(CNN) – La actriz Rose McGowan quiere que sepas que el acoso y la agresión sexual no son un caso aislado que sólo ocurre en Hollywood. Es algo que no podemos seguir ignorarlo.

La artista dio un emotivo discurso este viernes durante la Convención de la Mujer en Detroit, Michigan, donde miles de personas se reunieron para asistir a talleres, discursos clave y presentaciones musicales. El evento surgió de la Marcha de las Mujeres que se extendieron por todo Estados Unidos en enero.

“Me silenciaron por 20 años”, aseguró McGowan. “He sido agredida, he sido acosada, he sido calumniada. Y, saben, soy como ustedes”, continuó.

Es la primera aparición pública de la actriz desde que salieron a la luz las acusaciones de acoso sexual contra el famoso productor de Hollywood Harvey Weinstein, hace tres semanas.

McGowan está entre las decenas de mujeres que han acusado a Weinstein de abuso y acoso sexual. A principios de este mes, la actriz denunció en su cuenta de Twitter que el productor la había violado.

Weinstein, a través de su portavoz, ha negado "cualquier acusación de sexo no consensual".

Los efectos del escándalo han sido rápidos. El megaproductor perdió a su esposa y su trabajo, pocos días después de dos revelaciones, en las que se detallaron décadas de presunta mala conducta sexual.

Las historias también desataron un movimiento entre mujeres con la etiqueta #MeToo (#YoTambién), bajo la cual empezaron a compartir sus experiencia de abuso y acoso sexual a manos de hombres.

Este viernes, la fundadora de #MeToo Tarana Burke fue quien presentó a McGowan. La actriz aseguró: "Todos somos ‘Yo También'".

McGowan señaló que lo que le ocurrió a ella detrás de cámaras también le ha ocurrido a otros y que eso “no puede sostenerse. No se mantendrá”.

“Vine a ser una voz para todos aquellos de nosotros a los que nos dijeron que no somos nada”, aseguró McGowan. “Para todos los que hemos sido menospreciados. Para todos los que hemos sido agarrados en nuestras partes íntimas”.

También advirtió en contra de aceptar que el supuesto mal comportamiento que vivió en Hollywood sea "algo aislado".

“No lo es”, insistió. “Es el sistema enviándole mensajes a tu mente. Es el espejo que te han dado para mirarte. Esto es lo que eres como mujer, esto es lo que eres como hombre, esto es lo que eres como un niño, niña, gay, heterosexual, transgénero, pero todo es dicho a través de un 96% de hombres en el Sindicato de Directores de Estados Unidos".

Y agregó: "Esa estadística no ha cambiado desde 1946”. “Así que nos dan una sola visión y sé de los hombres que están detrás de esa opinión y sé que no deberían estar en tu mente y no deberían estar en la mía. Es hora de limpiar la casa”, remató.

McGowan también reconoció que las últimas semanas han sido difíciles y "detonantes" para ella, debido a la cobertura noticiosa sobre el escándalo de Weinstein. Cuando los medios locales le preguntaron por qué no mencionó el nombre de Weinstein, McGowan respondió: "Es un nombre horrible para decir y un nombre horrible para escuchar, y es un nombre que me ha perseguido”.

Señaló que no es diferente a cualquier otra víctima de violación. Y reiteró que esa vergüenza no debe pesar sobre las mujeres. "La letra escarlata es suya, no es nuestra. Nosotras somos puras, somos fuertes, somos valientes y pelearemos”, insistió.

Sonia Moghe de CNN contribuyó a esta historia.