(CNN) - El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, prometió "una masiva respuesta militar" ante cualquier amenaza de Corea del Norte contra Estados Unidos o sus aliados en una declaración el domingo afuera de la Casa Blanca después de una reunión con el presidente Donald Trump, el vicepresidente Mike Pence y los principales asesores de seguridad nacional.

Mattis dijo que Trump quería ser informado sobre cada una de las "muchas opciones militares" para lidiar con la amenaza nuclear norcoreana.

"Nuestro compromiso con los aliados es firme", dijo Mattis. "Cualquier amenaza a Estados Unidos o sus territorios, incluyendo Guama, o a nuestros aliados será enfrentada con una masiva respuesta militar, una respuesta tan efectiva como aplastante".

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis.

Mattis llamó al líder de Corea del Norte Kim Jong-un a "tener cuidado" de la posición unánime en Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra el programa nuclear norcoreano y volvió a subrayar la postura militar de Estados Unidos.

"No estamos buscando la aniquilación total de un país, a saber Corea del Norte, pero como dije, tenemos muchas opciones para hacerlo", dijo Mattis.

Las declaraciones de Mattis llegan después de que Corea del Norte asegurara haber probado una bomba de hidrógeno el domingo en lo que es su más poderosa prueba nuclear a la fecha.

Posteriormente, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que dijo que, durante una conversación con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, el presidente Trump "reafirmó el compromiso de Estados Unidos de defender nuestra nación, territorios y aliados usando el rango de capacidades diplomáticas, convencionales y nucleares a nuestra disposición".

Trump advirtió más temprano el domingo que Estados Unidos estaba considerando suspender el comercio con cualquier nación que haga negocios con Corea del Norte como forma de lidiar con la amenaza nuclear de Pyongyang.

De concretarse, esa opción significaría una suspensión del comercio con China, que ha apoyado las sanciones económicas contra Corea del Norte, pero sigue siendo el socio comercial clave para la nación rebelde.