Corea del Norte estaría planeando lanzar un misil en los próximos días
4 abril 2013
08:50 AM ET

Corea del Norte estaría planeando lanzar un misil en los próximos días

(CNN) — Un alto oficial de la inteligencia de Estados Unidos dijo este jueves que Corea del Norte podría estar planeando lanzar un misil balístico móvil en los próximos días o semanas.

Comunicaciones interceptadas recientemente indican que Corea del Norte planea el lanzamiento del misil balístico en los próximos días o semanas, dijo un funcionario estadounidense a CNN.

Los reportes previos sobre el movimiento de un misil de mediano alcance hacia su costa este y las restricciones sobre un complejo industrial conjunto donde trabajan cientos de surcoreanos elevan la tensión latente en la península de Corea.

Las más recientes amenazas de Kim Jong Un contra Estados Unidos podrían ser aún más apocalípticas que las de Kim Jong Il. Sin embargo, el gobierno de Barack Obama, todavía cree que el joven líder norcoreano está siguiendo el libro de estrategia de su padre.

Otro alto funcionario del gobierno describió la política como: “Hable fuerte, asuste a la gente y siga con algún tipo de provocación. Entonces, en algún momento de sus decisiones, dé un paso atrás, baje sus armas y diga: ‘Bueno, ganamos esa ronda. ¿Qué vas a hacer por nosotros?’ Es el clásico ciclo de la provocación de Corea del Norte”.

Los funcionarios estadounidenses no pueden garantizar ahora que los norcoreanos jugarán así. Esperan totalmente algún tipo de acción táctica de parte del Norte en cualquier forma, desde una prueba nuclear hasta un hackeo por computadora o un bombardeo a Corea del Sur.

Sin embargo, señalan a los biorritmos naturales en Corea del Norte, que indican que el régimen no puede mantener el ritmo actual. Los soldados norcoreanos tendrán que volver a sus campos y el régimen se verá obligado a elegir entre la práctica del tiro al blanco en los mapas de papel de Estados Unidos y alimentar a sus habitantes.

“La hipótesis es que no creemos que él se vaya a distanciar mucho de este patrón”, dijo el funcionario sobre el nuevo líder de Corea del Norte, Kim Kim Jong Un. "En algún momento, esto concluirá ya que necesitan ayuda. Y esperamos encontrarnos escuchando las dulces palabras de Corea del Norte pidiendo ayuda económica".

Por lo general, los dictadores no son suicidas, y los funcionarios creen que Kim Jong Un no es distinto. Puesto que su principal objetivo parece ser mantenerse en el poder, los funcionarios sienten que probablemente él se da cuenta de que incurrir en la ira del ejército más poderoso del mundo podría no ser la medida más inteligente. Funcionarios y analistas dicen que su padre sabía dónde estaba la línea.

Sin embargo, debido a que Estados Unidos no puede tener plena seguridad de lo que el régimen está dispuesto a hacer y no está seguro de que Kim no hará un cálculo erróneo peligroso, Washington ha tenido que actuar de manera protectora. Estados Unidos apuntaló ejercicios militares con Corea del Sur con demostraciones de fuerza, que incluyeron sobrevuelos con bombarderos B-2 con capacidad nuclear, muchos B-52 de la era de la Guerra Fría y furtivos aviones de combate F-22 Raptor. Y en la medida en que las amenazas de Corea del Norte se hicieron más ominosas, EE.UU. comenzó a mover buques de guerra más cerca de la costa de Corea del Norte.

“El problema con este hombre es que él es demasiado joven e impulsivo. Podría acercarse hasta el límite y dar un traspié”, dice Víctor Cha, del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales. “Quizá Estados Unidos le está diciendo, ‘vamos a mostrarte el límite si no sabes dónde se encuentra”.

En gran parte, estas acciones eran para enviar un mensaje a la región de que Estados Unidos defenderá a su aliado, Corea del Sur. Pero aunque esas medidas son duras, los funcionarios las califican de modestas. EE.UU., dijeron, podría haber enviado un buque de guerra con armas nucleares para combatir la nueva amenaza de Corea del Norte. Sin embargo, en un esfuerzo por preservar una oportunidad para la diplomacia, tras el último berrinche de Kim, el gobierno ha hecho todo lo posible para dejar claro que sus acciones militares son puramente de naturaleza defensiva.

“Tuvimos que tomar medidas. Tenemos un líder no probado, que opera a un ritmo más rápido de provocación que su padre, sin ninguna indicación que sepa cuándo dar un paso atrás”, dijo otro alto funcionario del gobierno.

“Pero también debemos tener en cuenta que, a menos que Kim Jong Un establezca un nuevo proceder, Corea del Norte declarará una especie de alto el fuego y dirá que están listos para sostener conversaciones. Y tenemos que posicionarnos con los chinos y con los surcoreanos para estar listos para eso”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, viaja a Asia la próxima semana antes de una visita a Washington de la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye. China, tras apenas haber elegido a un nuevo presidente, seguramente enviará funcionarios a Washington para sostener conversaciones antes del anual diálogo estratégico y económico EE.UU.-China, que se celebrará este verano.

Este martes, junto al ministro de Exteriores de Corea del Sur, Kerry dio avances sobre las perspectivas de la diplomacia. A pesar de que prometió que Estados Unidos estaba listo y era capaz de protegerse a sí mismo y a su aliado Seúl, frente a las amenazas de Corea del Norte, habló de la meta de mejorar las relaciones entre las dos Coreas y dijo que Estados Unidos estaba dispuesto a regresar a la mesa de negociaciones con Corea del Norte, en caso de que el régimen decidiera dejar de lado sus "payasadas".

"El consenso es la clase de cosas que nosotros y los surcoreanos solíamos ofrecer a los norcoreanos, como por ejemplo un reactor de agua ligera, y esto no se ve en un futuro cercano”, dijo un alto funcionario del gobierno. “Pero habrá un momento en el que estemos listos para brindar asistencia humanitaria”.

Sin embargo, John Park, del Instituto para la Paz de EE.UU., advierte que volver a caer en los viejos análisis del comportamiento de Corea del Norte es algo peligroso. Las recientes declaraciones de Pyongyang de que su programa nuclear no era una moneda de cambio, advierte, señalan que Corea del Norte se encuentra en un nuevo curso en el que tiene la intención de convertirse en una potencia nuclear.

“En este momento en particular, Corea del Norte no parece estar interesado en las negociaciones, sino más bien en realizar más avances en su programa nuclear”, dijo. “Ahora es cuestión de ver quién va a acobardarse primero”.

Temas:
Secciones: Corea del Norte • Corea del Sur • Estados Unidos • Mundo