CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

«Eso nunca debió suceder»: dentro del desfile de Trump fuera del hospital Walter Reed

Por Kevin Liptak

(CNN) — Paseando por la bien equipada suite presidencial del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed entre dosis intravenosas de remdesivir y controles de sus signos vitales cada hora, el presidente Donald Trump le ha dicho a más de un simpatizante que está desesperado por volver a la acción.

Así lo hizo el domingo. Justo después de las 5 pm ET, una combinación de aburrimiento, agitación y anhelo de adulación —mientras convalecía por cuenta del coronavirus— llevó al presidente al asiento trasero de un Chevy Suburban negro, saludando frenéticamente mientras avanzaba a gatas por Rockville Pike mientras dos agentes del Servicio Secreto de EE.UU., vestidos con batas médicas, mascarillas y protección para los ojos, miraban estoicamente al frente.

Era una imagen inventada por el propio presidente y el grupo muy ajustado de asistentes que lo acompañaron a Walter Reed, incluido el jefe de gabinete Mark Meadows y el asesor de redes sociales Dan Scavino, dijo una persona familiarizada con el asunto. Ellos esperaban que el evento pudiera tranquilizar a los estadounidenses y asegurarles que Trump se mantiene sano y al mando después de lo que consideró una cobertura noticiosa exagerada de su condición. Y en particular, pronósticos descomunales que planeaban transferir el poder al vicepresidente Mike Pence.

Incertidumbre sobre la campaña de Trump 1:02

Pero su desfile de unos segundos solo subrayó la actitud relajada hacia la transmisión que parece haber llevado a Trump al hospital para empezar. El espacio contenido dentro de la limusina presidencial apenas permitía un distanciamiento social del conductor y el agente. Mientras Trump usaba una máscara, su condición de paciente hospitalario con covid-19 le impedía caer dentro de las recomendaciones de cualquier persona para una aparición pública.

Fue una imagen impactante para un presidente que afirma ahora «entender» el virus después de contraerlo.

publicidad

«Lo aprendí realmente yendo a la escuela. Esta es la verdadera escuela», dijo Trump en un video publicado segundos antes de aparecer afuera de Walter Reed, su voz sonaba un poco ronca pero aún entusiasta. «Esta no es la escuela de vamos a leer el libro, y lo entiendo».

El servicio secreto expresa su preocupación

Posteriormente, los miembros del Servicio Secreto expresaron una creciente preocupación por lo que muchos miembros del personal de la agencia han determinado es un desprecio total por su bienestar en medio de una pandemia mortal y altamente contagiosa. Los agentes dieron positivo por el virus mientras viajaban para los mítines políticos del presidente, que insistió en mantener incluso contra las pautas federales de salud. A medida que los empleados se ponen en cuarentena o se aíslan en el lugar, otros se han visto obligados a trabajar más horas para llenar el vacío.

Es una situación que ha provocado una preocupación creciente y más expresiva.

«Eso nunca debió haber sucedido», dijo un agente actual del Servicio Secreto que trabaja en la presidencia. Fue el primer detalle familiar después del paso de Trump, y agregó que los agentes que participaron en el viaje ahora tendrían que ponerse en cuarentena.

«Quiero decir, no me gustaría estar cerca de ellos», dijo el agente, expresando una opinión que varias personas del Servicio Secreto también expresaron a raíz de la aparición del domingo. «Sin embargo, la frustración con la forma en que nos tratan cuando se trata de decisiones sobre esta enfermedad se remonta a antes de esto. No somos desechables».

Otro agente veterano del Servicio Secreto también expresó su profunda consternación por el viaje de Walter Reed, aunque se mostró comprensivo con quienes rodeaban al presidente dada la dificultad para rechazar al comandante en jefe.

«No se puede decir que no», dijo el agente.

La decisión de Trump «fue imprudente»

Si bien los agentes del Servicio Secreto tienen el poder de decir no a actividades que podrían poner en peligro a un presidente, no pueden decir que no en situaciones que podrían ponerlos a ellos mismos en peligro.

Un tercer agente le dijo a CNN: «Fue simplemente imprudente». Pero otro intentó restar importancia a la preocupación.

«He visto algunas de las noticias hoy y es ridículo decir que el presidente está tratando de matar a su detalle», dijo otro agente actual el domingo. «No es convencional, pero hacemos el trabajo».

En un comunicado, la Casa Blanca insistió en que se tomaron medidas para proteger a otros en el auto con Trump.

«Se tomaron las precauciones adecuadas en la ejecución de este movimiento para proteger al presidente y todos los que lo apoyan, incluido equipo de protección personal. El equipo médico autorizó el movimiento como seguro», dijo el subsecretario de prensa Judd Deere.

Los expertos médicos y los médicos dijeron que el episodio parecía cualquier cosa menos seguro.

«Ese SUV presidencial no solo es a prueba de balas, sino que está sellado herméticamente contra ataques químicos», tuiteó el Dr. James P. Phillips, afiliado a Walter Reed. «El riesgo de transmisión de covid-19 en el interior es tan alto como fuera de los procedimientos médicos. La irresponsabilidad es asombrosa. Mis pensamientos están con el Servicio Secreto que está obligado a prestar el servicio».

La Dra. Leana Wen, médica de emergencias y analista médica de CNN, tuiteó que si Trump fuera su paciente, «en condición inestable + enfermedad contagiosa, y de repente salió del hospital para dar un paseo en automóvil que lo pone en peligro a sí mismo y a los demás:» Llamaría a seguridad para detenerlo y luego realizaría una evaluación psiquiátrica para examinar su capacidad de toma de decisiones».

Un fin de semana en el hospital

Para el domingo por la tarde, la multitud de simpatizantes reunidos frente a la entrada de Walter Reed había aumentado a varias docenas de solo un puñado de simpatizantes cuando Trump llegó por primera vez el viernes por la noche.

En el interior, miembros de su equipo alertaron a Trump sobre la multitud, y vio imágenes de la reunión en televisores colgados en la suite de habitaciones donde está siendo tratado.

Desde que llegó al hospital, Trump ha pasado horas consumiendo imágenes de televisión de su situación de salud, una rutina que no es del todo diferente a la forma en que pasa sus días en la Casa Blanca, aunque ahora su régimen se ve interrumpido por el monitoreo constante de los médicos, dosis de terapias administradas por vía intravenosa y, según su médico, el Dr. Sean Conley, los «altibajos» del coronavirus que han incluido preocupantes descensos en su nivel de oxígeno en sangre.

Aún así, el presidente ha intentado continuar, particularmente a través de sus extensas llamadas telefónicas con familiares y aliados.

«Está funcionando de la misma manera que funciona en la Casa Blanca o de la misma manera que funciona las 24 horas del día», dijo su abogado personal Rudy Giuliani en Fox News.

A lo largo del fin de semana, Trump presionó para hacer algún tipo de aparición pública demostrando su salud continua, aunque encontró cierta resistencia de su equipo médico, según una persona familiarizada con el asunto.

Su deseo de ser visto aumentó el sábado por la tarde y el domingo a medida que se frustraba por lo que consideraba una cobertura demasiado fatalista de su condición. Estaba furioso cuando surgió una cita de una persona familiarizada con su salud —más tarde atribuida a Meadows— sugiriendo que sus signos vitales eran «preocupantes» el viernes.

En lugar de salir en público el sábado, Trump grabó un video de cuatro minutos agradeciendo a sus partidarios y se sentó a ver una serie de fotos en una mesa redonda de madera y en una sala de conferencias que parecía revisar documentos. La Casa Blanca publicó otro conjunto de fotos el domingo, esta vez que muestra al presidente sentado en su sala de conferencias con paneles de madera mientras habla por teléfono con Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley.

Tanto en el video como en las fotos, Trump no llevaba una máscara; no estaba claro qué medidas se tomaron para proteger a los fotógrafos que capturaron las imágenes.

La decisión de Trump

Mira qué hizo Trump antes de dar positivo por covid-19 3:11

A diferencia de la Casa Blanca, donde Trump está rodeado por una amplia red de asistentes, solo cuenta con un número mínimo de asesores en Walter Reed. Meadows pasó la noche en el hospital el viernes y sábado. Más recientemente, se le unió Scavino, quien escribió en Twitter que después de una serie de pruebas negativas planeaba trabajar desde el hospital hasta que Trump regresara a la Casa Blanca.

Scavino publicó un conjunto de fotografías que parecían haber sido tomadas desde el interior de la caravana del presidente el domingo mientras avanzaban más allá del grupo de simpatizantes, que ondeaban banderas de Trump y gritaban a los opositores al presidente en diferentes momentos del día. Docenas más de simpatizantes pasaron en sus autos, ondeando banderas estadounidenses y produciendo una cacofonía de apoyo para el presidente convaleciente mientras tocaban las bocinas en voz alta en apoyo.

Alrededor de las 5:15 pm hora del Este, agentes de policía comenzaron a bloquear la concurrida intersección frente a Walter Reed, donde los partidarios estaban apiñados en la acera. Minutos después, la caravana presidencial comenzó a rodar hacia el norte en Rockville Pike, reduciendo la velocidad a un paso lento para que el presidente pudiera mostrar su rostro.

Trump saludó y apretó el puño mientras los seguidores vitoreaban en voz alta, la mayoría de ellos sin máscaras.

Dando vueltas al otro lado de la carretera, mientras Trump pasaba por delante de más simpatizantes y tiendas de campaña llenas de cámaras y reporteros de televisión, mostró un pulgar hacia arriba.

Minutos después, se fue. La Casa Blanca alertó a los periodistas que estaba de vuelta en su suite de Walter Reed.

 

— Jeremy Diamond, Kate Bennett, Jamie Gangel, Josh Campbell y Betsy Klein de CNN contribuyeron a este informe.