CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

Dormir con las luces encendidas estaría vinculado con el aumento de peso en mujeres, según estudio

Por Jacqueline Howard

(CNN) — Mantener una gran cantidad de luz encendida mientras se duerme, como un televisor o una luz nocturna intensa, se ha relacionado con un mayor riesgo de aumento de peso y obesidad.

MIRA: Los consejos de un entrenador ‘del sueño’ para dormir mejor

Específicamente, dormir con un televisor o luz encendida en la habitación se asoció positivamente con ganar cinco kilogramos, u 11 libras, durante un período de cinco años entre mujeres en un nuevo estudio publicado en la revista médica JAMA Internal Medicine este lunes.

“Hubo 17% de probabilidad de ganar cinco kilogramos, después de que ajustáramos los factores de confusión”, dijo Dale Sandler, investigador principal del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental en Carolina del Norte y autor principal del estudio.

LEE: La falta de sueño durante la adolescencia pone en riesgo la salud

Además, hubo 22% de probabilidades de tener sobrepeso y 33% de probabilidades de convertirse en obesas, agregó.

La obesidad significa tener demasiada grasa corporal y sobrepeso significa pesar demasiado, según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Tanto el sobrepeso como la obesidad se basan en su índice de masa corporal, pero “obeso” generalmente significa tener un Índice de Masa Corporal (IMC) mucho más alto.

“Estamos en medio de una epidemia de obesidad en Estados Unidos y las cosas en las que generalmente pensamos para prevenir la obesidad son difíciles de hacer para las personas —comer una dieta mejor, hacer más ejercicio— y no parece que hagamos mella en la situación”, dijo Sandler. “Si los resultados de estos estudios son ciertos y si pueden reproducirse, es un mensaje de salud pública muy fácil apagar las luces cuando estás durmiendo”.

MIRA: 10 cosas equivocadas que pensabas que eran buenas para dormir (pero te pueden enfermar)

El estudio involucró el análisis de datos sobre 43.722 mujeres, de 35 a 74 años de edad, en Estados Unidos.

Los datos provinieron de un estudio de cohorte a nivel nacional llamado Estudio de Hermanas que inscribió a mujeres entre 2003 y 2009. Los datos incluían información sobre los hábitos de sueño de cada mujer, como si dormían con una pequeña luz nocturna o la televisión encendida, y su índice de masa corporal.

El IMC, un cálculo derivado del peso y la altura de una persona, se puede utilizar como una herramienta de detección de la grasa corporal y el riesgo de obesidad. Un IMC normal o saludable se considera típicamente entre 18,5 y 24,9. Un IMC de 30 y más se considera obesidad.

LEE: Una baja testosterona o “menopausia masculina”, cada vez más común entre hombres jóvenes

Los hábitos de sueño informados por las mujeres se dividieron en cuatro categorías: sin luz, poca luz nocturna en la habitación, luz fuera de la habitación y luz o televisión en la habitación.

Las mujeres que reportaron más de un tipo de luz artificial fueron categorizadas en el nivel más alto de exposición. Las mujeres que durmieron con una máscara o que no reportaron luz mientras dormían se clasificaron como que no experimentaron exposición a luz artificial.

Los investigadores analizaron de cerca los hábitos de sueño de cada mujer y su riesgo de peso y obesidad durante un período de cinco años.

MIRA: El problema de los astronautas para dormir en el espacio: un nuevo amanecer cada 90 minutos

Entre las mujeres, los investigadores encontraron que dormir con un televisor o con la luz encendida en la habitación se asociaba con ganar cinco kilogramos o más, un aumento del IMC de al menos un 10% y un mayor riesgo de sobrepeso u obesidad, en comparación con la no exposición a luz artificial durante el sueño.

“Hubo una respuesta a la dosis, porque mientras más luz haya en la sala, más fuerte será la asociación”, dijo Sandler.

El estudio tuvo algunas limitaciones, incluyendo que solo se observó una asociación en los datos, no una relación causal. Se necesita más investigación para determinar si dormir con las luces encendidas podría causar un aumento de peso.

LEE: ¿Quieres más sexo? Duerme mejor ¿Quieres dormir mejor? Ten más sexo

“Otra limitación es que nuestros datos se basan en autoinformes”, dijo Sandler. Los datos sobre la exposición a la luz artificial durante el sueño y el aumento de peso fueron autoinformados, y no se les preguntó a las mujeres por qué mantenían encendidas las luces mientras dormían.

Sin embargo, los hallazgos del estudio parecen coincidir con una investigación separada, incluido un estudio, publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism en 2016, que vinculó el aumento de la exposición a la luz durante la noche con un aumento del 10% en el índice de masa corporal durante un periodo de diez años en adultos mayores.

El nuevo estudio destaca aún más “la recomendación común que hacemos para que las personas eliminen los televisores y otras tecnologías del ambiente de la habitación para facilitar un sueño saludable”, dijo el doctor Nathaniel Watson, profesor de neurología y director de la Clínica del sueño Harborview en la Universidad de Washington en Seattle, que no participó en el estudio.

MIRA: Argentina: La obesidad infantil como síntoma de la pobreza

“Como mencionan los autores, no se puede señalar directamente la causalidad entre la exposición a la luz del dormitorio por la noche para un individuo dormido y el aumento de peso, pero creo que este es definitivamente un paso en esa dirección”, dijo. “Esto indica que debemos respetar nuestro sueño y respetar nuestro sueño significa, en lo ideal, crear un ambiente de sueño sin ningún tipo de luz”.

El profesor Malcolm von Schantz, profesor de cronobiología de la Universidad de Surrey en Reino Unido, que no participó en el estudio, dijo al Centro de Medios de Ciencia que el estudio habría sido más sólido si las mujeres hubieran estado usando instrumentos que midieran su actividad así como la cantidad exacta de luz a la que fueron expuestas, en lugar de depender de los autoinformes, “pero los hallazgos tienen perfecto sentido biológico”.

“Sabemos que la luz a última hora de la tarde retrasará nuestros relojes corporales. Sabemos por estudios experimentales en personas que la luz en la noche afecta nuestro metabolismo en formas que son compatibles con un mayor riesgo de síndrome metabólico”, dijo. “Estos nuevos hallazgos no cambiarán los consejos para mantener una buena higiene del sueño y evitar distracciones ligeras y electrónicas en el dormitorio, pero agregan más fuerza al caso para este consejo”.