CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terror en Nueva Zelandia

Brenton Tarrant: de entrenador de gimnasio a sospechoso de asesinato

Por Helen Regan, Sandi Sidhu

(CNN) — El australiano acusado de asesinato por los ataques terroristas a dos mezquitas en Nueva Zelandia que dejaron 49 muertos fue un viajero frecuente. Pasó un tiempo en Pakistán, Turquía y Bulgaria, entre otros países, en los últimos años.

Brenton Harrison Tarrant fue acusado de un cargo de asesinato en una corte de Christchurch este sábado. Fue puesto en prisión preventiva para reaparecer ante el tribunal el 5 de abril, y los funcionarios dijeron que enfrentaría más cargos.

LEE: La oficina de la primera ministra recibió el ‘manifiesto’ del atacante minutos antes de los tiroteos

Poco antes de que comenzara el tiroteo, se publicó un manifiesto de 87 páginas en las redes sociales con el nombre de Brenton Tarrant. El documento estaba plagado de sarcasmo, aparentes errores y alusiones a la cultura de los memes en línea, lo que sugiere una evolución del odio nacionalista impulsada por Internet.

Sin antecedentes penales en Nueva Zelandia o Australia

Para los residentes de su ciudad natal, Tarrant, de 28 años, parecía una persona “relativamente normal”.

No tenía antecedentes penales en Nueva Zelandia ni en Australia y no había llamado la atención de la comunidad de inteligencia por opiniones extremistas. Solía trabajar en el Big River Squash & Fitness Center en la ciudad de Grafton, en el norte de Nueva Gales del Sur.

La gerente de gimnasia Tracey Gray, quien contrató a Tarrant durante varios años a fines de la década de 2000, le dijo a Nine News, afiliada de CNN, que estaba sorprendida por su supuesto papel en los ataques.

Brenton Harrison Tarrant fue acusado de un cargo de asesinato en una corte de Christchurch este sábado.

Era “tan normal como una persona como la siguiente”, dijo Gray. “Nunca mostró ningún punto de vista extremista ni ningún comportamiento loco”.

Gray se preguntó si Tarrant podría haberse radicalizado durante un viaje a Europa y Asia a principios de la década de 2010.

“No puedo creer que alguien con quien me haya visto a diario… sea capaz de llegar a algo tan extremo”, agregó Gray.

El viaje de Tarrant a Turquía, Pakistán y otros países

Tarrant viajó a Turquía varias veces y “pasó un largo período de tiempo en el país”, dijo el sábado un alto funcionario turco a CNN.

También recientemente viajó a Bulgaria, Rumania y Hungría, dijo a periodistas el fiscal general búlgaro Sotir Tsatsarov, según la agencia estatal de noticias BTA. En 2016, Tarrant visitó Montenegro y Serbia, dijo Tsatsarov.

LEE: Trump vuelve a apostar por la supremacía blanca tras los sangrientos ataques a dos mezquitas en Nueva Zelandia 

Se cree que Tarrant también pasó un tiempo en el norte de Pakistán. En declaraciones a CNN el sábado, el propietario del hotel Osho Thang en Nagar, en la región más al norte de Pakistán, Gilgit-Baltistán, dijo que Tarrant visitó su hotel en octubre de 2018. El propietario del hotel, que no quiso ser identificado por razones de seguridad, describió a Tarrant como un “turista regular”.

“Todo lo que recuerdo es que él era un fanático de la comida local. Salía del hotel por la mañana y regresaba por las noches”, dijo.

 

La familia de Tarrant en Grafton, Australia

El padre de Tarrant, Rodney Tarrant, murió de cáncer a los 49 años en abril de 2010, según un obituario The Daily Examiner en Grafton. Fue descrito como un “dedicado hombre de familia” y un “atleta competitivo”. Según el obituario, el padre de Tarrant se separó de su madre cuando él era joven.

La familia de Tarrant está actualmente “ayudando y cooperando” con las investigaciones de Grafton, casi 650 kilómetros al norte de Sydney, dijo la policía local a CNN.

El alcalde interino de Clarence Valley en Australia, Jason Kingsley, dijo que las supuestas acciones de Tarrant no representaban a Grafton ni a Australia. Kingsley llamó a la unidad después de “un día muy oscuro” y la consideración por la familia y los amigos de “el individuo”.

Decenas de personas se reúnen en la playa de Takapuna para una vigilia en memoria de las víctimas de los ataques terroristas de la mezquita de Christchurch, en Auckland, Nueva Zelandia. El ataque es el peor tiroteo en masa en la historia de este país. (Crédito: Cam McLaren / Getty Images)

La alcaldesa de Christchurch, Lianne Dalziel, dijo que el sospechoso apuntó a Nueva Zelandia por su reputación de ser un espacio seguro.

“Este tipo de extremismo no es algo que hemos visto aquí. Pero él no es de aquí”, dijo. “Vino aquí con odio en su corazón e intención de matar en su mente. Así que no desarrolló su odio aquí. Vino aquí para realizar este acto de terrorismo”.

Cómo Tarrant consiguió sus armas

El atacante empleó cinco armas, incluyendo dos semiautomáticas y dos escopetas, armas que fueron adquiridas legalmente, dijo Ardern.

La primera ministra dijo que el atacante tenía una licencia de arma de fuego “Categoría A”, obtenida en noviembre de 2017. Según la policía, una licencia estándar de armas de fuego le permite al titular obtener cualquier número de rifles deportivos y escopetas.

Flores y mensajes de condolencia se aprecian frente a un cordón policial en la avenida Linwood, cerca de la mezquita de Linwood, en ChristChurch, Nueva Zelandia, poco después de los ataques a dos mezquitas, el viernes por la tarde. (Crédito: Kai Schwoerer / Getty Images)

Las autoridades dijeron que al menos una de las armas utilizadas en los disparos parecía haber sido modificada.

En respuesta al ataque, la primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, prometió enmendar las leyes de armas de fuego de Nueva Zelandia, consideradas relativamente laxas en comparación con la mayoría de las naciones occidentales, aparte de Estados Unidos.

LEE: Facebook, YouTube y Twitter luchan para eliminar el video del ataque

Con los informes de Ben Wescott, Jenni Marsh, Tara Mulholland, Syed Israr Ahmed y Sophia Saifi, todos de CNN.