CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Perú

Cinco expresidentes de Perú tienen problemas con la justicia: son acusados de corrupción, homicidios y desaparición forzada

Por CNN Español

(CNN Español) — Perú atraviesa por un momento difícil luego de la muerte del expresidente Alan García, quien estaba investigado por el escándalo de corrupción más grande de América Latina: el caso Odebrecht.

García tenía una investigación en contra por los presuntos delitos de lavado de activos y colusión agravada, relacionados con la trama de sobornos de Odebrecht, señalamientos que negó hasta el día de su muerte, diciendo que no había nada que lo vinculara con los cargos que se le señalaban.

Pero García no era el único expediente de Perú bajo la lupa por supuestos actos de corrupción. Actualmente tres de los expresidentes de Perú —Pedro Pablo Kuczynski, Ollanta Humala y Alejandro Toledo— están vinculados a una causa por cuenta del caso Odebrecth. Mientras que otros dos expresidentes (Alberto Fujimori y Francisco Morales Bermúdez) están condenados por homicidio y desaparición forzada, respectivamente, este último por la justicia italiana.

Pedro Pablo Kuczynski (presidente entre 2016 y 2018): investigado

El 15 de abril, la Fiscalía de Perú solicitó prisión preventiva contra el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, investigado por presunto lavado de activos en el marco del caso Odebrecht. PPK, como se le conoce en Perú, ha negado las acusaciones en su contra.

La investigación contra Kuczynski data de diciembre de 2017, cuando se conoció que supuestamente él había sido socio de la empresa First Capital Partners (FCP), una consultora financiera que habría asesorado al consorcio encabezado por la empresa brasileña Odebrecht. En ese momento, el mandatario negó tal relación.

En ese entonces Kuczynski reconoció que sí asesoró a H2Olmos S.A., una empresa de Odebrecht que ganó la licitación de un proyecto de irrigación llamado Olmos.

Este escándalo le costó la Presidencia a Kuczynski, que renunció en marzo de 2018. Tras su renuncia, el Poder Judicial le prohibió salir de Perú durante 18 meses.

El 10 de abril de 2019, el Poder Judicial, a pedido de la Fiscalía, dictó una detención preliminar de 10 días contra el exmandatario, quien desde esa fecha se encuentra en un recinto policial de Lima.

Pero cuando el 16 de abril comenzaba la audiencia de prisión preventiva por un plazo de 36 meses contra el exmandatario, esta tuvo que ser aplazada. Y PPK fue trasladado a la clínica Angloamericana con un cuadro de fibrilación auricular. Hasta este jueves se encontraba en cuidados intensivos.

Ollanta Humala (presidente entre 2011 y 2016): sin condena y libre, tras estar 9 meses en prisión preventiva

El 26 de abril de 2018, un Tribunal Constitucional de Perú falló a favor de que el expresidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, enfrenten el proceso penal que se les sigue en libertad. En julio del año anterior, el juez Concepción Carhuancho había ordenado 18 meses de prisión preventiva contra la pareja, sin que eso significara una condena.

Heredia y Humala son acusados de haber cometido los delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir pues, según el fiscal, los dineros recibidos para las campañas de Humala, en 2006 y 2011, habrían sido justificados a través de falsos aportantes.

Esto porque, por un lado, el gobierno del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, supuestamente también apoyó económicamente la candidatura del expresidente. Y por otro lado, la empresa brasileña Odebrecht, protagonista de un escándalo mayúsculo de corrupción por cuenta de los sobornos que pagó para quedarse con diferentes construcciones de obras públicas, le habría entregado 3 millones de dólares, para financiar su campaña de 2011.

Sin embargo, para el abogado de Humala estas supuestas pruebas no son nuevas. Por su parte, el defensor de Heredia consideró que se trata de un caso en el que ella nada tiene que decir, pues no ostentaba el cargo de la tesorera del partido que llevó a su esposo a la Presidencia. La pareja se pronunció en su momento, vía Twitter, rechazando la decisión de ser enviados a la cárcel alegando “abuso de poder” y “arbitrariedad”.

El 7 de mayo de 2018, la Fiscalía de Lavado de Activos de Perú confiscó cuentas bancarias y cinco inmuebles propiedad del expresidente Ollanta Humala. Según el fiscal del caso, la vivienda se habría pagado con dinero procedente de enriquecimiento ilícito, algo que Humala rechazó tajantemente diciendo que no se han presentado pruebas de esto.

Alejandro Toledo (presidente entre 2001 y 2006): sin condena, pero con dos órdenes de prisión preventiva; está prófugo

A Toledo la Fiscalía de Perú lo acusa de haber recibido 20 millones de dólares de la empresa brasileña Odebrecht para supuestamente favorecerla en la licitación de una obra de infraestructura en Perú durante su periodo presidencial, entre los años 2001 y 2006. A raíz de esto, el Poder Judicial dictó 18 meses de prisión preventiva para Toledo, quien se encuentra en EE.UU.

El expresidente niega los cargos en su contra.

Desde el 9 de febrero de 2017, las autoridades peruanas emitieron una orden de captura internacional contra Toledo, y dos días después la Interpol emitió circular roja para efectuar el arresto del expresidente en cualquiera de los países miembros de Interpol.

Toledo ha dicho además que ha habido irregularidades en los procesos en su contra y dijo ser víctima de una persecución política. También aseguró que ha colaborado con las autoridades pero que se rehúsa a ir a la cárcel sin que su versión de los hechos sea escuchada.

Actualmente, Toledo se encuentra en libertad en Estados Unidos. El 1 de febrero, la Unidad de Cooperación Judicial Internacional y Extradiciones (UCJIE) de la Fiscalía de Perú informó que el Departamento de Estado de Estados Unidos está revisando el pedido de extradición del expresidente peruano, reportó la agencia estatal de noticias Andina.

Recientemente Toledo negó ser prófugo de la justicia.

Alberto Fujimori (presidente entre 1990 y 2000): condenado y en prisión por homicidio

El expresidente Alberto Fujimori, de 80 años, paga en prisión una condena de 25 años por los delitos de homicidio, lesiones graves y secuestro agravado, cometidos durante su gobierno. Además, en 2015 recibió otros 8 años de prisión por el delito de peculado. Sin mencionar que el mes pasado, la Corte Suprema de Chile decidió que ampliaría los cargos en la extradición por Fujimori, lo que implican nuevos juicios por lesa humanidad y asociación ilícita.

En la víspera de Navidad de 2017, Fujimori volvió a los titulares de prensa cuando el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski le concedió el indulto humanitario. Pero en 2019 el condenado expresidente regresó a prisión tras anularse su indulto humanitario, en octubre de 2018.

Cuando el entonces presidente Kuczynski le otorgó el indulto, se refirió a la “enfermedad progresiva, degenerativa e incurable” del expresidente y agregó que las condiciones carcelarias ponían en “grave riesgo su vida, salud e integridad”.

Al volver a prisión a principios de 2019, Fujimori dijo que el final de su vida “está cerca”.

“Tengo casi 12 años preso y hoy me están llevando de nuevo a la cárcel. ¿No es eso suficiente?”, dijo en una carta escrita a mano publicada en su cuenta de Twitter.

Francisco Morales Bermúdez (presidente entre 1975 y 1980): condenado a cadena perpetua

En octubre de 2016, un tribunal de Roma acusó al expresidente de Perú, Francisco Morales Bermúdez, junto a otros exmilitares, de matar y desaparecer a una veintena de ciudadanos ítalo-latinoamericanos en el desarrollo del Plan Cóndor, una operación coordinada por las dictaduras de países del Cono Sur —Argentina, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay— durante los años 70 y 80 para perseguir y reprimir opositores.

Morales Bermúdez, quien fue presidente durante la junta militar de Perú de los 70, resultó condenado décadas después por un tribunal fuera del país: una corte en Italia lo sentenció a cadena perpetua en relación en el Plan Cóndor.

En una columna de opinión, publicada el 28 de agosto de 2015 en el diario El Comercio, Morales Bermúdez aseguró que Perú no participó en la Operación Cóndor. “Como gobernante del Perú, de 1975 a 1980, debo exponer que nuestro país no formó parte de la denominada Operación Cóndor”, escribió el expresidente. El hijo del este exmandatario, Remigio Morales Bermúdez, señaló que su padre fue sentenciado de manera arbitraria por una decisión política, según fue citado por el canal oficial peruano TV Perú.

Un país puede juzgar crímenes cometidos fuera de su territorio por la nacionalidad de las víctimas (en este caso italianos) y cuando se trata de “graves crímenes internacionales que, de otro modo, quedarían en la impunidad”, explicó la abogada Cristina Blanco, coordinadora académica del Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la Pontificia Universidad Católica de Perú y profesora en dicha institución. De ahí que haya sido Italia el país que profiriera la condena contra Morales.