CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Los estadounidenses están comprando menos papel higiénico y toallitas húmedas que en 2020

Por CNN

Nueva York (CNN) — Hay una señal alentadora de que el pánico de los consumidores en tiempos de pandemia ha disminuido: los estadounidenses han dejado de acumular papel higiénico, toallas de cocina y toallitas.

Las ventas de papel higiénico cayeron un 32,7% en las 12 semanas que terminaron el 3 de abril en comparación con el mismo período del año anterior, según la firma de investigación de mercado NielsenIQ, que rastrea los datos de los puntos de venta de los minoristas.

En el mismo período, las compras de toallas de papel cayeron un 18,3% y las ventas de toallitas húmedas multiuso bajaron un 15,7% en comparación con el año anterior.

Las caídas podrían reflejarse en los resultados de ventas de empresas como Procter & Gamble, Kimberly-Clark y Clorox, todas las cuales tienen programado reportar ganancias este mes.

NielsenIQ dijo que, en general, las ventas de productos para el hogar y de limpieza siguen siendo más altas que antes de la pandemia. Sin embargo, han bajado desde los primeros meses de la pandemia, ya que los consumidores compran a un ritmo más normal en lugar de acumular. Esto también ha permitido a los proveedores reponer el inventario para mantenerse al día con la demanda.

publicidad

El papel higiénico fue la única categoría que mostró una caída en las ventas en el período de 52 semanas que finalizó el 3 de abril. Las ventas cayeron un 0,2%.

El papel higiénico, curiosamente, simbolizó la ansiedad que se produjo cuando el coronavirus llegó y se propagó rápidamente en Estados Unidos en 2020.

Si bien algunos productores de papel higiénico pudieron acelerar la producción y reasignar el inventario para satisfacer el pico de demanda, otros se vieron paralizados en sus esfuerzos por impulsar la producción porque sus fábricas ya estaban operando a una capacidad fija.

En términos generales, las empresas de bienes de consumo debían tener cuidado al aumentar drásticamente la producción para evitar tener un exceso de productos cuando la demanda inevitablemente declinara.