CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Moda

París versus Nueva York: ¿Cuál ciudad tiene más estilo? Los directores de Kenzo dan su opinión

Por Allyssia Alleyne

(CNN) – La rivalidad de la moda entre París y Nueva York es muy antigua (o al menos la semana de la moda), y los diseñadores Humberto Leon y Carol Lim están siendo testigos de cómo se desarrolla la batalla desde los dos bandos.

En Nueva York, el dúo dirige la boutique independiente sobre la que al parecer se habla mucho, Opening Ceremony, la cual iniciaron en el 2002 y han girado en torno a una línea de moda totalmente emplumada con sucursales en Los Ángeles y Tokio.

Y en los últimos cinco años, ellos le han dado nueva vida a Kenzo como los directores creativos, transformando una casa de modas en declive, en una marca comercial viable y audaz que domina tanto los blogs de estilo callejeros como las tiendas por departamentos.

Carol Lim y Humberto Leon

Carol Lim y Humberto Leon

«Creo que es un lujo poder trabajar en dos ciudades sorprendentes», dijo Lim de la oficina central en Nueva York de Opening Ceremony. «Los lugares son muy diferentes, pero las experiencias en sí son muy similares».

Contactamos a Leon y Lim entre un evento y otro para determinar cómo es trabajar, vivir y encontrar inspiración en las capitales del estilo del mundo.

publicidad

CNN: Ustedes han estado en Kenzo durante cinco años. ¿Cuál fue la diferencia más significativa cuando comenzaron a vivir en París?

Carol Lim: ¿El idioma?, (risas).

Humberto Leon: ¡El idioma es una gran diferencia!

¿Alguno de ustedes hablaba francés antes de mudarse?

HL: Posiblemente Carol más que yo.

CL: Un poco. Creo que sabemos cómo pedir comida y pedirle a un taxi que nos espere (risas). La cultura francesa —cultura empresarial y cultura viva— es algo a lo que nos acostumbramos mucho, pero es muy diferente a Nueva York. Por ejemplo, los sábados y domingos, muchas cosas están cerradas. Las cosas que por lo general no cuestionarías en Nueva York, creo que sabíamos que de cierto modo lo debíamos evitar en París. Las cosas son bastante precisas en París, pero una vez que sabes cuáles son esas normas, realmente puedes acostumbrarte.

¡Ah, y los productos agrícolas son mejores! Las frutas y verduras, los ingredientes para los alimentos en un nivel puro. Todo tiene el sabor que debería tener. Casi sabe como si fuera falso.

Kenzo, otoño-invierno 2015

Kenzo, otoño-invierno 2015

Ambos son de California, pero ‘Opening Ceremony’ parece como si fuera una marca claramente de Nueva York. ¿Recuerdan todavía su primera impresión de la ciudad?

CL: Antes de mudarme visité a Humberto en el 2000… él ya tenía siete meses de estar aquí cuando yo me mudé. Él estaba trabajando todo el día y había pedido un permiso de trabajo en San Francisco, y salíamos hasta las seis de la mañana. Él solía dormir durante una hora y luego volvía a trabajar. Pero pasamos los momentos más alocados explorando y haciendo tanto que me dieron ganas de mudarme, porque la ciudad tiene una energía que ninguna otra parte del mundo tiene.

HL: Siempre les digo a todos que el lado negativo de la vida en Nueva York es no poder tener la experiencia de visitar Nueva York. Creo que cuando no vives en Nueva York, obtienes esta sensación de un increíble caos, la energía y el eclecticismo; esta sensación de estar 24 horas en actividad que realmente no sientes en ninguna otra ciudad. Dado que soy originaria de California, esto era muy diferente para mí.

¿Cómo se ponen de manifiesto las ciudades en sus colecciones? ¿Alguna vez ha existido una mezcla de estilos?

HL: Carol y yo somos estadounidenses… estadounidenses acérrimos. Cuando diseñamos para ‘Opening Ceremony’, estamos en Nueva York, viviendo y respirando en ella. Siento que hay una sensibilidad estadounidense en la forma en que construimos la colección que siempre estará ahí.

En Kenzo, hay una calidad y mano de obra que realmente es emocionante; sin embargo, Carol y yo infundimos nuestra sencillez estadounidense en esa marca. Tenemos un taller parisino muy tradicional, pero en el fondo está un extranjero [el fundador japonés Kenzo Takada], uno de los primeros asiáticos que alguna vez llegó a París y comenzó su propia casa de moda. Así que es ecléctica en su propio derecho, pero somos muy sensibles en cuanto a asegurarnos que aún siga siendo una casa de moda parisina.

¿En qué sentido difiere su taller de París con el estudio que tienen en Nueva York?

HL: Algunas de las personas que trabajan en nuestro taller han estado haciendo esto durante 40 años para Kenzo. Poseen un conocimiento de la marca, la moda parisina y las técnicas, así como las habilidades que encuentras dentro de la casa son realmente emocionantes. Y sí, ya sabes, ‘Open Ceremony’ se encuentra ahora en su catorceavo año, y es algo que Carol y yo construimos por nuestra cuenta. Las relaciones y la forma de trabajar es algo que empezamos desde cero, por lo que mantiene su propio mérito de una manera diferente.

Opening Ceremony, otoño-invierno 2016

Opening Ceremony, otoño-invierno 2016

Y por supuesto, está la antigua competencia entre París y Nueva York para convertirse en la capital del estilo del mundo. ¿Quién es el ganador según sus registros?

NS: Existe una belleza en relación a cómo las personas de todas las edades ven la moda en París, que creo que actualmente es incuestionable. Creo que no importa si eres alguien que está trabajando en una tienda de comestibles o si eres un empleado de oficina, lo que sea, realmente te ves lo mejor que puedes. Todo el mundo respeta la forma en que se visten y creo que la moda es de por sí una parte de la cultura, y eso es algo que es muy apreciado cuando vamos a París.

En Nueva York, creo que lo más sorprendente es que cada uno tiene su propia cultura. Es un poco más variado y diverso, y creo que en ese sentido, hace que sea más estimulante. No todo el mundo se ve tan perfecto y arreglado. Hay veces que voy con mi carnicero y digo: ‘Mi carnicero se viste bien y se ve tan genial’, o estoy en el barrio chino y veo a la increíble señora que me está vendiendo frutas, y digo: ‘Maldita sea, ella tiene unos guantes geniales’.

Sucede algo intrínsecamente interesante que creo que tiene que ver con la naturaleza de Nueva York, con la diversidad de Estados Unidos. Los diferentes tipos de personas entretejidas en la ciudad es lo que hace que se sienta tan vivo y tan rico.