CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

OPINIÓN | El correo es más que un servicio, es un símbolo de una sociedad en funcionamiento

Por Rachael Scarborough King

Nota del editor: Rachael Scarborough King es profesora asociada de inglés en la Universidad de California, Santa Bárbara. Es autora de»Writing to the World: Letters and the Origins of Modern Print Genres». Las opiniones expresadas aquí son suyas. Leer más opinión en cnne.com/opinion

(CNN) — Incluso en una era de constante indignación, los recientes ataques del presidente Donald Trump al Servicio Postal de Estados Unidos han tocado un nervio. Más allá del intento transparente de Trump de suprimir los votos de su oponente, ¿por qué socavar a la agencia se siente como una violación de las normas democráticas?

El valor del Servicio Postal (USPS, por sus siglas en inglés) sigue siendo una de nuestras pocas áreas de acuerdo bipartidista. Una encuesta de marzo realizada por el Pew Research Center clasificó al USPS como la agencia federal más popular, con el 91% de los encuestados con opinión favorable. El sondeo mostró un apoyo casi idéntico a la agencia entre republicanos y demócratas.

El USPS no es solo un servicio, sino un símbolo de una sociedad en funcionamiento. Atacarlo nos parece indignante porque un puesto confiable ha sido un requisito previo para algunos de los rasgos definitorios de la democracia moderna.

En Gran Bretaña y los Estados Unidos, durante los últimos 400 años, la expansión de los sistemas postales gubernamentales ha ido de la mano con el surgimiento de ideales democráticos como la libertad de prensa, el derecho del ciudadano promedio a participar en la esfera pública, y la importancia de las comunicaciones equitativas y accesibles. De hecho, podríamos decir que esos ideales solo se pueden realizar porque las personas pueden confiar en el correo para conectarse en una sociedad en proceso de modernización y globalización.

publicidad

Antes de la invención de las tecnologías de comunicaciones de larga distancia como el telégrafo, la televisión e Internet, la igualdad de capacidad para enviar y recibir correo, un principio que se solidificó entre los siglos XVII y XX, permitía a las personas verse a sí mismas como conectadas a asuntos a través de la circulación de cartas, periódicos y folletos.

Uno de los primeros sistemas de correo centralizado fue el correo estatal inglés, que inicialmente operó el sistema colonial y luego proporcionó un modelo para el de Estados Unidos. En 1660, la Carta de la Oficina de Correos abrió al público el sistema administrado por el gobierno, que anteriormente había dependido de mensajeros privados. Este fue un cambio importante, que estableció el puesto como un servicio gubernamental básico, pero el sistema era lento y costoso.

A lo largo del siglo XVIII, la red de rutas se completó y la invención de la repartición del correo en carretas aceleró los tiempos de entrega. En 1840, una importante reforma del sistema estandarizó el costo de las cartas a un centavo e introdujo innovaciones como sellos y sobres, haciendo que el sistema sea equitativo y accesible. Se aprobaron reformas similares en Estados Unidos en las décadas de 1840 y 1850.

En la América colonial, el servicio postal era parte del sistema imperial que operaba desde la Oficina General de Correos de Londres. Uno de los primeros objetivos de los revolucionarios fue el correo británico, que rutinariamente vigilaba las cartas, y el comité de correspondencia de Boston propuso en 1774 reemplazar el sistema existente con una «nueva oficina de correos estadounidense».

El puesto imperial desapareció en 1775 y Benjamín Franklin, que había sido subdirector general de correos en el antiguo sistema, fue nombrado primer director general de correos del nuevo sistema estadounidense. Al comienzo de la guerra, un puesto en funcionamiento era una prioridad militar.

Estos orígenes ayudaron a hacer de la oficina de correos un símbolo de la nueva nación. La Ley de Correos de 1792 enfatizó su papel público, estableciendo tarifas bajas para el envío de periódicos, que fueron subsidiados por cartas más caras. Tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, el franqueo gratuito o reducido para los periódicos arraigó la idea de que la circulación de noticias era una de las funciones más importantes del correo.

Contrariamente a lo que podríamos esperar, había pocas noticias locales en persona en los siglos XVII y XVIII. En cambio, los editores compilaron párrafos cortos que resumían las cartas que habían recibido de sus «corresponsales extranjeros». Los periódicos británicos a menudo culparon de la falta de noticias interesantes a los vientos del oeste que retrasan los barcos que cruzan el Canal de la Mancha y los periódicos estadounidenses destacaban las fechas de Londres.

En el otro extremo de la producción, las noticias también llegaron a los lectores a través del correo. La industria de la impresión británica se consolidó en Londres, lo que significó que los lectores provinciales tuvieran que depender del correo para recibir periódicos. De manera similar, en la América colonial y los primeros Estados Unidos, la gente a menudo recibía sus periódicos con su correo. Los impresores de periódicos se aseguraron puestos como administradores de correos locales para tener acceso a las noticias entrantes y asegurarse de que sus propios periódicos viajaran libremente.

Además de hacer circular las noticias, el sistema postal ayudó a más personas a participar en la política y otros asuntos públicos. Los primeros periódicos y revistas, como los influyentes «Tatler» y «Spectator», solicitaban comentarios de los lectores, y estos últimos proporcionaban una dirección postal para «todos los artículos que puedan contribuir al avance del bienestar público». Estas primeras cartas al editor ayudaron a desarrollar la idea de que la gente promedio debería comentar sobre política y cultura, y que sus opiniones podrían ser tan dignas de noticias como las de los funcionarios gubernamentales y los críticos profesionales. El crecimiento de la esfera pública se basó en la circulación de información a los lectores que luego podrían responder con sus propios comentarios.

De alguna manera, los servicios postales estaban incluso disponibles para los analfabetos, quienes podían dictar sus cartas a un transcriptor. El novelista del siglo XVIII Samuel Richardson, autor de las innovadoras novelas epistolares «Pamela» y «Clarissa», atribuyó su «conocimiento del corazón femenino» a sus primeros trabajos como este tipo de amanuense.

El principio de igualdad de acceso al correo —el hecho de que una carta hacia o desde cualquier lugar del país cuesta $ 0.55— ha convertido al sistema postal en un icono de igualdad en un sentido más amplio. En el siglo XX, el USPS era una fuente estable de empleo para los trabajadores negros y una fuente de activismo negro a través de sus sindicatos. Los trabajadores postales negros fueron un vínculo entre los esfuerzos de sindicalización y el Movimiento de Derechos Civiles, con muchos carteros activos en la NAACP.

Hoy, la agencia también podría ofrecer más servicios para combatir aún más la discriminación. Por ejemplo, los activistas están pidiendo que la banca postal, que existía a principios del siglo XX, sirva a las comunidades negras y latinas no bancarizadas.

Por supuesto, como cualquier institución estadounidense, el servicio postal ha perpetuado el racismo estructural. En 1802, el Congreso prohibió a los negros llevar el correo en parte debido al temor de que el acceso a la información aumentara la probabilidad de levantamientos de esclavos. Bajo el presidente Woodrow Wilson, los empleados postales negros y blancos fueron segregados, y durante la primera mitad del siglo XX, la discriminación mantuvo a los empleados postales negros fuera de los puestos de supervisión. Pero hoy, las minorías constituyen aproximadamente el 40% de la fuerza laboral de USPS.

Para los estadounidenses, el servicio postal simboliza la conexión a través de vastas distancias que nos permite imaginar una nación unificada incluso cuando estamos separados geográfica, cultural y políticamente. Politizar el servicio y sabotearlo para obtener ganancias electorales es impactante incluso en nuestro momento polarizado.

Al unirse para financiar la agencia y protegerla de la interferencia de Trump, el Congreso podría llevar a cabo una iniciativa verdaderamente bipartidista que continuaría la larga historia del sistema postal como condición previa para la democracia. Yendo más allá, el Congreso debe poner fin al mandato de autores republicanos de 2006, impuesto a ninguna otra agencia federal o empresa privada, de que el USPS prefinancia los beneficios de salud y jubilación anticipados de sus jubilados durante décadas, una medida que tiene la intención de obstaculizar financieramente a la agencia. La Cámara aprobó un proyecto de ley en febrero para poner fin a esta norma.

Los ataques de Trump han demostrado que valoramos al USPS por más que su entrega diaria de cartas y paquetes, y debemos reafirmar su papel central en el establecimiento de ideales democráticos.