CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Casi una docena de senadores republicanos planean votar en contra del recuento de votos electorales

Por Jake Tapper, Lauren Fox, Veronica Stracqualursi

(CNN) — Casi una docena de senadores republicanos y senadores electos anunciaron el sábado que votarán en contra del recuento de votos electorales la próxima semana cuando se espera que el Congreso certifique la victoria del presidente electo Joe Biden, a pesar de que no hay evidencia creíble que sugiera fraude electoral generalizado en las elecciones de 2020.

Los 11 legisladores republicanos dijeron que tienen la intención de apoyar una objeción a los votos del Colegio Electoral, si se presenta, y proponen una comisión electoral para realizar una «auditoría de emergencia de 10 días» de los resultados electorales en los «estados en disputa». El grupo incluye a los senadores Ted Cruz de Texas, Ron Johnson de Wisconsin, James Lankford de Oklahoma, Steve Daines de Montana, John Kennedy de Louisiana, Marsha Blackburn de Tennessee y Mike Braun de Indiana, y los senadores electos Cynthia Lummis de Wyoming, Roger Marshall de Kansas, Bill Hagerty de Tennessee y Tommy Tuberville de Alabama.

«Una auditoría justa y creíble, realizada con prontitud y completada mucho antes del 20 de enero, mejoraría drásticamente la fe de los estadounidenses en nuestro proceso electoral y mejoraría significativamente la legitimidad de quien se convierta en nuestro próximo presidente. Se lo debemos al pueblo», dijeron en una declaración, agregando que la votación del Congreso el 6 de enero es el «único poder constitucional que queda para considerar y forzar la resolución de las múltiples acusaciones de fraude electoral grave».

Como informó previamente CNN, la objeción de los aliados republicanos del presidente Donald Trump tiene prácticamente cero posibilidades de cambiar el resultado de las elecciones, solo retrasaría durante unas horas la inevitable certificación de la victoria de Biden como el ganador del Colegio Electoral y el próximo presidente.

No ha habido acusaciones creíbles de problemas con la votación que hubieran tenido un impacto en la elección, como lo afirmaron docenas de tribunales estatales y federales, gobernadores, funcionarios electorales estatales y los departamentos de Seguridad Nacional y Justicia. Y ninguno de los funcionarios republicanos que se oponen a la victoria de Biden ha objetado las victorias de Trump, o en algunos casos las suyas propias, el mismo día.

publicidad

El miércoles, el senador republicano de Missouri Josh Hawley se convirtió en el primer senador en anunciar planes para oponerse a los resultados, una medida importante ya que tanto un miembro de la Cámara como un senador deben presentar una objeción cuando el Congreso cuenta los votos electorales. CNN informó anteriormente que se estima que al menos 140 republicanos de la Cámara voten en contra del recuento de votos electorales en el Congreso, según dos miembros de la Cámara republicana.

Hawley tuiteó el sábado que está «contento de ver a más senadores unirse a la lucha».

En su declaración, los 11 senadores republicanos y los senadores electos no especificaron los estados que pretenden rechazar, pero Hawley señaló que planea objetar al menos la certificación de un estado, Pennsylvania.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, quien ha dicho que la votación marcaría una de las más importantes, quizás la más significativa, que haya emitido en su vida, le dijo a la conferencia republicana del Senado que votara en conciencia, pero también instó en privado a los miembros a no unirse a esta iniciativa. Algunos senadores republicanos ya se han pronunciado públicamente en contra de la estrategia.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata de Nueva York, aparentemente desestimó el anuncio el sábado de un puñado de republicanos y tuiteó: «Joe Biden y Kamala Harris serán presidente y vicepresidenta de Estados Unidos en 18 días».

Los 11 legisladores republicanos parecieron reconocer el sábado que sus esfuerzos pueden ser inútiles, diciendo que «no son ingenuos» y «esperan que la mayoría, si no todos, los demócratas, y quizás más de unos pocos republicanos, voten lo contrario».

Trump ha presionado para que el Congreso trate de anular el resultado de las elecciones, mientras que los intentos de su campaña de anular las elecciones a través de los tribunales han sido rechazados repetidamente.

El viernes, un juez federal desestimó una demanda del representante republicano Louie Gohmert de Texas y varios republicanos de Arizona que buscaban obligar al vicepresidente Mike Pence a ayudar a voltear la elección a favor de Trump.

Jeremy Herb, Phil Mattingly, Alison Main y Nicky Robertson de CNN contribuyeron a este informe.