, ella se dirigió a la disputa física y se la puede ver extendiendo ambos brazos en un esfuerzo para que todos se calmen. Eso no es un delito y esperamos que un juez o un jurado lleguen a la misma conclusión», dijo Barabino en una declaración enviada por correo electrónico a CNN.

LEE: Una de cada 30 personas es inmigrante: 6 gráficas para este Día Internacional del Migrante (2019)

El incidente ha perseguido a Vásquez desde entonces. Durante semanas, dice que su hija se despertaba asustada y llorando por la noche y constantemente preguntaba por qué alguien las trataría así. Han estado principalmente en casa desde el incidente debido a la pandemia y su hija ha estado hablando con un consejero, pero Vásquez está preocupada sobre cómo se relacionaría con más personas cuando se reanuden las clases.

El miedo puede haber mantenido en silencio a muchas otras víctimas, dice Vásquez, pero ella no puede dejar que el odio y la intolerancia queden impunes. Incluso después de que el restaurante vietnamita donde trabajaba cerró debido a la pandemia y luchó por encontrar otro trabajo durante casi cuatro meses, no ha dejado de hablar con otros sobre el incidente y trabajar con sus abogados.

«Hay asiáticos, latinos, de todo en este país, y otros aún no han entendido que merecemos el mismo respeto que las personas que nacieron en Estados Unidos», dijo Vásquez.

Rebekah Riess y Gregory Lemos de CNN contribuyeron a este informe.