(CNN) - Las autoridades británicas están en una carrera contra el tiempo para detener a la red terrorista detrás del atentado de Manchester, después que la secretaria de Interior, Amber Rudd, reveló que algunos de los implicados podrían estar prófugos.

Seis días después de que Salman Abedi mató a 22 personas que asistían a un concierto de Ariana Grande en el Manchester Arena, las autoridades han registrado varios apartamentos en una investigación que se extiende hasta Libia, donde viven sus familiares.

También publicaron imágenes de circuito cerrado de Abedi en la noche del ataque, en las que se le ve con una gorra, gafas y un chaleco oscuro.

El lunes, la Policía detuvo a un hombre de 23 años en Shoreham-by-Sea, en Sussex, al sur de Londres, "bajo sospecha de ofensas contrarias a la Ley contra el terrorismo", según un comunicado.

La investigación sobre Abedi, que era conocido por los organismos de seguridad y acababa de regresar de Libia antes del ataque, ha conducido hasta el momento a la detención de 14 personas. Otras dos personas fueron detenidos y puestas en libertad, dijeron las autoridades.

El domingo, la Policía arrestó a un hombre de 19 años, en Gorton, y a otro, de 25 años, en el área de Old Trafford, en Manchester, bajo sospecha de delitos de terrorismo.

En una entrevista con la BBC el domingo, Rudd reconoció que algunos miembros de la red de Abedi todavía podían estar libres.

"Los servicios de inteligencia todavía están recogiendo información sobre (Abedi) y los que le rodean", dijo Rudd.

"Lo que esto nos recuerda es la magnitud del problema que tenemos, el enemigo que tenemos, Daesh, que está tratando de militarizar a los jóvenes en nuestra sociedad". Daesh es otro nombre para ISIS, el grupo terrorista que reivindicó el ataque.

Reducen amenaza terrorista

La declaración de Rudd se produjo un día después de que Reino Unido redujo su nivel de amenaza terrorista de "crítico" a "grave" tras una reunión entre la primera ministra, Theresa May, y los jefes de seguridad.

La decisión de disminuir el riesgo de amenaza de su nivel más alto fue tomada por el Centro Conjunto de Análisis del Terrorismo del país a la luz de las detenciones realizadas en la investigación ataque de Manchester, dijo May. El nivel había sido elevado a "crítico" después del mortal ataque del lunes.

Esto significa que los soldados desplegados para reforzar la seguridad volverán a sus puestos el lunes por la noche, ya que no se considera que pueda haber un ataque inminente.