CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Problemas de suministro dificultan que Pfizer proporcione vacunas adicionales más rápido

Por Ellie Kaufman, Sara Murray

(CNN) — Las limitaciones del suministro de vacunas están complicando las esperanzas de la administración Trump de llegar a un acuerdo con Pfizer para comprar otros 100 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de la compañía, el último obstáculo para aumentar la producción de los fármacos a medida que el virus se propaga rápidamente.

Funcionarios de la administración Trump y Pfizer confirmaron que las dos partes están negociando para que el gobierno compre las dosis adicionales para distribuirlas entre abril y junio de 2021. Pero el calendario ha sido un punto de fricción, ya que Estados Unidos clama por que la entrega sea lo antes posible, mientras que Pfizer hace malabarismos con la demanda mundial.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo el miércoles que un factor que complica las negociaciones es que Pfizer tiene algunos problemas en la cadena de suministro que harán que sea más difícil para la compañía producir 100 millones de dosis más en la primavera. El gobierno federal está negociando con Pfizer para ver cómo puede ayudar con esos problemas de producción con el fin de obtener los 100 millones de dosis adicionales, dijo.

«Estamos involucrados en discusiones activas con Pfizer sobre ejercer las opciones bajo nuestro contrato», dijo Azar durante una rueda de prensa de Operation Warp Speed. «Hemos estado trabajando con ellos sobre qué asistencia es apropiada para que les brindemos a fin de asegurarnos dosis adicionales».

Opciones sobre la mesa para la vacuna de Pfizer

Las opciones sobre la mesa incluyen el uso de la Ley de Producción de Defensa para acelerar la producción de algunas de las materias primas que Pfizer necesita para desarrollar la vacuna, dijo Azar en una entrevista con Shepard Smith de CNBC el martes.

«Ellos son más reservados con nosotros sobre sus capacidades de fabricación, sus necesidades. Entonces no podemos saber que tienen un problema de materia prima hasta que nos digan que tienen un problema de materia prima», dijo Azar en CNBC. «Y en ese punto, puedo asegurarles, como lo ha hecho el presidente, que usaremos todos los poderes del gobierno de Estados Unidos para asegurarnos de que tengan lo que necesitan para cumplir con los contratos que necesitamos para el pueblo de Estados Unidos».

publicidad

Durante la sesión informativa del miércoles, Azar sugirió que Pfizer, que no recibió fondos de Operation Warp Speed para el desarrollo de su vacuna, no había sido tan comunicativo sobre los problemas de fabricación y el proceso de producción como otras empresas asociadas en la iiciativa Operation Warp Speed como Moderna, Johnson & Johnson y AstraZeneca.

«Los otros cinco estamos más íntimamente comprometidos con el apoyo al desarrollo y la fabricación de su producto de forma continua, mientras que la relación que Pfizer quería con Operation Warp Speed era la compra garantizada de la vacuna si la aprobaba la FDA, y eso significa que hasta la fecha hemos tenido menos visibilidad de sus procesos de fabricación», dijo Azar.

«Sería muy positivo»

El presidente ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo el lunes que sería «muy positivo» que Estados Unidos decidiera utilizar la Ley de Producción de Defensa para ayudar a la empresa a producir más vacunas más rápido.

«Nos permitirá maximizar lo que podemos hacer», dijo Bourla en una entrevista con CNBC. «Les estamos preguntando y espero que lo hagan muy pronto porque algunos componentes están funcionando con limitaciones críticas de suministro».

Pfizer no había respondido a la solicitud de CNN de comentar sobre las negociaciones en curso y los problemas de suministro al momento de la publicación.

Moncef Slaoui, asesor científico en jefe de Operation Warp Speed, describió la relación entre la iniciativa gubernamental y las compañías que producen vacunas candidatas como una en la que algunas de ellas mantienen al gobierno más «a distancia», mientras que otras han estado «más involucradas».

Bourla confirmó las negociaciones en curso entre el gobierno federal y Pfizer durante una entrevista con el corresponsal médico jefe de CNN, el Dr. Sanjay Gupta, el lunes.

«El gobierno de Estados Unidos está pidiendo más. Ahora nos han pedido 100 millones de dosis adicionales», dijo Bourla. «Podemos proporcionarles los 100 millones de dosis adicionales, pero ahora mismo la mayor parte podemos proporcionarla en el tercer trimestre. El gobierno de EE.UU. lo quiere en el segundo trimestre, por lo que estamos trabajando en colaboración con ellos para asegurarnos de que podamos encontrar formas de producir más o asignar las dosis en el segundo trimestre».

Críticas

La administración Trump enfrentó críticas después de que The New York Times informara que el gobierno de EE.UU. no había logrado obtener 100 millones de dosis adicionales cuando Pfizer ofreció esa opción durante el verano. La administración ha negado los informes de que rechazó esta oferta de Pfizer.

Slaoui, frustrado con esa crítica, defendió los planes de la administración de comprar dosis a las seis compañías que cuentan con vacunas candidatas contra el covid-19, en una llamada de la Operation Warp Speed el miércoles con reporteros.

«Creo que cualquier persona razonable entendería que creamos una cartera de vacunas y las pusimos en desarrollo para asegurarnos de que a) una de ellas llegue realmente a la meta yb) si más de una llega a la meta, que podamos acumular dosis de vacunas más rápido que si dependiéramos de un solo proveedor», dijo en la llamada. «Así que, francamente, espero de una vez por todas que no tenga ningún sentido reservar más de un fabricante que de otro».

Nadia Kounang de CNN contribuyó a este informe.