CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Huracanes

Residentes de Alabama y Florida luchan contra las inundaciones de Sally mientras los remanentes amenazan con más miseria en Georgia y las Carolinas

Por Jason Hanna

(CNN) –- La costa de Alabama y el noroeste de Florida se enfrentan a una recuperación desalentadora el jueves, mientras lagunas de agua de las inundaciones y trozos de escombros rodean las casas y negocios un día después de que el mortal huracán Sally azotara la costa con vientos y lluvia.

Los ríos también se han desbordado allí, y los remanentes de Sally todavía amenazan con más inundaciones el jueves a medida que avanzan hacia Georgia y las Carolinas.

El sistema ya ha dejado demasiada miseria a lo largo de la Costa del Golfo. Al menos una persona murió y otra desapareció en Orange Beach, Alabama, le dijo el alcalde Tony Kennon a WSFA, afiliada de CNN, luego de que Sally llegara a la costa como un huracán de categoría 2 el miércoles temprano.

En ambos estados, incluso alrededor de Pensacola en Florida, los árboles y las líneas eléctricas caídas han hecho que las carreteras sean peligrosas, y las autoridades establecieron toques de queda y han usados botes y vehículos de alta mar para ayudar a cientos de personas a escapar de sus hogares inundados o rodeados de inundaciones.

En Orange Beach, los vecindarios costeros permanecían cubiertos de agua horas después de la tormenta. La Guardia Nacional de Alabama dijo que todavía tenía cinco equipos de evacuación de aguas altas trabajando el jueves en el condado de Baldwin, donde se encuentran Orange Beach y Gulf Shores.

publicidad

«Todo lo que había en la planta baja se ha perdido», dijo el miércoles Matt Wilson a WPMI, afiliada de CNN, sobre su casa en Orange Beach, donde él y su familia sobrellevaron parte del diluvio.

«Las ventanas de nuestra casa se rompieron a las 3 am o 4 am (del miércoles) y toda la casa temblaba como un bote en el agua», comentó. «Terminamos saliendo de la casa durante el ojo de la tormenta y vadeamos cerca de 1,5 metros de agua para llegar a la casa del vecino, tomados del brazo», contó.

Sally se movió de manera extremadamente lenta sobre estas áreas, arrojando capas de lluvia –en algunos lugares de 60 cm o más– que causaron extensas inundaciones por kilómetros.

«Tuvimos 76 cm de lluvia en Pensacola, más de 76 cm de lluvia, que son cuatro meses de lluvia en cuatro horas», dijo la jefa de bomberos de Pensacola, Ginny Cranor.

Así están las ciudades por las que pasó Sally 1:28

«Mi casa está llena de agua. Tengo de 5 a 15 cm de agua en mi casa, en todas partes», le dijo Terry Morgan, residente de Freeport, Florida, a WJHG, afiliada de CNN.

Las inundaciones de los ríos también son un problema. Partes de la Interestatal 10 se cerraron el jueves en el noroeste de Florida debido al aumento de las aguas, incluido el puente I-10 sobre el río Shoal en el condado de Okaloosa, según el departamento de transporte estatal y la Oficina del Sheriff del condado de Walton.

En la ciudad turística de Gulf Shores en Alabama, Mike Vansickler le dijo a WPMI que sobrellevó la tormenta en su condominio, solo para terminar navegando en kayak tierra adentro más tarde. La Guardia Nacional y los equipos de rescate utilizaron vehículos de alta mar para atravesar las calles allí, mientras que otros viajaban en canoa o iban vadeando.

El jueves el agua seguía golpeando las casas en lugares como Gulf Shores y Pensacola, y más de 440.000 clientes en los dos estados seguían sin electricidad, según el rastreador de servicios públicos PowerOutage.us.

La residente de Florida Tammy Gibbs y su familia se están quedando con un amigo que tiene un generador, un día después de que la policía y las tropas de la Guardia Nacional usaran un kayak y una moto de agua para ayudarlos a salir desde su casa cerca de Perdido Bay al este de Pensacola, le dijo a la afiliada de CNN WBMA.

«Ella miró por la ventana a la casa y dijo, ‘Gammy, el océano está en nuestro jardín'», dijo Gibbs a WBMA, relatando la conversación de su hija de 3 años con su abuela.

Sally fue el cuarto huracán que tocó tierra en Estados Unidos este año, la mayor cantidad para esta misma fecha en 16 años. Llegó a la costa 16 años después de que el huracán Ivan de categoría 3 azotara aproximadamente las mismas áreas.

Sally amenaza a Georgia y las Carolinas

Sally se había debilitado a una depresión tropical el miércoles por la noche. Sus remanentes arrojaban grandes cantidades de lluvia en partes de Georgia y las Carolinas el jueves, y provocaron inundaciones en algunas áreas.

Las advertencias de inundaciones repentinas estuvieron en vigencia intermitentemente el jueves para partes de Georgia y el centro de Carolina del Sur, y se emitieron alertas de inundaciones para amplias secciones del Sureste. Es probable que se produzcan inundaciones repentinas e inundaciones de ríos en muchas de estas áreas, dijeron meteorólogos.

Los árboles y las líneas eléctricas se volcaron a medida que la lluvia persistente saturó el suelo en varios lugares del área de Atlanta el miércoles y el jueves, informaron las afiliadas de CNN WGCL y WSB. En el suburbio de Dunwoody en Atlanta, un gran árbol cayó sobre dos vehículos el jueves, bloqueando una intersección pero sin herir a nadie, dijo la policía.

El centro de Georgia podría recibir de 15 a 30 cm de lluvia para el final de la tormenta. El centro y el norte del estado de Carolina del Sur podrían tener de 8 a 25 cm, y partes de Carolina del Norte y el sureste de Virginia podrían recibir de 10 a 20 cm, dijo el Centro Nacional de Huracanes.

Más de 31.000 clientes estaban sin electricidad en Georgia el jueves por la tarde, según PowerOutage.us.

«Ya hemos visto inundaciones significativas en partes de Alabama debido a esta banda de lluvia. Por favor, recuerda: date la vuelta, no te ahogues», tuiteó el Servicio Meteorológico Nacional en Atlanta.

sally-carolina-del-sur

Un árbol caído bloquea un autobús escolar y otros vehículos en el condado de Anderson, Carolina del Sur, después de las lluvias del jueves por la mañana.

Toque de queda en el área de Pensacola por 3 noches

El condado de Escambia de Florida, que incluye Pensacola, pidió a los residentes que se quedaran en casa para que las cuadrillas puedan evaluar las carreteras y puentes. La policía local hará cumplir el toque de queda desde el atardecer hasta el amanecer durante tres noches a partir del miércoles.

«Todavía estamos en una misión de evaluación y recuperación para salvar vidas, y necesitamos poder hacer ese trabajo», indicó el comisionado del condado, Robert Bender. «Todavía estamos evaluando nuestras carreteras y puentes para asegurarnos de que sean seguros», explicó.

Los equipos rescataron a 377 personas cerca de la frontera del estado con Alabama y temían que muchas más pudieran estar en peligro en los próximos días, dijo Jason Rogers, director de seguridad pública del condado.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo el miércoles que el peligro está lejos de terminar, advirtiendo que «prácticamente cualquier cuerpo de agua en el noroeste de Florida» podría ver un aumento en los niveles en los próximos días debido a Sally.

«Habrá muchos daños a las propiedades», agregó. «Cuando ves el centro de Pensacola, ves 1 metro de agua allí, eso probablemente afectará a todos los negocios en el centro de Pensacola, no hay ninguna duda», afirmó.

Alabama pidió a la población que permanezca alerta

sally-alabama

Un barco es arrastrado cerca de una carretera después del paso del huracán Sally en Orange Beach, Alabama.

La Guardia Nacional rescató al menos a 35 personas en Alabama hasta el jueves por la mañana, dijeron funcionarios en una conferencia de prensa que incluyó a la gobernadora Kay Ivey.

En Gulf Shores, cerca de donde el huracán tocó tierra, Doris Stiers evaluó los daños fuera de su casa en la playa. Estaba atónita.

«Parece una zona de guerra», le dijo a CNN el miércoles. «Mucha destrucción, casas destruidas, techos desaparecidos. No he tenido ningún servicio, luz ni internet. Mala noche», contó.

Wilson, un residente de Orange Beach que superó la tormenta en su casa, dijo que la situación era aterradora.

«En nuestra casa se rompieron las ventanas (…) y toda la casa temblaba como un bote en el agua. Daba miedo, hombre, de verdad», dijo Wilson a WPMI. «Nuestro muelle, obviamente, se ha ido. Todo lo que estaba la planta baja ha desaparecido», contó.

Funcionarios de Alabama advirtieron que incluso si la tormenta se ha debilitado, los residentes no deben bajar la guardia.

«La tormenta puede haber salido de nuestra área local, pero es importante permanecer alerta ya que muchas áreas aún se ven afectadas por las persistentes aguas de las inundaciones», tuiteó el Servicio Meteorológico Nacional en Mobile.

Faith Karimi, Nicole Chavez, Tina Burnside, Michelle Krupa, Rosa Flores y Ed Lavandera de CNN contribuyeron a este informe.