CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Uno de los terroristas suicidas de Sri Lanka había sido arrestado anteriormente y luego fue liberado, dice el Gobierno

Por James Griffiths, Rebecca Wright, Ivan Watson

Colombo, Sri Lanka (CNN) — Uno de los terroristas suicidas de Sri Lanka fue arrestado previamente por la Policía y luego liberado, dijo el jueves a CNN un portavoz del Gobierno de Sri Lanka.

Ilham Ahmed Ibrahim, uno de los dos hijos de un magnate de especias y que fue uno de los atacantes suicidas de los ataques del domingo, detonó un dispositivo en el hotel Cinnamon Grand en Colombo, dijo Sudarshana Gunawardana.

“Fue el terrorista suicida del gran atentado de Cinnamon el que fue liberado antes”, dijo Gunawardana.

El comerciante de especias Mhamed Ibrahim, en el centro, mira a su hijo Imsath, a la derecha, darle la mano a un ministro del Gobierno de Sri Lanka en esta foto de 2016. Un vecino de la familia le confirmó a CNN las identidades de los hombres.

Ilham Ahmed Ibrahim y su hermano Imsath Ahmed Ibrahim fueron identificados previamente como dos de los atacantes suicidas en los ataques del domingo, que dejaron al menos 359 muertos en todo el país.

La Policía le confirmó a CNN que el padre de los hermanos, Mohamed Yusuf Ibrahim, un rico comerciante de especias, está detenido bajo sospecha de ayudar e instigar a sus hijos.

El portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekera, dijo que el mayor de los Ibrahim estaba bajo custodia, al igual que todos los demás miembros de la familia Ibrahim que la Policía conoce.

CNN no ha podido comunicarse con Mohamed Yusuf Ibrahim u otros miembros de su familia para hacer comentarios.

En una entrevista con CNN, el primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, dijo que los presuntos terroristas eran de clase media y alta, bien educados y educados en el extranjero, un perfil que describió como “sorprendente”. Añadió que varios de ellos estaban bajo vigilancia antes de los ataques, pero que no había pruebas “suficientes” para detenerlos.

Mientras tanto, una gran investigación criminal internacional está aumentando en Sri Lanka, con seis agencias extranjeras de policía e Interpol asistiendo a la Policía local, incluyendo a Scotland Yard, de Reino Unido, y el FBI, de Estados Unidos.

Gunasekera le dijo a CNN que los agentes del Departamento de Investigación Criminal (CID) de Sri Lanka y el Departamento de Investigación del Terrorismo (TID) han allanado cinco casas de seguridad en todo el país en relación con los ataques del domingo. Esos lugares ya han sido sellados para la investigación forense.

Más de 70 sospechosos han sido puestos bajo custodia por una serie de cargos, incluida sospecha de terrorismo, ayuda e instigación al terrorismo y conspiración para cometer terrorismo, dijo Gunasekera. El TID detuvo a cuatro sospechosos de alto nivel y el CID a 33, agregó.

De los arrestados, cuatro sospechosos son mujeres, y todos son musulmanes. Gunasekera dijo que la mayoría de ellos son familiares y amigos de los presuntos terroristas suicidas. Ninguno de los arrestados son extranjeros.

Además agregó que se llevaron a cabo redadas significativas el miércoles por la noche en las que 16 personas fueron arrestadas en varios lugares, la mayoría cerca de la capital, Colombo. También se incautaron tres escopetas y dos radioteléfonos.

Mientras, la Policía continúa investigando cómo un grupo terrorista previamente poco conocido logró realizar una gran serie de ataques coordinados, Gunasekera también reveló que la Policía había confirmado que una explosión en el área predominantemente musulmana de Kathankudi, en el este de Sri Lanka, a principios de abril fue una prueba dirigida por los terroristas. En esa explosión volaron una motocicleta.

El jueves, la Policía dijo que operaciones de búsqueda estaban actualmente en curso en Colombo, incluida la implementación de bloqueos de carreteras. Las autoridades le pidieron al público que no se asustara, dijo un portavoz policial a CNN.

Sri Lanka permanece en alerta máxima y en los últimos días se han llevado a cabo numerosas explosiones controladas de paquetes y vehículos sospechosos. Sin embargo, Gunasekera dijo que no creía que las explosiones controladas del jueves fueran de explosivos reales.