CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

¿Volverán a ser seguros los conciertos en espacios cerrados?

Por Keri Enriquez

(CNN) — Los empleados vuelven a la oficina, los niños se van de campamento de verano. La rutina diaria pospandémica puede parecerse pronto a la de 2019.Pero, ¿qué hay de la pura alegría de cantar junto a un artista favorito, abarrotado en un mar de miles de fans? ¿Cuándo volverá la música en vivo?

Un concierto al atardecer el martes por la noche en el anfiteatro Red Rocks, en Colorado, fue un espectáculo bienvenido para muchos amantes de la música, incluida la asistente al evento Melinda Murphy, una profesora de Denver.

Murphy le contó a CNN que si ese mismo concierto hubiera sido bajo techo, tal vez no habría asistido. La idea de estar entre una multitud en un espacio interior «todavía me asusta un poco… los espacios cerrados me resultan demasiado apretados», comentó.

Para asistir a un gran evento de música en vivo en lugares cerrados, Murphy dijo que necesitaría conocer la capacidad del lugar y los planes de distanciamiento físico antes de asistir, y que usaría una mascarilla a pesar de estar totalmente vacunada.

«No creo que todo el mundo que va por ahí en público sin una mascarilla esté totalmente vacunado», dijo a CNN mientras la música sonaba de fondo.

La revisión de las guías de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que permiten a las personas totalmente vacunadas ir sin mascarilla en espacios interiores y exteriores, ha estimulado el deseo y la capacidad de volver a la normalidad, y a los conciertos.

publicidad

«Registramos una enorme demanda reprimida de conciertos a nivel mundial», afirmó el martes Joe Berchtold, presidente de Live Nation, una de las mayores empresas de entretenimiento del mundo, a Julia Chatterley de CNN.

Sin embargo, los más recientes datos del índice de seguimiento de coronavirus de Axios-Ipsos revelan que el 37% de los adultos considera que asistir a un concierto en un recinto cerrado supone un gran riesgo, el 48% lo califica de riesgo pequeño a moderado y el 14% dice que no supone ningún riesgo.

Entonces, ¿cuál es el riesgo real de los conciertos en espacios interiores?

Grandes eventos bajo techo después del covid-19

Las ligas deportivas que se juegan en espacios con techo, como la NBA, han aumentado recientemente su capacidad de asistentes, pero los conciertos crean una serie de circunstancias diferentes. Tras un brote de covid-19 en una iglesia australiana, los investigadores lo achacaron a una mala ventilación, a la capacidad de contagio del primer paciente y a una mayor capacidad de propagación del virus impulsada por el acto de cantar.

«Se ha demostrado que cantar genera más partículas de aerosol y microgotas respiratorias que hablar», escribieron los investigadores en un informe publicado en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

Los aerosoles son una forma de contagio del virus del covid-19 2:04

«Hay pocos lugares que sean menos propicios para una pandemia que un concierto en vivo y en directo con miles de fans cantando a la vez». Tras meses de distanciamiento físico, restricciones de covid-19 y cierres, algunos científicos decidieron que la mejor manera de entender cómo podría propagarse el coronavirus en grandes multitudes en recintos cerrados sería estudiar precisamente eso.

Cada vez hay más publicaciones científicas que demuestran que, con las medidas adecuadas de mitigación del covid-19, los grandes conciertos en recintos cerrados pueden darse de forma segura. Sin embargo, algunos científicos, incluidos los que dirigen los estudios, tienen sus reservas sobre la amplitud con la que pueden aplicarse estos resultados.

Un estudio realizado con 1.000 personas en un evento de música en vivo en Barcelona el pasado mes de diciembre concluyó que el concierto no provocó ningún caso de contagio de covid-19, según una publicación reciente en la revista Lancet Infectious Diseases.

Los asistentes tuvieron que someterse a las pruebas de covid-19 antes de entrar, y tuvieron que llevar mascarillas N95 todo el tiempo, pero pudieron cantar y bailar sin distanciarse durante las actuaciones en vivo. El local mejoró la ventilación y puso en práctica la dirección y el control de multitudes, y los participantes tuvieron que utilizar dos aplicaciones de smartphone para el seguimiento de los contactos y la comunicación de los resultados de las pruebas después del evento.

Sin embargo, el autor principal del estudio, el Dr. Josep Llibre, del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Barcelona, dijo que los resultados del estudio deben tomarse en contexto.

«Es importante que se consideren nuestros hallazgos a la luz de la situación en España en ese momento, cuando los casos no eran elevados y existían muchas restricciones. Como resultado, nuestro estudio no significa necesariamente que todos los eventos masivos sean seguros», dijo.

El ensayo tuvo lugar el 12 de diciembre de 2020, antes de la transmisión generalizada de las variantes de covid-19 y de las vacunas.

Llibre dice que se necesita más investigación sobre grandes eventos de interior en vivo porque los resultados, cree, serían diferentes dependiendo de la prevalencia del virus en una comunidad.

«Las campañas de vacunación generalizadas, los cambios en la incidencia local y la aparición de variantes del SARS-CoV-2 con mayor transmisibilidad podrían afectar a las intervenciones que probamos, por lo que necesitamos más estudios que incluyan un mayor número de personas que exploren diferentes escenarios y políticas que consideren el contexto local», añadió Llibre.

Los resultados del estudio de Barcelona podrían servir de modelo para eventos en países con tasas de vacunación más bajas y con requisitos de uso de mascarilla en vigor, pero para los países altamente vacunados que están en proceso de reducir los requisitos de covid-19, lo más probable es que los resultados ya no sean aplicables.

Para un modelo de concierto en vivo sin mascarilla que incluya una población parcialmente vacunada, no hay que ir más allá del Reino Unido. En abril y mayo de 2021, el gobierno del Reino Unido patrocinó una serie de nueve grandes eventos en vivo de varios días de duración, conocidos como el Programa de Investigación de Eventos (ERP, por sus siglas en inglés). Su objetivo es fundamentar la «hoja de ruta» del gobierno británico para la recuperación después del covid-19.

Experimentan con festivales y conciertos en Países Bajos 1:19

«La hoja de ruta describe los planes para explorar cuándo y cómo pueden volver a ser seguros los eventos con gran afluencia de público, con menos distanciamiento físico o en entornos en los que el riesgo de transmisión es alto sin mitigación», según el sitio web del ERP del gobierno del Reino Unido.

Uno de los eventos de ERP en Liverpool fue en un club nocturno cerrado al que asistieron entre 3.000 y 4.000 personas de la localidad durante dos noches. Los participantes debían someterse a una prueba de covid-19 antes de entrar, pero no tenían que llevar mascarilla ni distancia física durante el evento. Además, se pidió a los asistentes que se sometieran a una segunda prueba de covid-19 cinco días después. Los investigadores rastrearon todos los casos positivos y vigilaron las comunidades cercanas para detectar cualquier repunte de los casos de covid-19.

Según la Universidad de Liverpool, se identificaron nueve casos de covid-19 relacionados con el ensayo en el club nocturno, aunque no está totalmente claro que esas infecciones se hayan producido en el concierto, y «los resultados mostraron que no había pruebas de ninguna propagación sustancial del virus en torno a los eventos piloto».

El profesor Iain Buchan, decano ejecutivo del Instituto de Salud de la Población de la Universidad de Liverpool y responsable del evento en el club nocturno de Liverpool, declaró a CNN que los grandes eventos en recintos cerrados deberían seguir exigiendo las pruebas covid-19 si se desconoce el estado de vacunación del público.

«Los grandes eventos, especialmente si se realizan en espacios cerrados y sin distanciamiento social o sin uso de mascarilla, deben tratarse como brotes potenciales y contar con todas las pruebas razonables y otras medidas de mitigación de riesgos… hasta el momento en que las tasas de infección sean lo suficientemente bajas, y las preocupaciones sobre las variantes estén dentro de los límites razonables. Los eventos de Liverpool se realizaron en un momento de poco riesgo general. Las pruebas son una parte importante de la mitigación del riesgo», dijo Buchan a CNN en un correo electrónico.

Erin Bromage, profesora asociada de biología de la Universidad de Massachusetts Dartmouth, creó el plan de seguridad de covid-19 para los Premios de la Academia en vivo, y ha sido consultora a menudo sobre cómo realizar grandes eventos de forma segura. Está de acuerdo en que las pruebas son esenciales para la seguridad de las grandes multitudes que se congregan en espacios interiores mientras el virus sigue presente en la comunidad.

«Si se tratara de un evento en vivo en espacios interiores, incorporaría las pruebas rápidas de antígenos, esas pruebas baratas que cuestan US$ 5. Las incorporaría en el precio de la entrada y haría que la gente se las realizara al entrar», dijo Bromage durante una entrevista telefónica desde un set de filmación en el que fue asesora de covid-19.

Pero Bromage no cree que los protocolos se hayan puesto a prueba de forma adecuada ni en el estudio de Barcelona ni en el del Reino Unido, porque ninguno de los dos permitió que alguien con covid-19 asistiera a los eventos.

Para comprobar realmente que «lo que hicieron funcionó, es necesario averiguar si hubo una o dos personas infectadas dentro de ese espacio, y entonces no hubo transmisión. Porque de lo contrario, no tienes ninguna pista de si los protocolos funcionaron», dijo a CNN.

Bromage cree que la creación de un entorno de aire interior de calidad mediante la mejora de la ventilación y la reducción del riesgo de transmisión debería ser la máxima prioridad para todos los recintos cerrados que pretendan ser sede de grandes eventos en vivo.

Tanto Bromage como los responsables del estudio sobre eventos en el Reino Unido y Barcelona coinciden en que la seguridad de los grandes conciertos en recintos cerrados debe evaluarse en el contexto de la propagación del covid-19 en la comunidad local.

Eso es justamente lo que Live Nation dijo a CNN que hará.

«Continuamos siguiendo las indicaciones de las autoridades locales sobre los requisitos, que naturalmente variarán según la región. Operamos en más de 40 países, así que no es una fórmula única para todos. Pero la buena noticia es que, a medida que vuelvan los eventos, daremos la bienvenida a todo el mundo a los conciertos que conocen y aman», dijo Live Nation en un correo electrónico a CNN.

Para aquellos que todavía creen que asistir a grandes eventos musicales es demasiado arriesgado, la pandemia ha ampliado el acceso a las experiencias de conciertos en directo por streaming, para que todos podamos volver a disfrutar de la música que nos gusta, de la forma que nos parezca más adecuada.

–Virginia Langmaid, Zahid Mahmood, Chloe Adams y Jason Kravarick de CNN contribuyeron con este reportaje.