CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

OPINIÓN | Para Will Smith, el daño ya está hecho

Por Bill Carter

Nota del editor: Bill Carter, analista de medios de CNN, cubrió el sector de televisión para The New York Times durante 25 años. Ha escrito cuatro libros sobre televisión, incluidos The Late Shift y The War for Late Night. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) -- Si bien Will Smith se disculpó con Chris Rock y la Academia el martes por la bofetada que se escuchó en todo el mundo, no resta valor a la estupidez de sus acciones ni minimiza en gran medida el daño que ha causado.

Smith podría haber hecho algunas cosas diferentes en la ceremonia de los Premios de la Academia después de que Rock hiciera una broma sobre su esposa, Jada Pinkett-Smith:

Podría haber recibido la frase de Rock, sentir su escozor y luego entrecerrar los ojos, sacudir la cabeza siniestramente y quedarse en su asiento.

Pudo haberse acercado a Pinkett-Smith, tomar su mano e inclinarse para susurrarle al oído: "Este tipo es un idiota mezquino y se lo voy a decir al mundo. Eres hermosa, esta noche y siempre".

Podría haber esperado su momento, consciente de que podría estar a punto de alcanzar la cima de su carrera como actor al ganar el premio al Mejor Actor por su papel en "King Richard" y que pronto podría tener la plataforma más grande del mundo para decir lo que quisiera decir. Y luego podría haber aceptado gentilmente su premio e incluido solo una mención mordaz como: "Para Richard Williams su familia era todo; para mí, la mía lo es. Mi esposa es hermosa y cualquiera que intente burlarse de ella, incluso en una supuesta broma, está por debajo del desprecio".

O, mientras aceptaba su premio, podría haberse saltado cualquier comentario sobre el chiste y en su lugar haber dicho los comentarios agradecidos y conmovedores que había preparado; y luego entrar en la sala de prensa y decirle al mundo que su esposa tenía una razón de salud para llevar así su cabello, y que no debería ser objeto de una broma barata y desagradable. "En cuanto a Chris Rock, ese tipo confunde la crueldad con el humor y no quiero tener nada que ver con él".

¿Le quitarán el Oscar a Will Smith? Whoopi Goldberg cree que no 1:01

En cambio, por supuesto, Will Smith eligió una ruta totalmente teatral y violenta, levantándose de su asiento, caminando con determinación, sin ser invitado, hacia el escenario de los Oscar y lanzando una bofetada en la cara de Rock, convirtiendo instantáneamente una gran producción televisiva, la más importante noche del año para la creación de películas y la celebración del trabajo de la vida de docenas de ganadores (y nominados), en un momento de "hey-mírame" destinado a ser todo sobre lo que todos hablarían o recordarían.

Luego convirtió su discurso de aceptación en una teatralidad más de "mírame", buscando justificar un feo acto de violencia como una forma de nobles valores familiares, incluso diciendo: "El amor te hará hacer locuras".

Unos segundos después de la bofetada, Rock anunció que Questlove había ganado el Oscar por su extraordinario documental, "Summer of Soul". ¿Cuánto disminuyó la exhibición tóxica de Smith el momento para Questlove? Si bien parecía convenientemente conmovido por recibir el Oscar, la sala todavía parecía un poco atónita.

¿Hasta qué punto las acciones de Will Smith eclipsaron injustamente las conmovedoras palabras de ganadores como Ariana DeBose (Mejor Actriz de Reparto), Jane Campion (Mejor Directora), Sian Heder (Mejor Guión Adaptado) y Troy Kotsur (Mejor Actor de Reparto), todos los cuales podrían no volver a experimentar una noche así en sus vidas? ¿Qué derecho tenía Smith de quitarles la atención?

Smith, y tal vez las personas que dependen del 10% de los grandes pagos de las películas que protagoniza, entraron en razón menos de 24 horas después de la bofetada. Smith ofreció una disculpa personal a Rock, a la Academia y a todos los demás que se vieron arrastrados por la atención gratuita prestada a ese momento desagradable.

Pero gran parte del daño ya estaba hecho y el mea culpa de Will Smith hará poco para minimizarlo.

No podrá deshacer la perturbadora distracción que inyectó en el evento. Y puede que no le inviten a la ceremonia del próximo año. Puede haber algún otro daño a su carrera, aunque en Hollywood, incluso las estrellas parias todavía reciben algunas ofertas (mira a Mel Gibson). En términos generales, ganar un Oscar al Mejor Actor envía una carrera cinematográfica a nuevas alturas, no a la hibernación. Su disculpa seguramente ayudará a curar la herida autoinfligida.

Aún así, hay algunos otros que se verán potencialmente afectados por ese momento vívido de violencia en el mundo del espectáculo. Los comediantes, los políticos o cualquier otra persona que se atreva a pararse frente a las multitudes y desafiar a los famosos o los poderosos ahora pueden estar más preocupados que nunca por enfrentar el abuso físico.

El presentador nocturno Jimmy Kimmel habló por muchos cuando dijo en The Bill Simmons Podcast: "¿Había alguien a quien no le gustara Will Smith hace una hora en el mundo? Casi nadie, ¿verdad? Y ahora no tiene un solo amigo comediante, eso es seguro".

¿Pero la bofetada tendrá algún impacto duradero? ¿Podría empañar la imagen de los Oscar o de la Academia? Eso parece poco probable, porque los Oscar ya se han hundido estrepitosamente como evento cultural en la mente de la mayoría del público. Los índices de audiencia de la ceremonia del domingo por la noche se dispararon un 56% por encima de la cifra del año pasado: 15,3 millones de personas la vieron, frente a los 9,8 millones de la desastrosa, enmascarada, sin anfitrión y sin diversión edición de 2021. Pero esta seguía siendo la segunda cifra más baja en la historia de los Óscar.

Entonces, el regreso del programa aún tiene un largo camino por recorrer antes de que pueda acercarse a un juego promedio de mitad de temporada de la NFL. (Los juegos de la NFL promediaron 17,1 millones de espectadores la temporada pasada).

Por esa razón, tal vez la pelea entre Rock y Smith podría despertar un poco más de interés el próximo año. Tal vez incluso se podría invitar a Rock como anfitrión.

Aparte de tal vez un poco de dolor persistente en su mejilla izquierda, Rock parece haber salido bien del incidente, tal vez incluso más que bien. La venta de boletos para su gira de stand-up parece estar en alza, y actuará el miércoles por la noche en Boston.

Por un lado, va a tener material nuevo para su acto; por el otro, venta de entradas...