CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La Casa Blanca considera reemplazar a Tillerson por Pompeo como secretario de Estado

Washington (CNN) — La Casa Blanca contempla reemplazar al secretario de Estado Rex Tillerson por el director de la CIA Mike Pompeo en los próximos meses, según le confirmaron varios funcionarios del gobierno a CNN.

De acuerdo al plan tentativo, la vacante que quedaría en la CIA sería probablemente ocupada por el senador Tom Cotton, un republicano de línea dura de Arkansas, aseguraron las fuentes.

Aún no hay una decisión sobre cuándo partiría Tillerson exactamente, algo que se ha esperado durante meses. Sin embargo, múltiples fuentes cercanas a la Casa Blanca y a todo el gobierno señalaron que Pompeo es el principal candidato para asumir el liderazgo del Departamento de Estado.

Cuando los periodistas le preguntaron al presidente Donald Trump este jueves, después de que conociera el posible plan de salida, si quería que Tillerson se quedara en el cargo, su respuesta fue: “Él está aquí. Rex está aquí”.

El secretario de Estado Rex Tillerson (en el centro) camina hacia un avión C-17 en ruta a la Base Aérea Bagram en Afganistán el 23 de octubre de 2017. La visita de Tillerson a Afganistán solo duró dos horas. Allí se reunió con el presidente Ashraf Ghani. (Crédito: ALEX BRANDON/AFP/Getty Images)

Por su parte, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, recalcó en un comunicado que “como el presidente acaba de decir, ‘Rex está aquí'”. También agregó que el gobierno no tiene anuncios que hacer sobre su personal. “El secretario Tillerson continúa liderando el Departamento de Estado y el gabinete completo está enfocado en terminar este primer año increíblemente exitoso del gobierno del presidente Trump”, indicó.

El diario The New York Times reportó en la mañana del jueves algunos detalles sobre la posible expulsión de Tillerson, anticipada durante meses por las tensiones que se han hecho públicas entre el principal diplomático de Estados Unidos y Trump. Los reportes sobre Tillerson calificando al presidente de “imbécil”, han sido igualados por el mandatario con declaraciones públicas que ridiculizan a Tillerson por “perder su tiempo” en esfuerzos diplomáticos.

Las tibias expresiones de apoyo, que regularmente siguieron a estos reportes, no bastaron para acabar con las especulaciones, mientras el apoyo a Tillerson en Washington se ha erosionado durante los casi 10 meses desde que fue nombrado en el cargo.

La exsecretaria de Estado Madeleine Albright detalló el panorama, explicando que los funcionarios del gobierno se han irritado con la resistencia de Tillerson ante las posiciones políticas de Trump, mientras los legisladores han expresado sus preocupaciones por los recortes que ha hecho el secretario en el Departamento de Estado. En este sentido, continuó Albright, el personal que allí trabaja denunció la que hay una ineficiencia, además de que altos funcionarios de seguridad nacional de los dos partidos advirtieron que está creando una “emergencia de seguridad nacional”.

La pregunta es cuándo, no si se irá

La partida de Tillerson es un secreto a voces: en octubre pasado Pompeo y otro funcionario discutieron abiertamente en qué momento el director de la CIA se mudaría al Departamento de Estado, según le relató a CNN una persona presente en la conversación.

El cambio en los niveles más altos del equipo de seguridad nacional de Trump se produciría en un momento de creciente tensión con Corea del Norte, cuyo desarrollo nuclear ahora tiene la capacidad de llegar a Estados Unidos con sus misiles. Esa es una de las razones por la que la noticia sobre Tillerson consternó a algunos sectores y provocó una acusación de engaños.

“Para mí ha sido evidente que, durante algún tiempo, alguien está tratando de socavar su presencia aquí”, dijo el senador republicano por Tennessee Bob Corker, quien preside la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

“Nosotros y el resto del mundo necesitamos a alguien como Tillerson en ese cargo”, comentó Corker. “Especialmente cuando el mundo está en llamas … Rex Tillerson es un pensador estratégico”, insistió.

El esperado cambio le quitaría el papel diplomático más importante de EE.UU. a un funcionario cuya relación con Trump se ha fracturado, y se lo entregaría a otro que ha fortalecido su vínculo con el presidente este año.

Pompeo, un excongresista republicano de Kansas, se ha acercado cada vez más Trump durante los últimos meses. Un vínculo formado en gran parte por los reportes diarios de inteligencia que recibe Donald Trump: según un funcionario de la Casa Blanca, Pompeo los entrega personalmente entre tres y cuatro veces por semana.

Tras las reuniones informativas, Trump suele pedirle a Pompeo que se quede para continuar charlando personalmente precisó el funcionario. Esta fuente también señaló que Pompeo aceptaría este ascenso sin dudarlo.