CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Corea del Norte

Corea del Norte

Corea del Norte será un gran dolor de cabeza para quien gane las elecciones presidenciales entre Trump y Biden

Por Joshua Berlinger

Hong Kong (CNN) — Cuando Barack Obama terminaba su día 75 como presidente de Estados Unidos, los motores de un enorme cohete norcoreano cobraron vida a medio mundo de distancia, provocando una de las primeras grandes crisis internacionales de su gobierno. Ahora de cara a las elecciones de 2020 entre Trump y Biden, Corea del Norte vuelve a ser un tema espinoso.

La primera prueba de misiles de Pyongyang durante la presidencia de Donald Trump llegó incluso antes. En su día 23 en el cargo, mientras él y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se sentaban a cenar en la terraza de Mar-a-Lago, el opulento club en Florida del presidente, el líder norcoreano Kim Jong Un supervisó el exitoso lanzamiento de prueba de un misil balístico de combustible sólido.

Entonces, si el exvicepresidente Joseph Biden derrotara a Trump en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, ¿volvería Corea del Norte a realizar algún tipo de provocación en los primeros días de una nueva administración?

Cuando se trata de adivinar las intenciones de Corea del Norte, algunas palabras de sabiduría atribuidas a Mark Twain y a la leyenda de los Yankees de Nueva York, Yogi Berra, suenan particularmente ciertas: las predicciones son difíciles, especialmente sobre el futuro.

Así es, después de todo, Corea del Norte es una de las sociedades más aisladas y uno de los gobiernos secretos del mundo.

publicidad

Pero sabemos que Pyongyang estudia de cerca las maquinaciones en Washington. Y, como demostraron durante los primeros días de las presidencias de Trump y Obama, Kim y sus asesores saben cómo captar la atención de Estados Unidos, y pueden optar por hacerlo después de pasar a un segundo plano en las elecciones estadounidenses, las protestas por la injusticia racial y un pandemia global.

Una administración de Biden, o Trump durante un segundo mandato después de las elecciones podría verse obligada a lidiar con Corea del Norte antes de lo que les gustaría.

Las acciones de Corea del Norte y el mandato de Donald Trump

El desarme de Corea del Norte sigue siendo uno de los problemas de política exterior más difíciles de Estados Unidos. Desde 2006, Pyongyang ha probado con éxito seis dispositivos nucleares y tres misiles balísticos intercontinentales (ICBM), armas que, según Kim, están destinadas a disuadir la agresión extranjera y garantizar la continuidad del régimen que lidera con mano de hierro.

Conmemoran 75º aniversario del partido gobernante 0:31

Sin embargo, la persecución tenaz de estos armamentos por parte del país ha tenido un costo tremendo. Las sanciones que castigan a Pyongyang por su programa nuclear esencialmente impiden a Corea del Norte, uno de los países más pobres del mundo, comerciar con el mundo exterior. Eso significa que hay pocas oportunidades para que Corea del Norte mejore su economía y aumente el sustento de su gente, una promesa clave que Kim le ha hecho a la población del país.

Estados Unidos esperaba que las sanciones paralizaran a Corea del Norte y obligaran a Kim a negociar. Y el presidente Trump esperaba que, al convertirse en el primer presidente en funciones en sentarse cara a cara con un líder norcoreano, pudiera diseñar algún tipo de avance. Pero a pesar de estos cara a cara, las negociaciones han estado en un punto muerto desde la segunda cumbre de los dos líderes en 2019, en Hanoi.

Trump quería algún tipo de «gran acuerdo» que hiciera que Corea del Norte renunciara a su programa nuclear para un alivio inmediato de las sanciones, pero Kim solo estaba preparado para cerrar Yongbyon, la instalación más grande y conocida en Corea del Norte, que producía material fisionable para armas nucleares, a cambio de un alivio de las sanciones, según el ex asesor de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton.

Eso no fue suficiente para Trump, así que se levantó de la mesa.

«Hubo oportunidades de tener un compromiso directo entre los líderes, pero, como se demostró, no fue una solución milagrosa para resolver los problemas», dijo Markus Garlauskas, ex agente de inteligencia nacional para Corea del Norte del Consejo Nacional de Inteligencia de EE.UU..

[La cumbre de] Hanoi, dijo Garlauskas, demostró que no fue la falta de comunicación o el contacto de líder a líder lo que había impedido un gran avance.

El «obstáculo fundamental», dijo, es «la falta de interés de Kim en renunciar a esas armas nucleares y su voluntad de mantener un costo muy alto para mantenerlas».

Comunicación temprana, comunicación frecuente

Hasta la fecha, el gobierno de Trump ha vendido su política de Corea del Norte como una victoria. Eso es porque desde noviembre de 2017, Kim no ha probado armas nucleares ni misiles de largo alcance, las armas diseñadas para lanzar una ojiva nuclear a Estados Unidos.

Durante su primera cumbre, Trump y Kim llegaron a lo que parecía ser un acuerdo tácito de que, mientras continuaran las conversaciones, Corea del Norte no probaría misiles balísticos intercontinentales ni bombas nucleares. Trump, a su vez, redujo la cantidad de ejercicios militares que Estados Unidos realiza con Corea del Sur. Estos ejercicios están destinados a mantener a las tropas listas en caso de conflicto, pero Corea del Norte los ve como hostiles y, a menudo, afirmará que son una práctica para una invasión.

El acuerdo, sin embargo, no se aplicó a los misiles de corto alcance que podrían usarse para atacar a las tropas estadounidenses o aliados en la región, que Corea del Norte ha seguido probando. Y Pyongyang no se comprometió a dejar de desarrollar o mejorar su armamento sin probarlo.

El 10 de octubre, Corea del Norte presentó lo que se cree que es uno de los misiles balísticos intercontinentales más grandes del mundo en un desfile militar en un aniversario importante en Pyongyang. Los expertos en armas dijeron que parecía que el gigantesco misil estaba diseñado para transportar múltiples ojivas para penetrar los sistemas de defensa antimisiles, lo que demuestra que el compromiso de Corea del Norte de dejar de probar misiles balísticos intercontinentales no significa que no dejará de funcionar en ellos.

Si Corea del Norte considerara viable este nuevo misil, necesitaría realizar un lanzamiento de prueba. Aunque Kim se comprometió a no probar los misiles balísticos intercontinentales durante las negociaciones en Estados Unidos, dijo en un discurso, el año pasado, que ya no se sentía obligado a cumplir con la promesa. Ha culpado a Estados Unidos por el estancamiento diplomático y dice que ha sido «engañado por Estados Unidos», desperdiciando 18 meses en conversaciones.

Kim Jong Un: No habrá más guerra en esta tierra 0:26

Corea del Norte podría lanzar otro misil balístico

Ahora, a algunos expertos les preocupa que probar el nuevo misil balístico intercontinental podría ser un posible próximo paso para llamar la atención después de las elecciones.

«No me sorprendería en absoluto ver a los norcoreanos dar algún tipo de paso en el campo de las pruebas de misiles balísticos o en el campo de las pruebas nucleares, especialmente si Biden gana las elecciones», dijo Evans Revere, ex subsecretario de Estado para Asia oriental y el Pacífico. «Creo que los norcoreanos van a querer que empiece con el pie izquierdo en la medida de lo posible. Y una forma de hacerlo sería lo que hicieron con el presidente Obama».

El mayor desafío de Biden, dicen los expertos, podría surgir durante la transición presidencial. El sitio web de su campaña tiene solo una frase vaga sobre la política de Corea del Norte, por lo que es probable que Biden y sus asistentes necesiten identificar rápidamente una estrategia para lograr que Corea del Norte avance hacia la desnuclearización y para encontrar a las personas adecuadas para implementar esa estrategia.

Joseph Yun, quien se desempeñó como representante especial del Departamento de Estado para Corea del Norte bajo los gobiernos de Obama y Trump, dijo que sería crucial que Biden se pusiera en contacto con los norcoreanos y trazara sus líneas rojas lo más rápido posible, para que el Norte no intenten descubrirlos por su cuenta.

«Es muy importante que al principio comience con el pie derecho», dijo Yun. «Es posible que desee enviar un mensaje a Corea del Norte, diciendo cosas como, queremos hablar, estamos preparados para hablar, pero por ahora, denos tiempo y por favor no hagan ninguna prueba».

MIRA: Senador colombiano dice tener pruebas de reuniones del embajador Santos con miembros de la campaña de Trump

Pero cada candidato tiene ventajas y desventajas únicas. La relación de Trump con Kim podría ayudar a mantener baja la temperatura en la península de Corea, pero su compromiso con la desnuclearización total desde el principio sigue siendo poco realista.

Biden ha criticado la relación de Trump con Kim, a quien llamó un «matón» en el debate presidencial final, el jueves. Aún así, el exvicepresidente tiene la oportunidad de reiniciar las cosas. No necesita exigir la desnuclearización completa de inmediato, aunque seguramente conocerá el historial fallido de acuerdos incrementales anteriores. Biden también tendrá que convencer a Japón y Corea del Sur de que el enfoque transaccional de Trump para las alianzas fue único y asegurarles que Washington está comprometido con su defensa, independientemente del costo.

MIRA: Biden y Trump se pelean la Florida, ¿qué grupo latino daría la victoria?

Pero la realidad es que Biden y Trump enfrentan el mismo desafío cuando se trata de Kim: ¿Cómo se logra que Corea del Norte deje de desarrollar armas nucleares y misiles balísticos y, finalmente, entregue las armas que considera vitales para disuadir a los adversarios?

Hasta ahora, ninguno parece tener la respuesta.