CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los ‘focos móviles de contagio’ son la nueva normalidad en EE.UU.: Cinturón del Sol mejora mientras que tasas de covid-19 suben en el Medio Oeste

Por Andrea Kane

(CNN) — Parece que justo cuando los estados empiezan a controlar los casos de coronavirus en un área geográfica determinada de Estados Unidos, los contagios comienzan a aumentar en otra.

Los estados del Cinturón del Sol que fueron duramente afectados por el coronavirus en verano –incluidos Florida, Texas y Arizona– finalmente han comenzado a ver disminuir sus números, solo para que los casos aumenten insidiosamente en partes del Medio Oeste.

Los expertos dicen que un mosaico de regulaciones a nivel estatal y de las ciudades, junto con la fatiga de la cuarentena –y el hecho de que el Medio Oeste se salvó al comienzo de la pandemia– están detrás de esta tendencia alarmante.

«Hay gobernadores, con diversos grados de conocimiento y que tienen secretarios de salud con diversos grados de conocimiento, que están desarrollando políticas a nivel estatal (…) algunas de ellas no necesariamente abordan los problemas de la misma manera», dijo a CNN el Dr. Amesh A. Adalja, investigador sénior del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

Adalja lo llamó «una mezcolanza de políticas que no necesariamente se ajustan a la tarea en muchos estados» y que hace que, en ausencia de una fuerte respuesta federal, un estado repita los mismos errores que otro estado cometió anteriormente.

Lo que muestran los números

Según datos de CNN, en el Sur, el promedio de siete días de casos nuevos por cada 100.000 personas bajó de 22,65 el 5 de agosto a 19,64 el 12 de agosto, a 16,15 el 19 de agosto. Y el cambio porcentual en los nuevos casos diarios disminuyó cada semana (en comparación con la semana anterior) en al menos un 10%.

Pero en el Medio Oeste, las cifras de agosto mostraron que los números iban en la dirección opuesta. Si bien el promedio de siete días de casos nuevos por cada 100.000 personas inicialmente disminuyó de 13,00 el 5 de agosto a 12,87 el 12 de agosto, aumentó a 13,57 el 19 de agosto. Y el cambio porcentual en los casos nuevos diarios disminuyó un 4% la primera semana, permaneció igual en la segunda semana, y luego subió un 5% la semana pasada.

«Hay una señal de advertencia (…), el Centro de Estados Unidos en este momento se está estancando», dijo el Dr. Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), en una entrevista con el Journal of the American Medical Association. «No necesitamos tener una tercera ola en el centro», agregó.

Advertencia de la tormenta que se avecina

Los funcionarios de salud pública han visto venir esta tormenta y han estado haciendo sonar una advertencia durante casi un mes.

A fines de julio, cuando estados como Ohio, Indiana, Kentucky y Tennessee comenzaron a ver un aumento en el porcentaje de pruebas de coronavirus que arrojaban resultados positivos, el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo en un entrevista en MSNBC que «lo que inevitablemente sucederá es que los estados que aún no están en problemas probablemente se metan en problemas».

Un aumento en el porcentaje de pruebas que dan positivo es la primera señal clara de una cascada hacia el caos. Esa estadística, si no se controla, eventualmente conduce a más hospitalizaciones y, en última instancia, a más muertes semanas después. Es lo que pasó en el Sur y en el Oeste.

La coordinadora del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, la Dra. Deborah Birx, dijo que la tasa de positividad de las pruebas es la estadística que observa más de cerca porque es «el indicador más sensible» de cómo se está desarrollando la situación del coronavirus en un momento y lugar en particular.

«Solo tiene que subir un poquito. Digamos que has tenido un 3% de resultados positivos, y luego la semana siguiente tienes un 3,3%. Ahí es cuando hay que empezar a mirar de verdad», dijo Birx a Fox News.

El grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, que envía un informe individualizado a cada gobernador todos los lunes, advirtió a los gobernadores del Medio Oeste a fines de julio que el momento de adelantarse a la curva es ahora, antes de que los números comiencen a dispararse en sus estados, dijo Fauci en MSNBC.

Los funcionarios públicos estatales y locales comenzaron a escuchar y a tomar medidas drásticas. Por ejemplo, el alcalde de Kansas City, en Missouri, extendió la orden de estado de emergencia por coronavirus de la ciudad hasta el 16 de enero de 2021, exigiendo que la mayoría de las personas usen mascarillas en lugares públicos y limitando las aglomeraciones en los bares al 50% de su capacidad. El gobernador de Ohio anunció límites a las ferias del condado, excluyendo eventos, atracciones y juegos en las tribunas.

«La gente se olvidó del hecho de que esto es una pandemia»

Pero como el Medio Oeste no había sufrido lo peor de la experiencia de la pandemia de primera mano, como la ciudad de Nueva York y otros estados vecinos que se vieron muy afectados, las lecciones no se aprendieron tan bien.

«El Medio Oeste se salvó relativamente. Estábamos preparados por lo que pasó en Nueva York; (fue) una catástrofe tal que las cosas se pusieron muy serias aquí en el Medio Oeste, tanto los gobernadores republicanos como demócratas realmente fueron muy cuidadosos. Y eso fue bueno, así que de hecho tuvimos una tasa de casos baja», explicó el Dr. Rob Murphy, profesor de enfermedades infecciosas y de ingeniería biomédica, y director ejecutivo del Instituto de Salud Global de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

«Y luego lo que sucedió en el Medio Oeste (…) porque no fue tan malo, no fue tan malo como en Nueva York, no fue tan malo como la última ola del Sur, las cosas se salieron de control lentamente y se volvió increíblemente político. Y la gente se olvidó del hecho de que esto es una pandemia y del hecho indiscutible de que estas máscaras funcionan», dijo, y señaló que los números en Illinois «han ido aumentando durante el último mes».

Murphy dijo que la gente en otros estados estaba «impactada para hacer lo correcto» sin importar lo que dijeran los políticos.

«Un percance tras otro»

El Dr. Ashish Jha, director del Instituto Global de Salud de Harvard, dice que la respuesta de Estados Unidos al virus es «la peor respuesta de cualquier país importante».

«No llegamos aquí de la noche a la mañana. Esto realmente ha sido un percance tras otro», dijo Jha. «El factor único que realmente nos diferencia de todos los demás es el negacionismo que ha impregnado todo nuestro enfoque».

Adalja está de acuerdo. «Para la mayor parte de esta pandemia, el gobierno federal básicamente ha abdicado de su respuesta, y eso es en el mejor de los casos, en muchos casos han eludido su (responsabilidad)», dijo Adalja.

También dijo que los CDC –la agencia federal que ha liderado los esfuerzos de salud pública del país durante crisis de salud en el pasado– «básicamente fueron dejados de lado desde el principio».

Estiman unos 60 millones de casos de covid-19 en EE.UU. 0:45

«En el momento en que los CDC hacen una recomendación, a veces ves que otros miembros del poder ejecutivo la socavan», dijo. El resultado es que ninguna guía es de autoridad y la gente se confunde.

«Muchos gobernadores hacen lo suyo lo mejor que pueden y algunos lo hacen mejor que otros», dijo Adalja. Si bien dijo que ciertos estados enfrentan sus propios desafíos únicos, ha sido difícil para los gobernadores «dimensionar correctamente su respuesta» porque la situación se ha vuelto tan politizada que no saben si están haciendo demasiado o si están haciendo muy poco, y ellos mismos están bajo presión política.

«Así que no me sorprende que veas este tipo de descontrol en ciertos lugares y que vuelvan a estar bajo control, y luego lo mismo se repite una y otra vez. Es porque es casi como si cada estado repitiera los mismos errores que el gobierno federal cometió en enero, febrero y marzo… todos lo están haciendo por sí mismos», dijo Adalja.

¿El error? No darse cuenta de esto es la nueva normalidad. Al menos por el momento.

«Básicamente se van a ver estos focos móviles, pronostico, por todo el país, ya que la gente tiene más o menos controles porque el virus se ha establecido en la población», dice Adalja. «Creo que esta será la nueva normalidad», dijo.

Joe Sutton, Amanda Watts y Andrea Diaz contribuyeron a este informe.